Columna de la UC: Agresividad y mesura

Cada balón dividido constituye una oportunidad para demostrarle al adversario de turno el hambre que poseemos.

Por

Imagen foto_0000000120130228111758.jpg
¿Cómo no va a ser tranquilizador para Lasarte contar con Sosa, Bueno y Castillo?

Por Cristian Berríos

@columnaderazta

Columnaderazta.cl

CDUCatolica.com

Quienes opinan actualmente que el fixture de este torneo ha favorecido a Universidad Católica pasan por alto la dificultad que presentan a priori las visitas a Rancagua y Talca. Nuestro equipo – al margen de la debilidad de algunos rivales que ha enfrentado – ha mostrado claras mejorías en relación a la temporada pasada. ¿Cómo no va a ser tranquilizador para Lasarte contar con Sosa, Bueno y Castillo si el año pasado sus alternativas se limitaban a Ovelar, Gazale, Harbottle, Trecco, Pizarro y otros elementos que sólo mostraron altibajos? El propio técnico ha corregido errores tácticos cometidos el año pasado, ahora comprende la necesidad de abrir un partido con tres defensores, armar una zaga de 4 si la lectura del juego así lo demanda y ha sido – salvo en el partido con Palestino – más flexible a la hora de cambiar jugadores. Antes, aunque tuviera el marcador a favor, era impensable que sacara un volante mixto como Tomás Costa e incluyera a uno de creación como Villanueva. Si bien no poseía tantas variantes de mediocampo hacia arriba este reencantamiento con el equipo posee como origen el cúmulo de todos los factores mencionados.

Si hacemos un paralelo entre los últimos partidos como local, ante Antofagasta y Unión La Calera, cometimos el error en el primer de meternos demasiado atrás al vernos en cómoda ventaja y sin presionar a los delanteros rivales, Cordero fue a ratos superado por el lateral antofagastino y Andía se complicaba por el perfíl izquierdo cuando debía cubrir el balón sobre la línea de fondo. Ante Unión Calera esos errores se hicieron más aislados y el equipo visitante no tuvo la contundencia necesaria para que pasáramos malos ratos. Hubo dos jugadas claras de riesgo a favor de la visita: Un remate sobre el travesaño tras una mala salida de nuestro equipo y un balón en el poste.

Si bien la mayoría de los aplausos y miradas van para Ismael Sosa, con evidentes merecimientos (con los dos tantos convertidos a Unión Calera lleva 5 en lo que va del torneo), cabe destacar la preponderancia que ha adquirido Claudio Sepúlveda, un jugador que se abre paso en el fútbol con autoridad y da un espaldarazo a la labor formativa de la institución. Sepúlveda aporta el equilibrio que Católica necesitaba y brinda mayor libertad a Tomás Costa.

Meneses fue desequilibrante en este contundente 4-0 sobre Unión Calera y sus condiciones técnicas, cuando está en plenas condiciones físicas y enfocado al servicio del equipo, nadie puede discutirlas. Le pedimos más constancia durante el partido y más encuentros en ese nivel, no necesitamos excusas ni explicaciones, tampoco promesas de amor a la camiseta, en Católica hay que dejar la vida en la cancha y llevarle las copas a la reja a esos hinchas que muchas veces compran la entrada con sacrificio y acompañan a la franja a todas partes. Ya que analizamos una banda, a un volante externo, es imposible no fijarse en la labor de su compañero en el otro extremo: Cordero se mostró un poco mejor a la hora de cerrarse por su sector, necesitamos verle con más aplomo de cara a rivales más exigentes. En este equipo todos deben colaborar en la marca y así consolidaremos el potencial que posee Universidad Católica de mediocampo hacia arriba.

Habló Cereceda, gente de otros equipos y colores se refieren al momento de Católica, para nosotros lo que digan ellos, o la misma prensa, no nos dá ni nos quita puntos. Dentro de la cancha hay que meter como una bestia y fuera de ella actuar con mesura, tomarse este inicio de campeonato con optimismo pero con la humildad que demuestran en la labor diaria quienes logran grandes objetivos a base de esfuerzo. El objetivo de un estudiante es aprobar, el de un trabajador brindarse por entero en la jornada para reunirse con su familia, el de un cruzado de cualquier estrato es alcanzar las dos coronas en disputa este semestre, tanto de Copa Chile como del Torneo Oficial, también llamado de Transición.

En el partido con Unión Calera también hubo manifestaciones y poleras que cuestionaban a La Fundación, muchos lo omiten por el buen momento futbolistico del equipo, considero muy positivo que podamos alentar a Universidad Católica y al mismo tiempo preocuparnos por su futuro. El hincha merece mucho más que un semestre bueno al cabo de varios torneos, Católica requiere un ciclo exitoso a nivel nacional e internacional, que la concesionaria se acerque a los barrios y escuche a los hinchas.

Contra Cobreloa en Iquique esperamos un partido duro. El trámite del juego o las vicisitudes del encuentro a veces indican otra cosa. Saquemos provecho de las facilidades que dan en defensa, no permitamos que generen salidas en velocidad que en la mayoría de los casos cuentan con Pol como destino principal. Aquí nadie puede dormirse en los laureles después de lo mal que la pasamos el 2011 o del noveno puesto en el Clausura 2012. Cada balón dividido constituye una oportunidad para demostrarle al adversario de turno el hambre que poseemos en la búsqueda de la gloria.

¡Grande Católica y su hinchada! Les dejo los goles tal como se vieron desde la galería, porque en este espacio somos hinchas de tablón y llevamos a la franja en el alma.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo