El revolucionario Mario Salas se pone a prueba con Croacia

El DT asegura que la Sub 20 no cambiará ni un ápice su forma de jugar ante Croacia. Revisa aquí la probable formación.

Por

 

Imagen foto_0000000120130703074704.jpg
Mario Salas se juega el todo o nada ante Croacia a las 11:00 / archivo

Por José Pablo Harz desde Turquía
@jpharz

Cuenta la historia que el Che Guevara fue entrenador de un club de barrio en la zona amazónica de Colombia. Cuando aún no era el famoso revolucionario, el argentino llegó al pueblo de Leticia y dirigió a un equipo muy malo y lo metió en la final de un torneo relámpago. Después siguió su camino por Latinoamérica y el fútbol pasó a ser una anécdota en su vida.

Seguramente Mario Salas conoce al dedillo ese pasaje de su referente. A esta altura no es un misterio que el Che es un modelo de vida para el entrenador; su forma de enfrentar el deporte lo hace evidente. Y es que el técnico de la Sub 20 tiene un discurso que mezcla los conceptos de lucha, convicción, confrontación y principios con el fútbol. Algo que a simple vista parece tener poca importancia, pero en un juego con tantos matices puede ser fundamental en el resultado de un partido.

Ante Croacia y firme a su personalidad, Salas aseguró que no va a renunciar a nada de lo que ha hecho hasta ahora. Incluso no tiene problemas en asegurar que “creo que la forma que juega Chile es la mejor que hay y es muy difícil que cambie. Puedo cambiar el sistema estructural, pero eso no es renunciar. Renunciar es dejar el protagonismo, echarse atrás, cederle la pelota al rival. ¿Cómo renunciar a mis convicciones? Luchamos por estar acá y aquí estamos por lo que hemos hecho. Vamos a asumir el riesgo”.

Está claro, Salas prefiere morir de pie que vivir arrodillado, como pregonaba el Che. “La selección es de todos, a nadie le voy a prohibir criticar a la selección. Yo soy una persona que tengo muy clara mis cosas, por más que me digan, voy a seguir por esa senda”, dice el DT.

Algunos lo podrán calificar de testarudo, otros le celebran esa cualidad. Lo cierto es que las ideas de Salas están muy claras en su cabeza, aunque hasta ahora, aunque no lo reconozca del todo, le ha costado traspasarla al campo de juego. “No me tiene preocupado el rendimiento del equipo, sí creo que este equipo tiene más potencial y puede dar mucho más y éste es el gran desafío del cuerpo técnico. Pueden jugar mucho mejor y haremos todo lo posible para que esto florezca ante Croacia”, explica Salas.

Otra de las máximas en el repertorio del seleccionador es nunca darles más importancia a jugadores específicos que al equipo. Aunque a veces la lógica y las estadísticas se lo indiquen. Para él Ángelo Henríquez y Bryan Rabello pesan lo mismo que Felipe Mora y Diego Valdés. “La fuerza colectiva está por sobre la individual y cuando uno toma ese principio, generalmente se dan estas situaciones donde se pone a prueba la colectividad. Y ahora Chile se va a someter a una prueba para comprobar esto”, dice con respecto a la ausencia de Rabello ante Croacia.

En su corta y meteórica carrera, a Salas no le ha ido para nada mal llevando este mensaje por delante. Y como el mismo lo reconoce, hoy ante Croacia será su contienda más trascendente: “Es el partido más importante de mi carrera y de todo este cuerpo técnico. Hemos tenido grandes desafíos. Tomamos un equipo en Tercera (Lo Barnechea), tuvimos la alegría de subirlo, tuvimos una buena campaña en segunda división, luego clasificamos al Mundial y ahora pasamos la primera fase”.

Seguramente pase lo que pase en los octavos de final de este Mundial y sea cuál sea su destino (tiene contrato hasta el 2015 con la Sub 20, pero quién sabe), Salas seguirá con las mismas ideas. Le hacen falta muchas más experiencias para darse cuenta si lo que predicó uno de los líderes de la revolución cubana es aplicable a una exitosa carrera en el fútbol.

Revisa aquí la probable formación de la Roja

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo