Los otros "golpeados" por el jefe de seguridad de Colo Colo

Tras la agresión, Víctor Gómez denunció a Christian Reyne y espera que se le aplique la Ley de Violencia en los Estadios.

Por

 

Imagen foto_0000000120130507090616.jpg
Víctor Gómez está con licencia tras el altercado con Reyne

Por Pablo Vera

Christian Reyne, jefe de seguridad del Cacique, protagonizó el domingo una dura agresión contra el periodista de Chilevisión Víctor Gómez, quien intentaba entrevistar al presidente de Blanco y Negro, Arturo Salah. La notoriedad pública que alcanzó el hecho y la gravedad del mismo, tienen altamente cuestionado al ex miembro de la Dicomcar (Dirección de Comunicaciones de Carabineros) y CNI (Central Nacional de Informaciones), por lo que ayer incluso se llegó a decir que el timonel albo adelantaría la conferencia de prensa que tiene programada para el jueves de esta semana. Al final nada de eso pasó y Arturo Salah decidió enviar una carta al canal para explicar la situación. Pese a ello, no han tomado contacto con el periodista.  “No me han llamado ni nada, ni siquiera para saber de mi estado de salud”, afirma Gómez, quien está con licencia médica tras constatar las lesiones que le provocó el empujón y que tuvieron como consecuencia incluso, el orinar sangre.

El profesional ya estampó la denuncia y espera que a Reyne se le aplique la Ley de Violencia en los Estadios y que también entre a actuar el Plan Estadio Seguro. En este contexto, la Intendencia Metropolitana se reunió ayer para realizar un balance de lo que fue la seguridad en el Superclásico y a través de un comunicado, señaló que “se estudia presentar un recurso jurídico contra quienes resulten responsables de la agresión”.

Otro organismo que también se pronunció acerca del hecho, fue el Círculo de Periodistas Deportivos. Por medio de un escrito publicado en su página de Facebook, señaló que “rechaza y condena categóricamente la cobarde agresión de la que fue víctima ayer en el sector de camarines del Estadio Nacional, el colega de Chilevisión (CHV) Víctor Gómez, por parte del jefe de seguridad de Blanco y Negro, Christian Reyne”. Luego, el comunicado recalca que “nos parece gravísimo que un periodista que está en pleno ejercicio de su labor profesional, sin agredir ni importunar el trabajo de otras personas ni traspasar los reglamentos establecidos, sea víctima de esta agresión, por decir lo menos, cobarde. Lo que nos parece más delicado y condenable es que este acto de violencia haya sido obra del jefe de seguridad del club el cual, justamente, debe velar por la mantención del orden. Junto con expresar nuestra total solidaridad con el colega Víctor Gómez y el equipo de Deportes de Chilevisión, exigimos a Blanco y Negro y Colo Colo disculpas públicas al periodista y, de paso, apoyaremos cualquier medida legal que éste tome contra el señor Reyne”.

Los otros “golpeados” por Reyne

“Gano el sueldo mínimo y le pedí a Christian Reyne un pequeño aumento de 50 mil pesos, me dijo que no había presupuesto. A las semanas después, en la Junta de Accionistas, veo que trajeron a varios guardias externos y a cada uno le pagaron 20 mil pesos por unas cuantas horas”.

Las palabras corresponden a Rodrigo Jara, guardia de Colo Colo que lleva cinco años trabajando en el Monumental, pero que ha visto cómo han cambiado las cosas desde la llegada de Reyne como jefe de seguridad del Cacique. “Nos quitó las horas extras que era lo que nos permitía aumentar un poco nuestro sueldo. Yo estoy dispuesto a irme y renunciar, aunque pierda mis años de servicio”, agrega Jara. Otro de sus compañeros entrega otro antecedente. “No nos pesca, tiene una oficina acá, pero nunca nos dice nada, casi no sale de ahí. Claramente él quiere que nos vayamos todos y ya estamos quedando pocos”. ¿Por qué querría deshacerse de los antiguos guardias? Un compañero de Jara tiene la respuesta. “Lo que él está buscando es instalar acá su empresa de seguridad (Vip Seguridad). Para la Junta de Accionistas ya los trajo. De hecho ahora ya nosotros no figuramos en camarines en los partidos, son todos guardias de él. No nos tienen en cuenta para nada”, señala.

En los siete meses de su mandato, Reyne ha visto como tres de los guardias han preferido irse en busca de mejores condiciones laborales y económicas. Pocos quedan de los 23 hombres que en algún momento llegó a tener Blanco y Negro para la seguridad del Monumental y todo indica que muy pronto varios más se alejarán del que ha sido su trabajo por años. “Claramente con él empeoraron todas las condiciones. Nosotros ni siquiera pedimos tanto, sólo un sueldo que se ajuste al mercado, pero ni eso nos quieren dar”, asevera uno de los guardias.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo