Columna de Colo Colo: Oportunidades erradas

Ricardo Benavente, del movimiento Colo Colo de Todos, opina sobre el debut del equipo de Hugo González.

Por

Imagen foto_0000000120130319143106.jpg
Colo Colo sufre en todas las canchas. / Agencia Uno.

Por Ricardo Benavente

@RicardinhoGauch

Columna del movimiento Colo Colo de Todos

FB Colo Colo de Todos

@ColoColodeTodos

Una vez más le gente se hizo presente en masa en Macul. Los hinchas son los únicos que no fallan y están ahí en las buenas y en las malas. No es sólo un cántico ni un verso, sino un hecho que vemos todas las semanas cuando el Cacique sale a la cancha.

La gente fue a ver qué cambios podía presentar el equipo, ahora adiestrado por Hugo González en desmedro de Labruna (no profundizaré en el despido del trasandino, adhiero absolutamente a la excelente columna de Álvaro Campos el pasado jueves). También a ver si los jugadores mostraban menos presión y nervios para poder plasmar un mejor juego. Pero no se puede ignorar que se hizo presente para protestar en contra de quienes son los grandes responsables de esta crisis alba: los dirigentes de la concesionaria. Cada vez es mayor el consenso sobre dónde nacen todos los problemas de Colo Colo. Quien piensa que todos los últimos DT han equivocado el rumbo, o que todos los jugadores que han llegado en el último lustro no tienen nivel suficiente, está eximiendo de culpas a quienes realmente toman las decisiones del Club.

¿Quién arma los planteles del Popular? Lo que ha pasado sistemáticamente es que llega un DT a un equipo golpeado, no tiene los jugadores que necesita para su esquema, pide algunos refuerzos, llegan unos pocas prioridades de cada una de sus listas y luego se completa con otras incorporaciones que “recomendó” algún representante. Muchos vienen del extranjero y no juegan, mientras las figuras jóvenes no se retienen. Incluso se han dado maña para dejar escapar a jugadores como Esteban Paredes, quien era capitán, goleador e hincha del Club. Claramente, su salida no se dio por una evaluación precio/calidad de algún experto, ahí hubo algo más. No queremos que sigan botando la plata en malas contrataciones ni indemnizaciones, mucho menos que después eso se traduzca en una nueva alza en los precios de las entradas. Tampoco queremos que sigan perdiendo el tiempo. No existe planificación alguna, ni en un trabajo serio en las divisiones inferiores ni en respetar procesos con los cuerpos técnicos. Deben entender que los exitosos resultados de Salah, Jozic y Benítez no fueron azar, sino trabajo puro. Lo de Borghi tampoco fue suerte, mucho menos mérito de la actual empresa. Esa excelente base de jugadores formados en casa corresponde al período anterior a Blanco y Negro.

El dinero que hoy entrega la televisión permite que los recursos sean mucho mayores a los de antaño, pero mientras el principal objetivo dirigencial sea comprar barato para vender caro, vamos a seguir viendo indemnizaciones millonarias y descuido hacia los juveniles. En la página oficial del club aparece una lista de 33 jugadores en el primer equipo. Más otros de la filial que han alternado, la cifra llega a 40. Un exceso. ¿Por qué no tener 15 jugadores de gran nivel y 15 juveniles con hambre de triunfo que cuenten con una real posibilidad de pasar al plantel de honor?

Para quien quiere leer de lo que pasó adentro de la cancha frente a Ñublense, vamos. Hugo González apostó por un 4-4-2, con Fuenzalida y Carachito como laterales ofensivos, el gran Claudio Baeza al lado de De la Fuente y Fierro en su posición natural de volante abierto por la derecha, casi como puntero, juntándose de gran forma con el Chapa en el primer tiempo por esa banda. El resto, más o menos lo mismo. De todas maneras se vio una leve alza. Si esta vez Colo Colo no ganó, fue porque equivocó la última jugada, pero más aún porque Giovini lo atajó todo, excelente el cordobés que hace rato muestra un interesante nivel. Muñoz estuvo cerca de su segundo personal, mientras Flores andaba con los zapatos cambiados. El formado en casa erró tanto, que el DT lo sacó, pero además lo retó por una pelota que no corrió. De acuerdo, esas pelotas se corren, pero estuvo mal González en descargar su rabia histriónicamente frente al público, me pareció un poco tribunero. Mejor era un llamado de atención en el camarín.

El resultado no acompañó al Cacique que continúa mirando cómo se escapan los de arriba en la tabla, la 30° sería un milagro. Estamos en mitad de tabla, en la mitad del Campeonato. Me gustaría que se empezara a trabajar desde ya en el segundo semestre, donde volveremos al concierto internacional y no podemos seguir con los papelones. Desde ya se debiera amarrar al próximo DT, para que haga una pronta evaluación del plantel y lo conforme de acuerdo a lo que considere. Pero a quien traigan, por favor déjenlo trabajar. Intenten, al menos, entregarle las mejores condiciones para que desarrolle su plan. Si bien Colo Colo exige títulos inmediatos, esa prisa ha hecho cometer muchísimos más errores que aciertos. Los dirigentes deben darse cuenta de una vez por todas que el hincha merece respeto y ha tenido bastante paciencia, llegó la hora de tener un poco de humildad y escuchar a quienes lo único que quieren es ver volver a su equipo ganar y recuperar el histórico sitial.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo