Este es el "hombre video" de Sampaoli que pelea por el ascenso

Curicó Unido buscará dar mañana el primer golpe en la semifinal de la Primera B frente a Magallanes en el Nacional. El gestor de la hazaña fue el argentino Pablo Abraham.

Por

 

Imagen foto_0000000120130514084035.jpg
El argentino Pablo Abraham espera seguir el camino marcado por su mentor,  Jorge Sampaoli. Con Curicó, el transandino pelea por volver a la Primera A /agenciauno

Por Raúl Toledo

“No me dio para ser futbolista profesional. Era muy malo y siempre fui suplente. Lo único que hacía era correr, correr y correr. Por eso me dediqué a ser técnico y creo que lentamente el trabajo empieza a dar sus frutos”. Esas palabras definen la personalidad de Pablo Abraham (34), quien vive un momento dorado con Curicó Unido y mañana (20:00 horas) peleará frente a Magallanes en el Nacional por un cupo en la final del ascenso.

El transandino, oriundo de Chabas a 30 kilómetros de Casilda, conoció al actual entrenador de la Roja, Jorge Sampaoli, mientras intentaba ganarse un nombre en la Liga Casildense de Argentina. Sin embargo, Pablito no pudo dar más en el balompié rentado. El bicho de dirigir quedó ahí y se dedicó de lleno a lograr su sueño: ser entrenador de fútbol.

Aprovechó el picado de cada fin de semana para forjar una gran amistad con el Zurdo. Años después, Abraham llegó a Chile y al Centro Deportivo Azul, para ser una de las manos derechas del ex entrenador azul.

“Me tocaba ver fútbol durante todo el día. Veía seis videos diarios, armaba informes y eso me ayudó a interiorizarme con la liga chilena. Fue un honor trabajar con él y he ido adaptando varios conceptos que predica Jorge. Quizá ahora no hablamos tan seguido y creo que su enseñanza me sirvió bastante. Luego decidí tomar mi camino y veo que se empieza a cumplir el anhelo”, argumentó el técnico curicano.

AGARRÓ EL FIERRO CALIENTE
En 2012, el pichón de Sampaoli llegó hasta San Pedro de la Paz para tomar las riendas de Fernández Vial bajo la batahola generada por la existencia de dos elencos en la Segunda y Tercera División, respectivamente. Llegó, tomó sus cosas, se puso la aurinegra y empezó a trabajar.

“No fue fácil porque había muchas trabas y tenía que ganarme el respeto de ellos. Empecé a relacionarme con los referentes, entre ellos (Edgardo) Abdala y empezó a dar rienda el proyecto”, contó.

Meses después, le dio el palo al gato:  recibió el llamado de Curicó Unido. Dejó todo botado en Concepción, agarró sus pilchas y viajó a la ciudad de las tortas con el fin único de mantener a los albirrojos en la Primera B.

“Yo quería surgir, me llamaron de esta categoría con el fin de salvar al club. No fue fácil, porque estabamos presionados y nadie daba un peso por este equipo. Se logró el objetivo y mantuvimos a la institución en la B. Fue maravilloso y ahí me di cuenta que con paciencia todo se puede”, arguyó.

¿SE CREERÁ EL CUENTO?
A lo largo de la conversación, el técnico del Curi empieza a nombrar conceptos similares a los de su ejemplo: intensidad, los colores, el grupo importa más que los nombres propios, el sistema de juego y la verticalidad.

-Profe… ¿Usted cree que es el Sampaoli de la B? (piensa por varios segundos y lanza una carcajada tras otras) Noooooo, ojalá fuese así. Él es un tipo laburador (trabajador) y que forjó su camino a punta de esfuerzo y sacrificio. Luego consagró su camino en la Universidad de Chile y bien merecido tiene ser el seleccionador nacional. Estoy dando mis primeros pasos y ojalá algún día esté a la altura de él. Mi gran triunfo será obtener el ascenso con Curicó Unido. Estoy feliz acá. Sé que las comparaciones son odiosas y me encantaría que algún día mis equipos jueguen mejor que los elencos de Sampaoli”, aseguró.

OTRAS REFERENCIAS
La relación con Sampaoli es buena y también conoce a otros personajes como Jorge Desio y Sebastián Becaccece. De igual manera, el Toto Berizo, adiestrador de O’Higgins, es otro con los que mantiene buena onda.

“La verdad que la relación es muy buena, no sé si estrecha pero da gusto relacionarse con este tipo de profesionales. Uno tampoco quiere importunarlos, porque están enfocados en lograr algo con sus equipos. Son tremendas personas y en mi caso me siento dichoso por aprender de unos monstruos en la dirección técnica”, manifestó.

DURÍSIMO ESCOLLO
Magallanes intentará bajar los humos al súper líder del ascenso, aunque ni siquiera el Manchester United bajará el positivismo de Pablito.

“Sabes, todos los rivales son durísimos. Queremos ser campeones y vamos paso a paso. Son 180 minutos tremendamente difíciles, pero este plantel tiene hombres y nombres. Confío en entrar en la historia de la institución”, finalizó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo