Entrevista con Gustavo Benítez: "Por supuesto que me gustaría volver a Colo Colo"

El paraguayo es uno de los técnicos más exitosos que han pasado por el cuadro popular, del que se hizo hincha luego de permanecer durante cuatro años en la banca.

Por

Imagen foto_0000000120130409092911.jpg
Benítez a solas con El Gráfico en medio de la crisis alba / Martín García de la Huerta

Por Eduardo Bruna

“Dirigí durante cuatro años a Colo Colo y por supuesto que me hice hincha del club. Y estoy igual que cualquier hincha: muy preocupado por el mal momento futbolístico que atraviesa la institución”.

Es Gustavo Benítez, de acuerdo a las estadísticas uno de los tres directores técnicos más ganadores que han pasado por la institución popular junto con Mirko Jozic y Claudio Borghi. Y es que a los tres campeonatos nacionales que ganó (1996, 1997 y 1998) hay que sumar una Copa Chile (1996), una semifinal de Copa Libertadores y dos semifinales de Supercopa. No sólo eso: con él en la banca el Cacique se paró de igual a igual con cualquiera en torneos internacionales, ganando y rescatando puntos en reductos tradicionalmente vedados para el fútbol nacional.

De bajo perfil, poco amigo de la prensa, Benítez se mostró en un comienzo reticente a hablar, señalando que “hace muchos años que dejé Colo Colo y desconozco la interna del club. Creo que opinar en este momento a mí no me corresponde”.

Pero como el hincha que se reconoce algo tenía que decir, para apuntar finalmente que “yo le puedo hablar de mi propia experiencia. Me vine a Colo Colo en 1995, con un contrato por tres años. En otras palabras, por un plazo que me iba a permitir trabajar en forma tranquila. El primer año fue para arreglar la casa, por así decirlo, pero aunque no fuimos campeones hicimos una interesante campaña que nos permitió, con una o dos incorporaciones, conformar un equipo que durante tres años fue el mejor del medio y que compitió siempre en buen nivel en el plano internacional. Y eso se logró porque hubo una relación estrecha y muy fluida entre dirigentes, cuerpo técnico y jugadores. Por lo visto, eso desgraciadamente ahora no ocurre”.

¿A qué cree que se debe?
Las razones de que no exista esa coordinación obviamente las desconozco, pero no deja de llamar la atención que en un plazo más bien breve hayan pasado tantos técnicos por la banca. Que ninguno haya conseguido resultados para mí no puede significar que todos eran malos o que no tenían idea de fútbol. Eso está hablando más bien de dirigentes con escasas convicciones acerca de lo que se quiere. Puede ser porque, como es gente ajena al fútbol, hasta ahora no han sabido manejarse y el aprendizaje tal vez ha sido mucho más duro de lo que ellos mismos pensaban. Y ese cambio constante de entrenadores hace, además, que los jugadores se desorienten y se confundan, porque cuando están asimilando un esquema y un estilo se produce la partida del técnico y la llegada de otro, lo que significa volver a empezar de cero.

Esa confusión lleva a malos resultados. Y cuando estos se mantienen, en un club como Colo Colo no tarda mucho en surgir la palabra crisis.
Es verdad. Y eso pasa porque Colo Colo es el club más difícil y exigente de todos. Y cuando se habla de crisis lo normal es que al jugador lo ganen la ansiedad y el nerviosismo. De ahí a perder la confianza en los propios medios hay sólo un paso.

Colo Colo se ve un equipo tremendamente trabado y presionado. Uno lo ve jugar y pareciera que nadie es capaz de hacer un pase bueno a cinco o diez metros.
Eso es pérdida de confianza, nada más. Porque podemos discutir si Colo Colo tiene en este momento un plantel para ser campeón, pero nadie puede poner en duda de que hay jugadores de sobra como para no estar en la undécima posición de la tabla.

Pincha más abajo para seguir leyendo…

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo