Columna de Colo Colo: Otra vez, otra vez

"Otro resultado adverso y doloroso frente al archirrival. Si bien se trata del clásico más disparejo de Sudamérica, la derrota cala hondo".

Por

 

Imagen foto_0000000120130506131705.jpg
Colo Colo se retiró con una derrota del Estadio Nacional. / Agencia Uno.

Por Ricardo Benavente

@RicardinhoGauch

Columna del movimiento Colo Colo de Todos

FB Colo Colo de Todos

@ColoColodeTodos

Otro resultado adverso y doloroso frente al archirrival. Si bien se trata del clásico más disparejo de Sudamérica, la derrota cala hondo.

Todo está en contra de nuestra gente, pero ahí estamos: no fallamos, nos hacemos presentes, cantamos y alentamos incluso después de terminado el partido y con el amarguísimo sabor de la derrota. Seguía el sufrimiento, que para este partido había comenzado con las largas filas en el Estadio Monumental para conseguir boletos. Ya el domingo en la mañana, aglomeraciones absolutamente innecesarias en las puertas del Nacional, con accesos inexplicablemente cerrados, mientras Carabineros nos tiraba encima los caballos. Se escuchan los gritos lógicos de hinchas saludando a la familia de los uniformados, pero muchos otros también pidiendo calma y orden. Haciendo un llamado a no caer en esta provocación, a la cual pocos medios de prensa se suelen referir.

Cuando logré pasar el primer control, vi a Víctor Gómez hablando por teléfono. Como el amigo que me acompañaba aún estaba haciendo fuerzas para ingresar, esperé a que el periodista de Chilevisión terminara su llamada y le pedí, por favor, que se dirijan a grabar y constatar el trato de animales que estábamos recibiendo. Era justamente lo que él estaba coordinando. Valiente y profesional, quizás en demasía como para toparse con el Jefe de Seguridad de Blanco y Negro,  Christian Reyne, ex capitán de Carabineros, quien lo agredió por intentar entrevistar a Arturo Salah, flamante presidente de la concesionaria. El periodista constató lesiones en la ACHS y denunció a Reyne. Veremos cómo funciona esta vez la Ley de Violencia en los Estadios. Estaremos muy atentos y no aceptaremos excusas para el clasismo y la corrupción. Punto aparte para mencionar que el hijo de Salah se encontraba en los palcos de Blanco y Negro, con la camiseta del chuncho, festejando los goles azules. ¿Habrá hecho uso de una invitación oficial? Si es así, es repudiable y exigimos una explicación. Con o sin invitación, que alguien le avise a Salah que comenzó su “mandato” (bien entre comillas) faltándonos el respeto.

Ya en la cancha, veíamos cómo se paraba Colo Colo. Se ratificaba el ingreso de Olivi en el lugar que venía ocupando Hernández. Se confirmaba también la dupla joven en la contención, con Baeza y Pavez en desmedro de De la Fuente, y a Vecchio en su posición natural de enganche. Desde el primer minuto vimos a un equipo con actitud, aguerrido, no dando ninguna pelota por perdida, intentando hacer juego, mostrando más aciertos que errores. Cómo nos hubiera gustado que esta hubiese sido la actitud durante todo el semestre, evitando los empates en Macul con Antofagasta, Huachipato o Ñublense, otra sería la historia. Ayer seguramente era una prueba de fuego para varios jugadores. Algunos la aprobaron, otros podremos discutirlos, y están también los que con toda certeza deben irse. Me referiré a estos últimos.

Eduardo Lobos no es prenda de garantía, ya no lo fue. Escribimos sobre sus virtudes y defectos a principio de año, lamentablemente la balanza se cargó hacia sus desperfectos. Exceso de peso, problemas de agilidad, poca actitud para salir del área chica, y para mí lo más fundamental, falta de liderazgo al ordenar su defensa. Sin duda no debe ser fácil ser el arquero de Colo Colo, ha costado demasiado en el último tiempo encontrar uno que dé confianza, pero es un puesto demasiado importante como para obviarlo. Sí tuvo dos grandes atajadas ayer, pero con eso no basta.

Luego, Emilio Hernández demostró -una vez más- que no tiene nada que hacer en nuestro equipo. Nunca hemos desconocido su habilidad con el balón, el buen uso de los dos perfiles, pero a su defecto de ser excesivamente pichanguero suma poca inteligencia. Ayer dio nuevamente muestras de sus ripios al entrar y perder tres pelotas, más que nada por falta de actitud. No siente la camiseta (ni esta, ni otra) y se le nota demasiado. Excesivamente frío como para vestir la alba. Entendió que la gente no le perdonaba perder tan fácil la pelota, lo malinterpretó, y debió irse expulsado. Dirigentes: no es tarde para mostrarle la tarjeta roja ustedes, especialmente ahora que no está Labruna, el DT que lo pidió. Bah, de veras que no lo pidió Labruna sino que lo metió la Unión Española en un combo con Vecchio.

Hablando de tarjetas, está claro que fue un pésimo arbitraje el de Bascuñan. Sin dudas, condicionó el partido con el perdonazo a Lichnovsky cuando recién corrían 33 minutos del primer tiempo, en contraste con la prisa para echar a Luis Mena en una falta que solo ameritaba cartulina amarilla. El resto, discutible quizás lo de Fierro, Hernández debió irse y Muñoz levantó mucho el codo. Aránguiz simuló un par de veces cuando ya estaba amonestado, Acevedo fue con el codo arriba contra Muñoz, y José Rojas agredió al colombiano Domínguez (otro que ha bajado en demasía su nivel tanto defensivo como ofensivo). Debió expulsarlos a todos, cargó demasiado la mano y el Cacique salió perjudicado en demasía.

Pero ojo, debe haber autocrítica. El tema físico es inaceptable. Son jugadores profesionales y la mayoría se cansa al cumplir la hora de juego. Vecchio reclama porque lo sustituyen, pero ya a los 5′ del segundo tiempo no podía seguir jugando. La buena dupla de contención es demasiado joven como para fundirse, hay que ver cómo se está planificando este trabajo. Hemos dado licencias durante todo el campeonato, cuando el equipo anda “bien” dura un solo tiempo.

Me vuelvo a sacar el sombrero ante la gente, que a pesar de todas las dificultades que ponen desde todos los ámbitos, incluso de parte de los llamados a defenderla, sigue apoyando y luchando para que Colo Colo vuelva al sitial que le corresponde.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo