La otra lucha que se juega en el torneo: "Habrá que salir a jugarse la vida"

San Marcos de Arica, Cobresal y Deportes Antofagasta están disputando su propio torneo en el fondo del campeonato. Las tres instituciones buscan zafar del descenso.

Por

 

Imagen foto_0000000120130514082859.jpg
San Marcos es hasta ahora el equipo más complicado con el descenso. Crédito: Archivo

Por Raúl Toledo

La cosa está que arde y quedan 360 minutos de thriller en el Torneo de Transición. La lucha entre O’Higgins, Unión Española, Universidad Católica y la Universidad de Chile anima el campeonato y todos ellos pelean para levantar una nueva estrella. En el norte del país, al parecer, se está disputando un campeonato paralelo. Cobresal, San Marcos de Arica y Deportes Antofagasta tendrán que sudar la gota gorda y más para aferrarse a la Primera División. Los tres conjuntos están en peligro de volver a los “potreros”, aunque la tarea es más díficil para el cuadro santo, que debe ganar sus dos últimos partidos a los Pumas en el Calvo y Bascuñán y definir su suerte con los cruzados en el Carlos Dittborn.

El otro cuadro complicado es el de El Salvador. Tendrán que estar atentos a un empate o triunfo ariqueño, para definir con los de Luis Marcoleta en El Cobre. Este domingo, el rival para sacarse los balazos será Colo Colo en el Monumental y cerrará el amargo año con los Pumas de Gustavo Huerta.

“Hemos hecho un campeonato pésimo, lleno de ripios y cosas negativas. Nosotros lo sabemos. La victoria del pasado fin de semana con La Calera nos levantó el ánimo, aunque ya no queda nada de margen de error. Nuestro plantel es bueno, pero fallamos al final. Habrá que salir a jugarse la vida en el Monumental. No nos queda otra”, comentó el albinaranja, Felipe Salinas.
Además, el defensor central manifestó que “hay que creerse el cuento. No queda otra. Si nosotros no pensamos positivo, nadie lo hará. Sólo sirve ganar o ganar”.

A SUFRIR
Las palabras milagro, hazaña, proeza y gesta cobran totalmente fuerza en el camarín de Arica. El técnico y los jugadores saben que la cosa no es para nada fácil y muchos vienen de malas experiencias el año pasado.

“A nadie le gustaría estar en los zapatos de nosotros. Estamos súper concentrados en sacar esto adelante, pero cuesta porque jugamos con la calculadora. Estuve en esta incómoda situación, pero ahora estoy tranquilo, cumpliendo un rol de arengar a mis compañeros y tratar de mantener la paciencia”, dijo el goleador Renato Ramos.

También, el Tiburón manifestó que “hay que dar la vida y dejar el alma en la cancha. Muchos daremos la pelea totalmente y ante Antofagasta no podemos cometer errores, no haya tontear. Hay que ser letales, certeros y correr como si nuestra vida estuviese en juego. No nos queda otra”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo