Las virtudes y defectos de Jorge Pellicer, el predilecto de Salah para Colo Colo

En casi todos los clubes que dirigió, el estratega obtuvo títulos y estabilizó a equipos tambaleantes.

Por

 

Imagen foto_0000000120130523073040.jpg
Pellicer es el favorito para quedarse con la banca alba y a lo largo de su carrera suma cuatro títulos  /archivo

Por Pablo Vera

El año 2004 un joven e inexperto Jorge Pellicer se hizo cargo de una Universidad Católica plagada de figuras, tanto que la prensa de la época los llamó Los Pirulácticos. Rafael Olarra llegó desde Independiente de Avellaneda, Ricardo Rojas fue repatriado desde el América, Darío Conca llegó como la promesa de River, el Kike Acuña dejó el Feyenoord, el Polo Quinteros fue levantado desde Argentinos Juniors y Eros Pérez junto a Jorge Ormeño firmaron en su mejor momento. Era la prueba de fuego para un Pellicer que debía enfrentarse a un camarín plagado de estrellas. “Ese plantel era súper pesado y terminamos siendo  la mejor Católica del ultimo tiempo”, recuerda Eros Pérez, uno de los permanentes titulares cruzados de esa época. ¿Cómo logró ganarse al vestuario siendo un novato? “Tiene un excelente manejo de grupo y eso lo lleva a manejar egos muy grandes, con jugadores que han tenido selección y que son avezados. Tiene como premisa el hecho de que exista un buen grupo humano y si hay alguien descarriado le habla de una forma pedagógica, es asertivo y motivador”, agrega Pérez.

Con ese equipo, Pellicer logró el título del Apertura 2005, logrando el objetivo de controlar un camarín más que complicado. Es tras esta experiencia que el estratega empieza a forjar una de sus mayores características. “Siempre ha dirigido equipos en dificultades. Después de la UC tomó a una U. de Conce que venía preocupada por el descenso y nos hizo ganar la Copa Chile. En Venezuela el Maracaibo también pasaba por mal momento y obtuvimos un título. Siempre tiene planteles complicados, pero los ordena y cumple”, asevera el defensa Claudio Muñoz, quien ha estado con el DT en cuatro de los cinco clubes que ha adiestrado.

Hoy el ex jugador de Audax suma campeonatos locales con la UC, Huachipato y Maracaibo, más una Copa Chile con la U penquista. Sin embargo, uno de los problemas que lo ha acompañado es que tras obtener logros, no logra hacer perdurar los buenos resultados. De todos los clubes, salvo Huachipato, ha debido partir por malos resultados. “Acá en la Universidad de Concepción no fue capaz de rearmar la columna vertebral del año anterior y hubo una baja general, así que optamos por un cambio “, confiesa Arturo Aguayo, timonel del elenco penquista. Por todo esto, mantener un proceso será su gran tarea si llega al Monumental.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo