Columna de Sergio Jadue: La ANFP y los Juegos Suramericanos 2014

El tema ya está zanjado y que si hubiese presiones desde cualquier ámbito para que eso cambie no las vamos a escuchar.

Por

 

Imagen foto_0000000120130717072439.jpg
La ANFP se comprometió a que no habrá superclásico mientras se disputen los Odesur 2014  / archivo

En los últimos días, mucho se ha escrito y hablado sobre la realización de los X Juegos Suramericanos Santiago 2014 de la Odesur. El motivo de tantas declaraciones e informaciones ha sido una supuesta inflexibilidad de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), que presido,  por negarse a suspender los partidos programados para las fechas en que dichos Juegos se van a realizar, entre el 7 y el 18 de marzo del próximo año, es decir las jornadas 10 (8 y 9 de marzo) y 11 (16 y 17 de marzo) de nuestra competencia de Primera División.

De manera majadera, en forma interesada, se ha dicho y repetido que eso de la suspensión de los partidos es algo que tiene que ser “sí o sí”, apoyándose en falsedades sobre lo que ha sucedido en otros países durante los anteriores Juegos, añadiéndose que sería una “exigencia” que hacen a los países los organismos internacionales que los otorgan. La verdad es que de los nueve Juegos que se han realizado sólo en La Paz (1978) y en Lima (2002) el fútbol se suspendió. En seis de los otros (Rosario, Argentina, 1982; Santiago, Chile, 1986; Cuenca, Ecuador, 1998; Río y subsedes Sao Paulo, Curitiba y Belem, 2002; Buenos Aires, Argentina, 2006; y Medellín, Colombia, 2010) el fútbol se desarrolló normalmente y se jugaron partidos en las ciudades-sedes y sub sedes, incluso en algunas se disputaron clásicos de alta convocatoria y también hubo fútbol el mismo día de la inauguración o de la clausura de los Juegos. En 1994, (Valencia, Venezuela), el fútbol no tenía la popularidad actual en ese país.
Lo anterior es irrefutable.

Como si no fuera suficiente, y a mayor abundamiento, en los Juegos Panamericanos de Mar del Plata, Argentina, 1995, con subsedes en Buenos Aires, Tandil, Pinamar, Miramar, Paraná y Santa Fe; Río de Janeiro, Brasil, 2007; y Guadalajara, México, 2011, el fútbol se jugó ininterrumpidamente en esos países. En la subsede de Buenos Aires se disputaron varios partidos y en Guadalajara los equipos locales Chivas y Atlas jugaron en esa ciudad, incluso el clásico de alta convocatoria entre ellos. Todo, en fechas coincidentes con los Juegos Panamericanos.

Como se ve, no es efectivo que los países organizadores de Juegos Sur o Panamericanos observen especialmente la instancia de no programar su fútbol, como lo hacen y lo han hecho, con o sin Juegos de por medio, para no opacarlos o restarles público. La verdad es que Juegos y fútbol han convivido, que es como corresponde. De la misma manera que en esos días se suman a la convivencia otros importantes actores de la industria de la entretención, como pueden ser los cines, los malls, los canales de televisión, los casinos, etc. todos de alta convocatoria aunque no sean eventos deportivos, pero que tienen la posibilidad cierta de opacar y de restar público, quizás más que el fútbol mismo.

El Directorio de la ANFP ordenó a la Gerencia de Competiciones confeccionar el fixture correspondiente al Torneo de Clausura temporada 2013-2014 teniendo en consideración la realización en Santiago de los Juegos Suramericanos y le pidió que programara de manera tal de darles el máximo protagonismo posible, por supuesto que velando por los intereses de nuestros clubes asociados como es nuestro deber y obligación.

Además, debíamos tomar en cuenta que la FIFA obliga a las federaciones a terminar TODOS los torneos de Primera División el 18 de mayo debido al  Mundial de Futbol Brasil 2014, donde nosotros esperamos estar. Esta regla FIFA fue un fuerte argumento para eliminar los playoffs y programar todo el año nuestros partidos del campeonato nacional, teniendo en cuenta también la participación de clubes chilenos en copas internacionales.

En los dos fines de semana en que habrá Juegos, de los tres clubes llamados grandes sólo uno -Universidad de Chile- jugará un encuentro que es de baja convocatoria -con Iquique- en el estadio Santa Laura-SEK. No habrá, por lo tanto, ningún partido de alta convocatoria. Además, no habrá fútbol el viernes en que se inauguran los Juegos. En otras circunstancias se habría jugado ese viernes, como es lo habitual hacerlo en esos días desde hace años.

Cuando la ANFP conozca la programación de los Juegos, probablemente podamos tomar otras decisiones, como por ejemplo evitar  que se programen partidos a la misma hora en que se disputen pruebas finales de alto interés público.

De todo lo anterior es fácil colegir, salvo que exista mala intención, que “los otros deportes” han encontrado un aliado importante en el fútbol, que la convivencia puede seguir siendo pacífica y que no hay guerra con múltiples heridos y daños imposibles de calcular.

El origen de esta positiva alianza puede tenerme a mí, en mi calidad de Presidente de la ANFP, como responsable. Sin embargo, como no me gusta personalizar, el mérito es, en realidad, de todo el Directorio que presido y que es avalado en sus decisiones por el Consejo de Presidentes del fútbol rentado, que es la máxima autoridad de nuestra industria.

La colaboración que ofrecimos para el lucimiento de tan importante evento internacional, no quedó sólo en lo que he señalado. También pusimos a disposición de todas las federaciones nuestro capital humano, profesional, y nuestra experiencia para ayudarlas en lo que fuera necesario como una manera de contribuir a que no ocurra que alguna de ellas no pueda enviar a sus representantes deportivos a competir en el exterior porque carece de fondos para financiarlos.

Finalmente, aunque sobra decirlo, estimo oportuno y necesario señalar que lo decidido por la ANFP se mantendrá en pie, que el tema ya está zanjado y que si hubiese presiones desde cualquier ámbito para que eso cambie no las vamos a escuchar. Y si dichas presiones provinieran de alguna autoridad política, me temo que ahí sí que podríamos estar enfrentando una guerra con muchos heridos y daños incalculables porque para la FIFA eso es inaceptable, intolerable y castigado con penas mayores.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo