Columna de Colo Colo: Transición: Adiós y Bienvenida

"Por fin terminó el Campeonato de Transición. Colo-Colo finalizó su paupérrima presentación en el 10º ugar de un total de 18 participantes", dice Ricardo Benavente.

Por

 

Imagen foto_0000000120130527134058.jpg
¿Habrá algún consuelo para la magra campaña de Colo Colo en el primer semestre de 2013? / Agencia Uno.

Por Ricardo Benavente

@RicardinhoGauch

Columna del movimiento Colo Colo de Todos

FB Colo Colo de Todos

@ColoColodeTodos

Por fin terminó el Campeonato de Transición. Colo-Colo finalizó su paupérrima presentación en el décimo lugar de un total de dieciocho participantes, es decir, debajo de la mitad de la tabla. Recibió más goles de los que convirtió. Ayer fue actor secundario en la definición del título, jugando por momentos de chico a grande. Era extraña la sensación de estar en el estadio y ser visita, que la fiesta estuviera armada para otro y que el Cacique llegara a cuentagotas al terreno del rival. Perdimos además con la u y Cobreloa, la UC y O’Higgins, los dos últimos de local. Da pena ver a lo que hemos llegado. El único saldo positivo, en números, lo entregó la hinchada, la gente. Una vez más fuimos mayoría, tanto en los partidos de local como en los de visita. Se ha tratado a nuestros adeptos de exitistas, y este mito se ha terminado de derribar. No te abandonamos.

No te abandonamos, sino todo lo contrario. El sábado por la mañana en el Estadio Monumental, se vivió una jornada muy emotiva en la Asamblea de Socios, donde se aprobó una amnistía que permitirá que antiguos socios morosos dejen de estar suspendidos para volver a ejercer su derecho a voz y voto. Se eliminó también el socio beneficiario (que en la práctica era más beneficioso que beneficiario). Haber sido director ya no será requisita para ser presidente. Otros cargos como el Tricel, el Tribunal de Ética y Disciplina o la Comisión Revisora de Cuentas también serán elegidos democráticamente. En definitiva, gran triunfo del Club Social y Deportivo Colo Colo y sus hinchas.

Volvamos a la pelotita. Imagino a quienes han seguido estas columnas de opinión aburridos de las críticas a ciertos jugadores. El análisis, obviamente, ahora debe pasar más por el semestre en general que por el partido frente a los flamantes campeones en particular. De paso, felicitaciones a Unión Española.

La lista de los que deben irse es bastante larga, pero la nómina de prescindibles dependerá mucho de quienes lleguen. Seguramente muchos la hemos hecho, pero no somos nosotros quienes toman las decisiones. Urge la llegada del nuevo DT, a confirmarse esta semana. Entonces sabremos si jugará con tres (Borghi) o cuatro en el fondo (el resto de los candidatos), qué estilo de juego usará, si será más bien de tenencia y traslado, o de vértigo y pressing. Si son sólo cuatro incorporaciones, que sean de buen nivel y que vengan a pelear un puesto en la oncena. No a sentarse en la banca y mucho menos en la tribuna. Hoy hay cerca de 50 jugadores, cuando no debiera haber más de 25 incluyendo a los juveniles. Creo que hay elementos recuperables, que por diversos motivos -físicos o sicológicos- no han rendido, pero no por eso son malos jugadores. Confío, por ejemplo, en Olivi.

Mientras antes llegue el Jefe, mejor podrá reordenar la situación. Lástima que Hugo González no dio el ancho, quizás lo único rescatable que le atribuyo es la consolidación de Pavez y Baeza en la mitad de la cancha. Sé que a ambos les falta mucho aún, pero al menos demostraron fútbol y actitud. Si bien González hizo jugar también a Luis Pavez, Francisco Lara y Pablo Soto Solís, no da como para decir que están siquiera en etapa de preconsolidación. Habrá que ver cuánto juegan en los próximos desafíos, la Copa Sudamericana y el Apertura.

Esperemos que este receso de casi dos meses (el Torneo de Apertura comienza recién el 25 de julio) sirva al cuerpo técnico para evaluar de la mejor manera la elaboración del plantel, que opten por calidad y no cantidad, y que nos devuelvan lo antes posible la alegría de ir a alentar a nuestro equipo, pero jugando con nuestra identidad y como lo marca nuestra historia. Esto es, hacia adelante y atacando, y cuando no se puede, defendiendo aguerridamente y poniendo algo más que fútbol. Se extraña.

Ojalá quienes lleguen tengan tiempo y respaldo para trabajar. Por querer hacer las cosas rápidamente, se han hecho mal. Recuerdo cuando llegó Gustavo Benítez en 1995 y fue criticado por declarar que ese año sería de receso, el ’96 de Títulos Nacionales y el ’97 de disputar algo a nivel internacional. Dicho y hecho: se le dieron atribuciones para traer buenos jugadores, también para sacar otros que incluso eran seleccionados, como Vega y Margas. Nadie logra el éxito de la noche a la mañana, y este plantel está desjerarquizado, esto es innegable.

Pensar que el pasado Torneo, con Omar Labruna, Colo-Colo ganó la fase regular. Es cierto que no estábamos conformes con el juego mostrado en el momento de su despido, pero otro gallo cantaría si Don Omar se hubiera quedado en el club. Estoy seguro de que tan mal no hubiéramos terminado. Pero en fin, que venga alguien capaz, que los dirigentes lo dejen trabajar y que Colo-Colo vuelva a ser el actor principal del Campeonato, nunca más un equipo del montón. Con un cuerpo técnico ordenado, Vecchio fue el mejor jugador del torneo. Hernández, una figura interesante, lo mismo Eduardo Lobos. Hoy, ellos bajaron muchos peldaños, lo que grafica el desorden técnico. Ha llegado la hora de las soluciones.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo