Sergio Jadue: "Chile había dejado de jugar bien al fútbol"

Destaca el cambio generado por Jorge Sampaoli en la Selección, rescata los logros de su administración, reconoce errores y lamenta lo que perdió la “Roja”.

Por
Imagen foto_0000000120130723230039.jpg
Jadue analiza el presente del fútbol chileno. (Ricardo Ramírez / El Gráfico)

Por Andrés Del Brutto

Sergio Jadue se entusiasma enumerando los que define como logros de la administración que encabeza: “Cambiar los estatutos de la Anfp, cambiar los reglamentos y los tribunales. Crear un código de ética para todos los dirigentes, crear una ley de violencia en los estadios súper dura para los dirigentes y para los clubes. Crear el ‘fair play’ financiero para controlar los gastos y la inflación. Se ha reformado todo desde que hemos llegado. Eso ha sido muy importante”.

La entrevista con el dirigente calerano de 34 años transcurre en la iluminada oficina que ocupa en la sede de la Anfp en Quilín. “Esta mañana fue muy helada, pero igual salí a correr pasada las 7:00”, cuenta mientras él mismo prepara y sirve dos tazas de café.

El análisis de su período encabezando el fúbol chileno contrasta con el conflicto que tuvo que enfrentar por la programación del torneo nacional durante marzo de 2014, la misma fecha en que Santiago será sede de los Juegos Suramericanos.

Su postura, la de la Anfp, fue no suspender el torneo. Lo criticaron y acusaron de perjudicar al deporte nacional. “Teníamos razón”, dice consumado el acuerdo.

¿Qué balance hace de la forma en que se destrabó el conflicto con los Juegos Suramericanos?

El balance es positivo porque nos sentamos a conversar, que es lo primero. Mal podíamos llegar a un entendimiento sin alguna reunión. Y esa reunión se realizó en la Anfp, y en la Anfp se comunicó que el fútbol tenía razón, que no se podía parar un campeonato. ¡Si es algo que no se había parado en la mayoría de los Juegos en otras oportunidades!

¿Finalmente cedió la Anfp?

Acá hay dos cosas muy claras: por un lado, el fútbol no iba a parar. Por el otro, una frase que decía “debe parar sí o sí”. Mi pregunta es: ¿se paró o no se paró? Listo, ahí está la respuesta. Ahora, de que podamos mover los partidos, es algo que ofrecimos. Eso se acordó.

¿Cómo recibió todo lo que se dijo sobre usted durante el conflicto? ¿Siente que se ensañaron con usted?

Los comentarios los tomo de parte de quien vienen. Insisto, cuando tengo una convicción y tengo que defenderla, siempre lo voy a hacer. Así que una raya más al tigre…

Liderar la Anfp lo expone a este tipo de situaciones. ¿Siente que estas peleas las da solo? ¿Cómo juega el apoyo del directorio o de los clubes en estos casos?

Esto fue aprobado en un Consejo de Presidentes, en el que se destacó la posición del directorio de haber defendido nuestra actividad. Si bien soy la cara visible de la Anfp, detrás mío tengo un directorio y un Consejo integrado por 32 clubes de Primera y Primera B. En este caso era muy fácil salir bien parado ante la opinión pública y decir: “Se suspende el fútbol”. Pero si tengo una convicción de que estamos haciendo algo correcto, aunque sea impopular, ¿no puedo defenderla? Claro que puedo hacerlo. Detrás mío hay mucha gente, un grupo de trabajo espectacular que me ha apoyado en estos dos años y medio de gestión. Con seis gerentes para las distintas áreas y casi 100 funcionarios que se desvelan para que todo salga bien. Te digo más, hemos tenido apenas dos discusiones grandes en el directorio. Y en el Consejo todos los acuerdos se han promovido casi por unanimidad.

¿Cree que esta administración tiene enemigos?

No sé si la palabra es enemigos. Pero que hay gente que quedó muy dolida y que perdió mucho con la postura que escogió en las últimas elecciones de la Anfp, donde gran parte del periodismo jugó un rol muy subjetivo, es cierto. Yo no sé si hablar de enemigo, pero a mí me llama la atención que un editor periodístico de un medio tuitee 20 veces al día sobre mi persona. Es extraño, raro. Y después, qué le puedo pedir a ese medio. No pasa inadvertido. Yo creo no haberle hecho daño a nadie en mi vida. Y si me gané enemigos son “políticos-deportivos”.

Más allá de la unanimidad que cita, hay clubes que tienen visiones diferentes a su administración. Uno de ellos es O’Higgins. ¿Cómo es tu relación con ese club?

Eso es legítimo. No hay ningún inconveniente, tienen derecho a tener su visión. Mi relación es con… bueno, lo que pasa es que O’Higgins es un club bien extraño. Para temas políticos, es un dirigente. Para temas comerciales, es otro. Para temas operativos… Para todo hay de todo. Pero está bien, es la forma en que ellos trabajan. Si bien es cierto que han sido protagonistas en los últimos años del fútbol chileno, no han ganado nada y últimamente no les fue bien deportivamente porque no clasificaron a torneos internacionales. Si les resulta, fantástico por ellos. Mi relación con todos los clubes es institucional, no hay diferencia. Distintas son las relaciones personales: con la mitad de los presidentes de clubes soy amigo.

Usted proviene justamente de la presidencia de un club. ¿Es imprescindible esa experiencia?

Es un requisito sine qua non para conocer la realidad de los clubes. Para estar sentado en este sillón (señala hacia su escritorio) y administrar el fútbol, primero hay que haber administrado un club. Y ojalá un club que no sea de los de mayor convocatoria. Porque las realidades son distintas. En clubes como Unión La Calera, cuesta mucho alcanzar buenos momentos. Entonces uno atesora esos detalles de forma especial: por eso siempre pondero el ascenso del club como el momento más importante y alegre de mi carrera como dirigente. Nunca olvidaré aquel día que vivimos junto con mi hijo.

CLUBES SANEADOS

¿Cómo funciona el “Fair Play” financiero?

Los clubes no podrán gastar más del 70% de sus ingresos en jugadores y cuerpo técnico. El resto puede ir a fútbol formativo e infraestructura. La Anfp deberá revisar y autorizar los presupuestos a través de su Unidad de Análisis Financiero. Eso nos tiene muy contentos y motivados para seguir sacando adelante la actividad. Le encargamos un estudio a la consultora Econsult que arrojó que si bien es cierto que somos uno de los países en el mundo donde más se gasta en consumo deportivo, nuestro fútbol está totalmente inflacionado.

¿Qué pasará con los clubes que no cumplan la norma?

No queremos mezclar las sanciones económicas con las deportivas. Por ejemplo, si club tiene los recursos y quiere gastar más de ese 70%, tendrá una multa igual al gasto extra realizado. Es decir, si por ejemplo un equipo gasta 300 mil dólares más, deberá pagar 300 mil dólares de multa a la Anfp. Ese dinero se repartirá de manera igualitaria entre el resto de los clubes de su división que sí cumplieron la norma.

¿Y los clubes que no cumplan con destinar el 30% de sus recursos a otras áreas?

Imposible. No serán autorizados a competir: no podrán inscribir jugadores, sus refuerzos no podrán entrenar ya que no cumplirán la ley laboral. Pero, más allá del ejemplo, lo importante es que cumplimos 80 años de fútbol profesional, somos una de las diez ligas más importantes del mundo según la IFFHS, de una vez por todas tenemos que ponernos los pantalones largos. Eso implica que dejemos de inflacionar esto… en Alemania el fútbol se autofinancia, ¡imagínate!  Éste es el paso necesario para sanear las instituciones.

¿Cuándo comienza a operar este reglamento?

Ya está en funcionamiento, tenemos en la Anfp todos los presupuestos. Durante este torneo, más que sanciones haremos advertencias y amonestaciones escritas. Pero desde enero, la sanción será económica y con el rigor que acabo de mencionar.

LA MARCA SELECCIÓN
¿Ha identificado errores en su mandato? ¿Qué le hubiese gustado hacer de otra forma?

Sí, claro que hay errores… Todos nosotros participamos en una polarización tremenda durante las últimas elecciones de la Anfp. Muchos, si no todos, cometimos errores en ese momento. Polarizamos algo que no debiese haberse polarizado nunca. De verdad fue una locura.

¿Se cometieron errores con Claudio Borghi?

Nosotros elegimos al técnico que nos parecía que reunía las condiciones y que Chile entero y los medios querían. Tuvimos una normal participación en Copa América y un gran inicio de la Clasificatoria. Pero después… vino un período…

¿Después de los partidos con Bolivia y Venezuela?

No… antes de esos partidos… pero no lo voy a decir en una entrevista… es para un libro entero. Lo que sucedió en los meses de julio a noviembre de 2012 con la Selección son todas las cosas que no se debería haber hecho nunca.

¿Qué cosas?

Pasó en todo ámbito de cosas, deportivo y administrativo. Hubo situaciones en partidos amistosos súper complicadas. Me refiero a la derrota con Ecuador en Nueva York. Hubo situaciones en los viajes de las clasificatorias… La manera en que se perdió con Ecuador y Colombia. Y después el partido en Suiza que define la salida del técnico…

¿Puede entregar detalles?

Es muy difícil. Mira, no quiero abrirme tanto. Recuerdo las reuniones de directorio, la presión del país entero para sacar a Claudio después del partido con Argentina.

¿No tendrían que haberlo hecho en ese momento?

No. Te lo digo muy simple. Si lo sacábamos ahí, no teníamos técnico hasta diciembre, cuando terminaban los campeonatos. Los técnicos que queríamos estaban todos trabajando. No podíamos dejar al equipo parado y no quisimos suspender el amistoso con Serbia.

¿Se dañó la marca Selección durante el proceso de Borghi?

Nada. Increíble. En lo comercial, no se dañó. Lo que más dejó sinsabor en la gente y en mí es que Chile había dejado de jugar bien al fútbol. El equipo se había desarmado.

¿Eso se lo comentó a Borghi antes de su salida?

Sí, después del partido con Colombia. Pero era evidente… ir a Ecuador y apenas pasar la mitad de cancha…

¿Qué cambió con Sampaoli?

Fácil: cambió el switch de forma automática. Y luego vino la derrota injusta ante Perú, el gran triunfo sobre Uruguay, Paraguay y Bolivia, el regreso de David Pizarro.

¿El caso Aránguiz fue una señal?

Si no es el mejor, es uno de los tres mejores jugadores del torneo nacional. Y su explosión vino de la mano de Jorge. Eso no lo descubro yo. Pero aquí hay un respeto por la Selección que Sampaoli ha transmitido a sus jugadores súper importante. El que no lo ha entendido ha quedado marginado y no vuelve nunca. El caso de Charles dolió por la forma y por quién era. ¿Cómo te vas a quedar dormido para ir a entrenar con la Selección? Ojo, Aránguiz no fue un chivo expiatorio, pero su caso dejó una señal.

¿Volverá Aránguiz?

Eso depende del técnico. Queda poquito para saberlo. El 14 de agosto hay un amistoso y en los primeros días del mes conoceremos la nómina.

Antes de terminar, ¿cómo convenció a Hugo Tocalli?

Fue complicado. Le dijo dos veces que no a Colombia, donde está su amigo Pekerman. La última vez que nos reunimos hablamos dos horas de todo. Y al final se decidió. No te olvides que yo soy de familia de comerciantes…

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo