Galería: Los nombres que integran la nutrida carpeta azul para el próximo semestre

Varios son los candidatos que tiene Universidad de Chile para reforzar el equipo dirigido por Darío Franco.

Por

Por Rafael Verdugo

Juan Rodrigo Rojas: El volante paraguayo finalizó contrato con O’Higgins de Rancagua por lo que la negociación con él se está tratando directamente con quienes manejan los destinos del futbolista que tuvo pasos por River Plate de Argentina y Olimpia.

De hecho su representante confirmó la oferta formal que hizo Universidad de Chile por Rojas y está a nada de concretar su arribo.

A la llegada al CDA se reencontraría con dos ex compañeros en El Teniente: Enzo Gutiérrez y Ramón Fernández, otros dos arribos que fueron casi tan tramitados como el del mediocampista guaraní.

Lorenzo Reyes: Hace dos temporadas que su arribo a la U viene produciéndose, pero las negociaciones, siempre muy avanzadas, se entramparon al final por diversos motivos. En Huachipato saben que su joven capitán es el más exportable del equipo junto con Braian Rodríguez y cercanos al jugador aseguran que el interés de los azules sigue en pie, aunque también existen posibilidades del extranjero.

Una eventual partida de Charles Aránguiz haría casi obligatorio sellar su traspaso pese a que de todas formas buscarán que tarde o temprano el jugador se adueñe del mediocampo estudiantil.

Juan Manuel Olivera: El jugador conversó con El Gráfico hace un tiempo y manifestó las ganas de volver a vestir la camiseta de Universidad de Chile, posición que sigue manteniendo hasta hoy. Olivera, el sueldo más caro que tiene Peñarol en su plantilla, tiene contrato vigente por un año más con el Manya aunque la escuadra uruguaya buscaría un nuevo destino para él debido a su alto costo (su contrato estipula poder partir tranquilo ante una oferta conveniente). El goleador del fútbol charrúa, eso sí, no es prioridad en el CDA, uno por que en la U aseguran tener cubierto la zona ofensiva y dos porque sus casi 32 años no lo hacen un exportable.

Hans Martínez: Es un viejo anhelo del club desde cuando Jorge Sampaoli aún manejaba los destinos del Romántico Viajero, como varios más que integran la extensa carpeta que posee Azul Azul con nombres de alrededor de 40 jugadores a los cuales siguen y evaluan tanto a nivel local como internacional.

Su fuerte identificación con el clásico rival hacen que su llegada sea un imposible, además que tiene contrato con la UC hasta diciembre de este año, institución que busca extender su vínculo. La carta del defensor no cuesta menos de US$1,5 millones, costo que sería difícil negociar con la directiva cruzada por antiguas “peleas” con la U justamente por traspasos de futbolistas.

Mauricio Prieto: El zaguero uruguayo de 25 años ha interesado dos veces antes a Universidad de Chile, puesto que estuvo a punto de recalar en el CDA cuando primero Mauricio Victorino partió a Cruzeiro y luego para reemplazar a José Rojas aquella vez que su fichaje en Botafogo terminó cayéndose.

El charrúa terminó su préstamo por un año con Santiago Wanderers y hoy se encuentra en su país  viendo el tema de su futuro con River Plate de Uruguay, elenco dueño de su carta. La dirigencia de la institución manifestó a El Gráfico su disposición a negociarlo, además de recalcar las buenas relaciones que existen con Azul Azul.

Rubén Farfán: El joven mediapunta de Unión La Calera se convirtió en uno de las piezas más importantes del elenco cementero que estuvo a nada de clasificar a la próxima edición de la Copa Sudamericana.

Las negociaciones por él se encuentran activas y pese a que el futbolista inicia sus vacaciones este viernes lo único claro que tiene es que debe presentarse a la vuelta de ellas en la Quinta Región.

US$250 mil es el monto que aproximadamente pagaría Universidad de Chile por el 50% de la carta de uno que ya dejó de ser promesa e instaló su nombre en el torneo de Transición.

Julio Barroso: Es otro que ronda hace un tiempo por el Centro Deportivo Azul ubicado en La Cisterna. El ex defensor de Boca Juniors y actual patrón de la zaga defensiva de O’Higgins tiene contrato con el cuadro de Rancagua, es prioridad su permanencia para Berizzo, pero una buena oferta podría hacer cambiar el panorama, de hecho, si la U se lo quisiese llevar tendría que cancerlar un millón de la divisa estadounidense.

El argentino tiene otra ventaja. Podría nacionalizarse y así ahorrarle un cupo de extranjero al club, aunque las partidas de Marino y Velázquez hacen que ese ya no sea un tema tan relevante.

Misael Dávila: El mediocampista de 21 años es una de las cartas más exportables de Deportes Iquique y de hecho hace un par de meses la U, y por sobre todo Colo Colo que ofertó US$200 mil, intentaron hacerse de sus servicios.

Los celestes no buscan dejarlo partir, pero si llegase una propuesta interesante están dispuestos a conversar su eventual partida. El jugador buscaría cambiar el norte por la capital, aunque hasta ahora no hay novedad.

El iquiqueño de recalar en la U tendría de compañero a un conocido de él, Michael Contreras, pero momentáneamente son otras las prioridades de la directiva.

Mauricio Viana: La inminente partida de Paulo Garcés a otro equipo para sumar más minutos hacen que el tema arquero, si bien Carlos Alfaro (ayer cumplió 22 años) debiese por lógica pasar a ser el segundo portero de la U detrás de Johnny Herrera, la posibilidad de partir a préstamo para foguearse y tener partidos en el cuerpo no se descartaría.

El guardavalla de Santiago Wanderers (23) es uno de los proyectos a futuro bajo los tres palos a nivel nacional y pese a que la regencia azul descartan un interés concreto por el futbolista desde el puerto señalan que sí han centrado sus ojos en él.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo