Entrevista con Álvaro Ramos: "Sé que tengo una deuda y quiero saldarla"

Pese a que tuvo un pie en Everton porque Lasarte no lo tenía en sus planes, el Chancho arrancó con todo este semestre y quiere pelear un puesto.

Por

Por Demid Herrera
@DemidHerrera

El fin del Torneo de Transición fue el momento de evaluaciones para Universidad Católica y uno que a todas luces no dejaba un saldo positivo era Álvaro Ramos. El delantero terminó relegado de los primeros planos y por ello a nadie extrañó que su nombre apareciera en la lista de los transferibles.

Su salida parecía inminentente, pero Martín Lasarte lo utilizó para los dos partidos de Copa Chile que ya enfrentó el equipo y con tres goles en esos duelos mandó un mensaje de que seguía vivo.
“Necesitaba hacer un golazo y se dio contra Unión. Ahora debo seguir y devolver lo que me han dado acá” dijo el atacante que atendió a El Gráfico para la próxima edición de su revista.

Muchos imaginaban que a esta altura ya estarías en otro equipo y estamos hablando de un “renacer” en la UC, ¿cómo vives eso?
Cuando todavía no jugábamos el primer partido se hablo de un prestamo a Everton y aunque me lo mencionaron, yo seguí entrenando normal y dando todo acá porque sentía que se me podía dar la chance y llegué al partido contra Unión con mucha confianza. Mis compañeros me apoyaron mucho antes de entrar a la cancha y pude marcar, pero falta mucho para estar tranquilo.

Luego de un semestre donde quedaste último entre los atacantes…
El profe me dio varias oportunidades, pero tmbién los delanteros acá andaban muy bien. Sosa y Castillo estaban en un gran momento y Carlos Bueno estaba haciendo goles. Me tocó salir de las citaciones y fue duro, pero no he perdido la fe en que tengo con qué dar pelea y en cada práctica demostré que yo también quería.

¿Y cuándo se hizo más difícil?
Lo peor es cuando no te citan. Me iba muy triste por no estar convocado pero había que seguir remando. Mis amigos y compañeros me alentaban a aguantar, que esto recién empieza, que tengo 21 años y así se va aprendiendo.

Además venías de una realidad muy diferente en Iquique…
Iquique es todo. Yo amo Iquique y estoy feliz por lo que di allá. Dejé feliz a mi gente y eso me lo valoran mucho. Desde que estoy en Católica los hinchas de Iquique me siguen apoyando de igual manera y lo que quiero es repetir lo mismo acá.

¿Y por qué crees que no se te dio así en la UC?
Porque es muy distinto. En un principio arranqué bien, hubo cinco partidos muy buenos que hice y me relajé y pensé que iba a ser fácil. No fue así y te vas dando cuenta de que llega mucha gente con las mismas ganas que tú. Ahí empecé a quedar en la banca y a salir de ella. Esta pelea por un puesto requiere mucha paciencia pero siempre me han tratado bien. Al principio salí en unas promociones de Puma, con un escudo y fue muy bonito, pero no andaba bien y desaparecí. Ahora es hora de retomar y seguir marcando goles.

¿Cúal fue el aprendizaje de todo eso?
Primero de asumir que tengo una deuda y que quiero saldarla. He sido autocrítico y deje todo, apoyado siempre por la hinchada que nunca me trató mal. Siempre me dicen “dale Chanchito, éste es tu semestre”, y ojalá así sea.

Los cruzados están esperando lo mismo…
Lo sabemos y vamos a luchar como siempre lo hemos hecho. Tenemos tres campeonatos donde estamos centrados en avanzar, avanzar y ojalá ganarlos, pero sigan alentando porque tenemos un gran plantel, pero hay que ir paso a paso.

Su año en la UC, pasar de Alto Hospicio a Las Condes, la lejanía con su familia y su chichecito amarillo fueron otros temas que Ramos compartió con nosotros y que tú podrás leer en la próxima edición de la revista El Gráfico.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo