Sierra se decanta por Unión: "Acá hay mayor tranquilidad para trabajar"

El DT campeón se confesó con El Gráfico a horas de haber levantado su primera copa como dueño de la banca hispana.

Por

 

Imagen foto_0000000120130527194822.jpg
El Coto entró en la historia. Ya ganó un título como jugador y ahora como DT. / Agencia Uno. 

Por Pablo Vera Ojeda
@PabloVeraO

El 2005 José Luis Sierra comandó desde la cancha la sexta estrella hispana. Fue su primer título nacional con el elenco rojo (antes había ganado tres Copa Chile) y su figura se seguía acrecentando como uno de los mayores ídolos históricos de la institución.

El 2009 (un año antes se había retirado) agarró un par de partidos como entrenador interino y el 2010 ya se apoderó de la banca de manera definitiva. Comenzó así una era donde el buen trato de balón, los tres delanteros y el fútbol ofensivo se hicieron característicos y que el domingo tuvo el premio mayor: la copa del Transición 2013. Sierra se convertía así en uno de los pocos elegidos que han ganado títulos como jugador y como DT en un mismo club.

Es una satisfacción enorme, era uno de los objetivos que nosotros buscábamos y lo hemos podido conseguir de muy buena forma. El domingo fue un día de una emoción que se nos había negado hace cinco meses y en muy corto tiempo tuvimos una revancha”, confesó el estratega, quien hace alusión a la final perdida por penales ante Huachipato en diciembre pasado. Ahí parecía que el sueño de Sierra se materializaba, sobre todo porque en la ida habían vencido por tres a uno. Sin embargo, de pronto todo se vino abajo, hubo que empezar este 2013 de cero y ya sin varios pilares de la campaña anterior: Emiliano Vecchio, Eduardo Lobos, Braulio Leal, Rafael Olarra y Emilio Hernández ya no estaban en Santa Laura.

Nos ayudó mucho el tema de que es un plantel de jugadores que tenía plena consciencia de lo que habían perdido y tuvieron la fortaleza anímica y espiritual de revertir la situación, de convencerse nuevamente y de trabajar otra vez para estar en la disputa. Eso habla muy bien de ellos y más encima como vino gente de afuera eso dio un plus distinto, porque ellos no  tuvieron la posibilidad de vivir la final y vinieron con una energía distinta”, recalcó el Coto.

Hoy la Unión Española está consagrada como una de las instituciones más sólidas del balompié nacional y Sierra ha sido el encargado de llevar adelante un proyecto que vive su momento cumbre y que pese a pasar por baches, siempre se ha mantenido sin alteraciones. Esa ha sido una de las grandes claves del éxito hispano y de paso echa por la borda toda la inmediatez y las urgencias de resultados que viven hoy varios de los equipos en Chile y en el mundo. “Acá hay mayor tranquilidad para trabajar, nosotros también hemos tenido malos resultados, pero hay calma y convencimiento de parte del club de que vamos en buen camino y eso afortunadamente ha terminado con un título”.

Las buenas campañas del Coto Sierra no han pasado inadvertidas y su nombre ha sonado de manera constante en la Universidad de Chile a inicios de esta temporada y ahora último fue Colo Colo el que lo sondeó. Él tiene claro su futuro y sus planes no son lejos de la Plaza Chacabuco. “Vamos a luchar por seguir siendo competitivos y prepararnos bien para afrontar la Copa Libertadores 2014 de buena forma. ¿Si sigo acá? Yo viajo el viernes a conversar con don Jorge (Segovia), pero tengo contrato hasta el 2014. Hoy necesito hablar con él, saber cuál es su idea y qué camino quieren seguir, pero yo tengo un vínculo con el club y ese dura hasta el próximo año”.

El método Sierra seguramente continuará en los pastos del Santa Laura y el domingo fue el propio presidente, José María Llorente, el que afirmó querer al Coto por mucho tiempo más de lo que dice el contrato. Es que el idilio entre el director técnico y la institución de sus amores parece estar por sobre cualquier oferta y tal como dijo el timonel rojo “siempre queremos que el dinero sea lo secundario a la hora de analizar propuestas”.

Claro está que el  Coto se siente como en casa y hoy camina por los pasillos del recinto hispano con la firmeza y la convicción del objetivo cumplido. Logró bajar la séptima estrella y la idolatría de los fanáticos hispanos sigue en ascenso. Su leyenda ya es dentro y fuera de la cancha y siempre como el gran protagonista. El romance de Sierra y Unión Española ha tenido malos momentos, pero casi siempre los finales de capítulo han sido felices. La copa ya está en Santa Laura y la mano del DT ya es un sello que muchos quisieran tener.

“La regularidad siempre es importante, sobre todo cuando se consigue un título con este formato de campeonato. Estoy muy contento, muy satisfecho y emocionado”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo