Columna de la UC: La lucha continúa

"Tras dos derrotas consecutivas había que enmendar el rumbo con urgencia", dice Cristian Berríos.

Por
Imagen foto_0000000120130318153359.jpg
La UC celebró en el Torneo de Transición después de dos derrotas seguidas. / Agencia Uno.

Por Cristian Berríos

@columnaderazta

cducatolica.com

columnaderazta.cl

Tras dos derrotas consecutivas había que enmendar el rumbo con urgencia y el triunfo obtenido ante Huachipato en el Estadio Cap nos mantiene en carrera por el título. Si estamos tres puntos debajo de los líderes no es ningún despropósito plantearse que debemos ganar en lo posible todos los partidos que restan. Si alguien no comprende que en el triunfo y en la derrota siempre hay que superarse probablemente nunca practicó ningún deporte ni posee relación con el arte, formas de expresión que junto a un desarrollo intelectual y espiritual sacan lo mejor del ser humano.

Lasarte hizo acuso de recibo de lo que pensaba la mayoría de los hinchas y pasó de defender con tres zagueros a una línea de cuatro integrada por Rodrigo Valenzuela, Enzo Andía, Hans Martínez y Fernando Cordero. En contención se produjo la reaparición de Gonzalo Sepúlveda en lugar de Milovan Mirosevic y se mantuvo Tomás Costa como volante mixto. Costa tuvo mayor libertad para irse al ataque y la jugada del penal lo tuvo como protagonista a falta de diez minutos para el final tras recibir un pase de Carlos Villanueva. Tanto la inclusión de Valenzuela como de Sepúlveda eran obvias debido a la necesidad de otorgarle mayor seguridad al equipo. Durante la semana pasada, Mirosevic fue honesto con el técnico y le solicitó que no lo utilizara en un puesto que no sentía.

Si bien Sepúlveda estuvo largo rato al borde de la expulsión por una eventual segunda amarilla, las características ofensivas de ese mediocampo – Aunque Costa colabora no posee tanta velocidad para encimarse a los rivales y lo de Peralta es un aporte modesto en cuanto a marca – obligan al volante de contención a jugarse al límite en cada balón. En la medida que gane aplomo como titular debería consolidarse.

Valenzuela sumó experiencia a la defensa y salida por su banda. Su entendimiento con Meneses viene de temporadas anteriores y Universidad Católica recuperó un sector donde todo se hacía muy anunciado en los últimos partidos. Por el otro extremo nuevamente Cordero quedó en deuda ya que constantemente le ganaron la espalda, rara vez llegó a un cierre y provocó tiros libres peligrosos, el último cuando el partido ya finalizaba.

Los balones detenidos eran una constante preocupación para nosotros a causa de la presencia de Braian Rodríguez. Christopher Toselli fue exigido por el uruguayo en el minuto 85´ y un manotazo salvador sobre el travesaño impidió que el elenco sureño lograra la igualdad, que a esas alturas habrían significado la pérdida de dos valiosos puntos.

Nuevamente llama la atención la tardanza del técnico a la hora de incluir a Carlos Villanueva en el campo de juego. Lasarte explicó que Piña vuelve de una larga lesión producida el año pasado y que en los minutos finales desequilibra contra rivales cansados, sin embargo su riqueza técnica le permite convertirse en un generador de pases gol sin grandes desplazamientos. ¿Cómo habilitó a Castillo contra Unión Calera? ¿Se exigió para darle el pase a Tomás Costa en la jugada del penal? Esas sutilezas escasean cuando Piña está en la banca. En retrospectiva, Carlos Bueno aprovechó la mejor habilitación que tuvo en todo el encuentro – pase de Tomás Costa – para darle a Universidad Católica la ventaja inicial; con Villanueva esas asistencias podrían multiplicarse y además sumaríamos un agente de peligro en los balones detenidos. Si podemos tenerlo 20, 30 minutos o un tiempo no sería un recurso despreciable utilizarlo cuando el resultado es incierto. En Calama, por ejemplo, le costó meterse en un partido donde había una lucha sin cuartel en todos los sectores de la cancha.

En cuanto a Nicolás Castillo, estuvo bien expulsado tras una tijera, precisamente esta tarjeta roja debe contribuir en su proceso de crecimiento. Nadie duda que llegará lejos y ningún plantel puede darse el lujo de desperdiciarle ¿Alguien piensa que entrenar durante la semana con la Sub 20 le resta compromiso o entendimiento con sus compañeros? Los delanteros – al igual que el arquero – poseen misiones específicas, por ejemplo convertir, habilitar y en ocasiones generar desde atrás si el equipo contrario ha cortado el vínculo entre mediocampo y ataque.

El camino a seguir para Castillo, y cualquier otro jugador con sangre en las venas, es la búsqueda de una templanza que le permita sacarle dividendos a su temperamento, del mismo modo en que lo hizo en el Sudamericano. Templarse no es ser tibio sino caliente y frío según lo demanda cada  circunstancia. En una definición a penales no necesitas que el corazón lata a mil ni requieres ser frío al momento de un balón dividido. Frente al arco se necesita calma para decidir la forma en que engañarás al arquero, aunque la ejecución se efectúe en fracción de segundos. Por otra parte, cuando el cansancio domina las piernas es el coraje quien infunde energías adicionales. Como en la vida misma, el fútbol posee contrastes y presenta diversos desafíos.

Los cobros de Bascuñán dejaron disconformes a ambos equipos. Hasta antes de la jugada del penal sancionado a Aceval no dudó en mostrarle tarjeta a nuestros jugadores, entre ellos Meneses por reclamos. Sin embargo, le mostró amarilla a Claudio Muñoz a los 36´ y luego permitió que golpeara hasta que se aburriera. Ni hablar de su criterio en los balones divididos, pero plantearse que pretendía. Para cualquier árbitro cobrar el foul de Aceval a Costa dentro o fuera es una cuestión de apreciación, en ningún caso equivale a la lesión de Sepúlveda en Iquique y la atajada de Suárez dentro de su área, jugadas donde Ulloa estaba a una distancia privilegiada. Si fuera por nosotros los cruzados que traigan árbitros del extranjero y veamos como se las arreglan otros sin ayudas adicionales, así ocurrió en la Liguilla Pre Libertadores 1994 cuando el arbitraje chileno en el torneo local hizo que nuestro fútbol reviviera sus episodios más oscuros.

La recuperación de Cristián Álvarez cumple un rol fundamental para que consolidemos la defensa de una vez por todas. Junto con Hans Martínez conforman una dupla de centrales poco exorbitante en cuanto a estatura pero vivaz en la anticipación. Fue vital que Pellicer se resguardara de una expulsión sacando a Arrué en vez de soltarlo arriba, como antes hacía con Villalobos,  y Huachipato abusara del expediente que más acomoda a Marko Biskupovic – quién ingresó por lesión de Martínez – y Enzo Andía: Los balones aéreos. Luego del partido ante Cobresal tras el receso, vital en la lucha por el título, viene un desafío significativo, una Unión Española que precisamente confía en su generación de juego y no será tan ingenuo a la hora de jugarse sus cartas ofensivas. Ellos disfrutan sus visitas a San Carlos de Apoquindo ya que en contadas ocasiones juegan ante más de dos mil personas, pero nuestro equipo buscará darle una satisfacción a la hinchada después del desastroso encuentro ante Wanderers.

A ganar cada una de las finales que restan y también jugarse la vida por Copa Chile, más aún si enfrentamos en semifinales a quienes nos mostraron los dedos luego de la derrota en Iquique. Los grandes no viven de partidos, construyen su historia en base a grandes victorias que terminan en la obtención de títulos y Católica sabe de ellas, como lo fueron el rotundo 3 – 0 a Colo Colo en 1997 y la goleada 4 – 2 a Universidad de Chile en 2010, para no ir más lejos ni escarbar demasiado.

¡Grande Católica!, vamos con todo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo