Jorge Sampaoli recibe halagos: "Revolucionó el fútbol chileno"

El defensa argentino Federico Martorell conoce al detalle el trabajo del actual DT de Chile.

Por

Imagen foto_0000000120130320094541.jpg
El zaguero conoce el trabajo de Don Sampa. (Photosport)

Por Raúl Toledo, enviado especial a Lima

Sabe al revés y al derecho la forma de trabajar y su actuar dentro de la cancha. El argentino Federico Martorell fue uno de los jugadores que cobraron mayor relevancia con Jorge Sampaoli en el banquillo. En 2006, tras un nefasto paso por Sporting Cristal, el actual DT de Chile llegó hasta Tacna para tomar las riendas del Coronel Bolognesi, donde también compartió con el seleccionado peruano Diego Penny. Tras una buena faena en el elenco peruano, Martorell dio el salto a la Universidad de Chile y en 2008, Don Sampa volvió a llamar al formado en Newell’s para conformar la zaga de O’Higgins.

“Tener a Jorge como técnico fue algo muy grato para mí, ya que él me cambió la forma de ver al fútbol y la manera de trabajar. En Bolognesi me acomodé rápido a su estilo, porque había un par de jugadores que sabían de su plan de juego. Lo más importante es que él consiguió éxito en Tacna porque el plantel era joven y todos teníamos hambre de triunfos. Él se vio reflejado en nosotros. Siempre trabajó de forma intensa, donde el cuerpo de cada jugador está al límite de sus posibilidades. Eso hace que uno actúe en plenitud  y esa fue su receta de éxito. En Perú no estaban acostumbrado a ese ritmo, donde la presión es una constante. Nadie pudo contrarrestar hasta el día de hoy esa presión. Competimos con Alianza, Universitario y Sporting. Incluso a Colo Colo le salimos de igual a igual en la Sudamericana”, recordó.

Además, el ex jugador chuncho añadió que “en Tacna, Sampaoli siempre fue humilde como hasta ahora. Vivía solo y en su mundo que era el fútbol. Un tipo sencillo, amable y trabajador. Siempre fue consecuente con su forma de pensar.  Eso, más lo futbolístico, fue un complemento para todos. A mí de la Universidad de Chile y a él las de Sporting Cristal. Para Jorge, el trabajo es en vano si no se logra presionar durante todo el partido. Su metodología es el convencimiento, creer en su trabajo. Así fue que todos sentimos su mensaje. En 2007 siempre hablé con él por teléfono y que uno de sus anhelos era ir a Chile. En 2008 nos encontramos en O’Higgins. Sampaoli ahí se mostró más maduro y más cauto luego del episodio en Sporting, donde se encontró con un camarín con muchos consagrados.  Luego, en Ecuador y en la U logró mayor credibilidad y tranquilidad. Jorge revolucionó el fútbol chileno junto a su cuerpo técnico”.

El Fede también logró hacer buenas migas con Sebastián Becaccece, Nicolás Díez y Jorge

Desio, quienes son los ayudantes de Don Sampa en la Roja. “Me parece que todo el grupo es perfecto. Desio es la base para que exijan al máximo a sus jugadores. Becaccece es el complemento perfecto, no se le escapa ningún detalle. Con el Nico logramos una gran amistad en O’Higgins y me alegré mucho cuando supe que llegó a la selección chilena. Es más, mi señora (Josefina) con la esposa de Seba (Patricia) siempre hablan y sé de su éxito por ella, pero trato de no preguntar mucho de fútbol.

Es más, Martorell, actual bastión del cuadro del Atlético Central cordobés, adicionó que “lo que lograron no me extraña para nada. Siempre buscaron este presente exitoso. Arrancaron desde abajo, con mucha humildad y convencidos de que iban a llegar lejos. En mi caso, Sampaoli le dio un vuelco a mi carrera. Me hizo entender que sin esfuerzo no hay gloria”.

La relación de Sampaoli con sus dirigidos fue cercana. El formado en la Lepra rosarina relató a El Gráfico Chile una anécdota con el DT de la Roja en Tacna. “En uno de los días libres en Bolognesi cruzamos a Arica por el día, para relajarnos con las familias del cuerpo técnico y la mía. Estábamos en la playa y él me propuso jugar un fútbol tenis en la arena con una apuesta de por medio. Le gané y no me quería pagar, si no le daba revancha. Durante varios días me insistió y me volvió loco con el tema hasta que accedí, pero sin éxito para él. No paró de pedirme partidos hasta que logró ganarme”.

Otro de sus recuerdos es en la U, donde le tocó una era complicada el 2007. “Chile es el país donde viví mis mejores momentos como jugador y en lo deportivo.  Mi recuerdo es el mejor y jugué en un equipo que pasaba duros momentos en lo institucional. Fue una experiencia sin igual. Estar en club grande como la U es impresionante. Su gente, los entrenamientos, es algo que nunca había vivido. No puedo olvidar un clásico con Colo Colo. La hinchada se acercó siempre a pesar de que enfrentábamos a uno de las mejores versiones del archirrival en su historia. En el duelo quedamos con 10 y en lo personal anulé a Suazo. Terminamos empatando. Pasé lindos momentos y me gustaría volver allá. Mis mejores amigos fueron el Kike Acuña y Miguel Pinto. Lindo plantel, lindo país, espero retornar, es uno de mis deseos”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo