El viernes 22...

Sampaoli literalmente se juega el pellejo en esta doble fecha. Ni proceso ni trabajo a largo plazo. Menos de cuatro puntos y el asunto se pone cuesta arriba.

Por

Imagen foto_0000000120130318203323.jpg
Foto: Photosport

…a las 23:15 horas en el Nacional de Lima, Chile se enfrenta a Perú por las eliminatorias al Mundial de Brasil. Ya se dijo: “partido de seis puntos”, “bisagra”, “sin margen”, “vida o muerte”… Nosotros, sextos con doce y afuera, ellos octavos con ocho, más afuera todavía. Por azar se le simplificó para bien o mal el camino a Jorge Sampaoli. Lesionado Valdivia, renunciado Suazo, suspendidos Vidal y Díaz, no hay mucho margen para mover las piezas: el equipo que jugó contra Egipto sumándole a Charles Aránguiz y Matías Fernández, si llega. Eso.

Dicen que en Perú preparan una noche ruidosa para la Selección. Historia vieja que ya ni aparece en los destacados. Esto ya lo vimos. Como todo lo que se dijo (ver primer párrafo) y lo que se va a decir esta semana. Claro, sin el loco de Valdivia en Juan Pinto Durán las historias aledañas bajan un 90% su intensidad. Tampoco el entrenador da margen: cero días libres, nada de recreos.

Es raro lo que ocurre. Sampaoli literalmente se juega el pellejo en esta doble fecha. Ni proceso ni trabajo a largo plazo. Menos de cuatro puntos y el asunto se pone cuesta arriba.

Sin embargo, en el ambiente todavía flota la indiferencia. Como que la Selección y su zalagarda tiene un poco cansada a la gente. Por un lado es bueno, así los publicistas nos dejan en paz un rato con ese bochinche subnormal de la parrilla, el “ceacheí” a mandíbula batiente, el patrioterismo de primero básico. De seguro el asunto irá prendiendo con los días. Por el momento, gracias a Dios, el asunto se mantiene en calma.

Creo que, si se hace un partido normal en Lima, aplicado, sin errores relevantes, se traerán puntos (no sé cuántos). Le temo a la estatura de la defensa. Perú apremiado puede comenzar a levantar la pelota. La buena noticia es que Paolo Guerrero está afuera. La mala es que Claudio Pizarro, Jefferson Farfán, Juan Manuel Vargas y el chiquilín André Carrillo tienen fútbol de sobra para jodernos. Seguro entrarán a matar, empujados por el fervor del público. Hay que aguantar esa embestida emocional. El 2009 el gol madrugador de Alexis les paró el mambo antes de que se tocara la primera nota.

Atrás está el problema para ellos, en especial a ras de piso, y hay que aprovecharlo. Apostamos a que la rotación constante de Eduardo Vargas con Alexis Sánchez complique las marcas. Si no llega Fernández hay una posición clave en el aire ¿Rodrigo Millar? ¿Aránguiz más arriba? ¿Sin enganche? Ante esta perspectiva Jean Beausejour será fundamental por su banda. Tendrá que estar en todas, comiéndose la zona izquierda. Al menos está en un buen momento.

Esperemos que el equipo se asiente rápido en el campo. En el Vicente Calderón, Chile se demoró media hora en tomarle la mano al partido y en ese período Claudio Bravo salvó tres pelotas clarísimas de gol ¿Perdonará Perú como perdonó Egipto? No lo creo.

En fin, en la madrugada del sábado sabremos cómo viene la mano. Pero no habrá demasiado tiempo para celebrar nada, el martes la cosa es con Uruguay. Otra pasada brava. Este cuento nunca fue fácil.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo