El punto negro de Gustavo Canales: Se va mal de los clubes

El delantero presionó a los dirigentes de Unión Española para mejorar su sueldo y, en caso de salir, sumaría otro antecedente a su mala relación con los directivos.

Por

 

Imagen foto_0000000120130722220541.jpg
Gustavo Canales se despide de Santa Laura / Crédito: Agencia UNO

Se iniciaba el Apertura del 2012 y pese a que la dirigencia de Azul Azul ya le había subido el sueldo tras su buena campaña en el título del 2011, el delantero prefirió abandonar el régimen de Jorge Sampaoli y aceptar una propuesta del fútbol chino. En ese momento se armó un lío de proporciones. “Mientras sea presidente, Canales no volverá a jugar por la U”, dijo Federico Valdés, timonel de la U en ese entonces. Pese a que la operación estuvo cerca de caerse, Canales partió y la relación se quebró con el dirigente azul.

Tras seis meses en el Dalian Aerbin de China, el atacante decidió regresar a Sudamérica y su nueva casa futbolística fue Arsenal de Sarandí. En el elenco argentino jugó sólo siete partidos, no anotó goles y más encima le rescindieron contrato tras dar positivo en un control doping. En su momento, el gerente deportivo del club, Carlos Bueno, señaló que “nos cambia los planes y eso genera bronca, ya que depositamos muchas expectativas en él”. Tras este duro episodio en su carrera, Unión Española le volvió a abrir las puertas.

En su segundo paso por el Santa Laura, el artillero siempre agradeció que Unión lo haya contratado pese a su lío con el doping. A poco andar, el delantero se transformó en uno de los artífices del elenco que terminó alzando la copa en el primer semestre y pese a que su nombre siempre rondó en los pasillos de Macul, desde la dirigencia hispana decían que el jugador estaba feliz con la camiseta roja. Hoy volvería a dejar Unión en medio de críticas por no mejorarle el salario.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo