El millonario 10 de la U no impacienta a los dirigentes

Ramón Fernández es banca en los azules y no ha podido afianzarse en el 11 estelar de Darío Franco.

Por

Imagen foto_0000000120130314080519.jpg
Ramón Fernández tiene fe en poder revertir su irregular inicio en el Torneo de Transición / Crédito: Agencia UNO

Por Rafael Verdugo

Sus fructíferas campañas realizadas primero en Unión La Calera y posteriormente en O’Higgins (en donde fue clave para alcanzar la final que terminó perdiendo frente a Universidad de Chile), bastaron para que Ramón Fernández fuera uno de los nombres más requeridos y cotizados en el balompié nacional.

Colo Colo y la U lucharon durante varios meses para llevarse al volante formado en Estudiantes de La Plata, pero fue finalmente el Romántico Viajero el que a fines del 2012 colocó 1,6 millones de dólares en la mesa y amarró el fichaje del transandino, dicho sea de paso, la transferencia más cara de la presente temporada.

“A Fernández le tengo mucha fe, es un tremendo jugador. Yo fui hincha de él hace mucho tiempo y me hubiese gustado haberlo tenido en la U varios años antes”, aseguró Carlos Heller, uno de los accionistas mayoritarios de Azul Azul.

Lamentablemente el ex celeste no ha podido ratificar sus pergaminos y ha sido relegado a la banca, quedando detrás de Guillermo Marino e incluso del mismo sub 20 Nicolás Maturana.

“Es increíble que Marino, un hombre que todos daban como muy prescindible, hoy día es el que se echó el equipo al hombro. Es bueno por él, porque es un hombre que tiene la experiencia y ex- plotó en los momentos que lo necesitábamos”, aseveró Heller sobre el Guille.

En tanto Federico Valdés, ex timonel del cuadro estudiantil recalcó que “es un problema de tiempo”. “Yo recuerdo cuando llegó Montillo, primero fue muy resistido por la hinchada porque no aprendía lo que nosotros esperábamos y terminó siendo un ídolo que todos sabemos lo que pesa hoy en día”, afirmó el ex timonel del cuadro estudiantil.

Es cierto que muchos han sido los cambios que ha tenido que vivir la institución laica en poco tiempo, una de las razones que explica el irregular andar de una U que poco a poco comienza a encontrarse y conocerse.

“En general es una cosa bastante frecuente, el que a los refuerzos les cueste en un principio acoplarse. El equipo completo se está adaptando a un estilo de juego, es natural que esto se demore”, agregó Valdés.

El mediocampista nacido en Formosa, está lejos del nivel esperado, aunque sus buenos antecedentes y extenso currículum hacen mantener firmemente la idea inicial de su arribo: Ser el encargado de manejar los hilos, la posición y buen toque de balón que tanto busca impregnar Franco en el club. “Tiene que acostumbrarse. A la U le ha costado jugar con un 10 neto como él, pero yo creo que va a dar bastante, ya que por eso está acá. Cuesta a veces echarse la presión de llevar un equipo como éste, es cosa de tiempo”, indicó Heller.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo