Columna de la UC: Enseñando a Lasarte

"Aprenda a ser un buen DT en pocas lecciones", señala Cristian Berríos en su columna de los cruzados.

Por

Imagen foto_0000000220130312162439.png
Lasarte sale al pizarrón, en la columna de razta. / Agencia Uno.

Por Cristian Berríos

@columnaderazta

Columnaderazta.cl

Cducatolica.com

@cducatolica

1.- Aprenda a ser un buen DT en pocas lecciones

A muchos nos gusta el esquema de 3 zagueros como propuesta inicial, pero necesitas los elementos adecuados para jugar así: Tres defensores rápidos, fieros en la marca y con juego aéreo. Si no poseen velocidad al menos requieren de una capacidad de anticipación extraordinaria o viveza, como la de Álvarez.

Biskupovic no jugaba hace largo tiempo y su actuación es responsabilidad de Lasarte por mandarle a la cancha. Lo de Andía ha sido largamente analizado, suele mencionarse su futuro y condiciones, aunque nadie que no se despegue del piso para cabecear, que marca a distancia y es lento para reaccionar sirve en un torneo que terminará en dos meses. Tengas 20 años o 40, si eres titular en forma estable estás para ser campeón sí o no. No hay excusas.

Con lo que tiene Lasarte, y entendiendo que Álvarez y Parot se recuperarán en algún momento, este es el equipo: Toselli, Valenzuela, Álvarez, Martínez, Parot; G. Sepúlveda o Ríos, Costa, Villanueva; Meneses, Castillo y Sosa.

Lo más parecido a Claudio Sepúlveda que tiene en plantel es Gonzalo Sepúlveda, hasta el apellido lo indica, pero está cortado por el uruguayo por razones que se desconocen. No creo que sea por malo y curado porque ya puso a algunos así contra Sao Paulo en una semifinal internacional. Lasarte mandó a la cancha a Milovan en un puesto que no domina debido a que fue débil en cuanto a convicción. Espero sinceramente que haya elegido a Milo por su importancia dentro del club, porque si en realidad pensó que él y Costa superarían a Ormeño, que hasta se dio el lujo de encimarse a ellos y conducir el balón, entonces aún desconoce el fútbol chileno o no analiza a los rivales.

Vuelta a la formación ideal: Es un 4-3-3 o 4-2-1-3 (marcando a Piña Villanueva como enlace) que puede transformarse en 3-4-3 con la subida de Valenzuela, según las circunstancias del partido. ¿Sabe por qué Lasarte? Los partidos no son lineales o 100% predecibles, hay variantes, imprevistos, a veces el rival convierte antes y es necesario responder tácticamente. No puedes tener en la banca a Piña Villanueva y Castillo hasta los 61 y 69 minutos, respectivamente, menos con 15 mil personas que pagaron para ver un espectáculo. Como Lasarte fue muy malo como central no debe notar la diferencia entre un jugador de categoría y otro limitado. Y nada de que salió campeón de Libertadores porque eliminaron a Universidad Católica gracias a que le anularon un gol legítimo a Tudor en Santiago. El árbitro era el Osses de la Conmebol.

Ya, tenemos la formación, el esquema, una variante en cuanto a planteamiento, podríamos incluir a Ríos si no le gusta G. Sepúlveda, le pide permiso a Buljubasich para sacar a Cordero que agotó la paciencia de los hinchas y estamos listos. En ese equipo propuesto todos tienen sangre, piden el balón, les gusta jugar y sólo hay un muchacho con mentalidad endeble, Meneses, pero en un puesto donde no pone en peligro al equipo y causaría estragos en el rival. Cuando quiere y posee el aire suficiente puede desequilibrar.

Como nuestro equipo se mete muy atrás cuando va en ventaja y Lasarte hace gestos al equipo que salga pero trabaja toda la semana en veinte metros, le enseñamos como protegerse en el epílogo de un encuentro: Empezaste con 4-3-3, te sobrepasaron y lo revertiste con 3-4-3, ciérralo con tu famosa doble línea de 4, no el 5-4-1 que usaste en Sao Paulo donde quedábamos sin delanteros al engancharse Castillo, sino Valenzuela, Álvarez, Martínez, Parot, primera línea, y delante de ellos Meneses, G. Sepúlveda, Costa, y Ríos, ingresado desde la banca por un delantero. Dejas a Piña en cancha por los balones detenidos.

Perdimos puntos con Palestino, Cobreloa y Wanderers, pero ya pasó. Lo siento por la gran cantidad de hinchas que asistieron a San Carlos, a ellos los dirigentes deben sacarlos campeones del mundo no pedirles asistencia, nos motivamos solos.

Los hinchas aman a Universidad Católica, gozan y sufren con el equipo, llevan a sus niños al estadio. En los afiches de la concesionaria pongan al Sapito, Riera, Andrés e Ignacio Prieto, Isella, Lunari, Acosta o a Álvarez y Toselli si la única forma de motivar que se les ocurre es aludir a la contingencia, pero asocien al club sólo a personas que representen la sangre y la mística de nuestro club.

De aquí en adelante no hay más margen de error y ahora que le hicimos el equipo a Lasarte cualquiera que tuviera ese plantel saldría campeón. Nos quedamos tranquilos entonces, solamente un técnico y dirigentes tarados se farrearían un título con instrucciones tan precisas.

¡Grande Los Cruzados!, una hinchada que canta horas antes del partido junto a La Banda del Mumo, durante el encuentro y sigue con fuerza aún en la adversidad. Nos vamos a recuperar porque esta copa se queda en el cerro ¡Corre video!

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo