Galería: Otros "aprietes" que han remecido el fútbol chileno

Lamentablemente las amenazas denunciadas por parte de Colo Colo, no es algo nuevo en nuestro país. Aquí algunos casos.

Por

Juan Manuel Ramírez
El relator deportivo empezaba a hacer sus primeras armas como DT en Lota Schwager, pero a poco andar su relación con el entonces presidente, Bernardo Ulloa, empeoró. A tanto llegó la enemistad que Ramírez terminó renunciando y acusó al timonel de amenazarlo de muerte en dos ocasiones.

Marcelo Barticciotto
A fines del 2010 Marcelo Barticciotto lideraba una lista que buscaba sacar a Cristián Varela de la Corporación. Sin embargo, el proceso eleccionario empezó a ser cuestionado, cuando el movimiento del ex 7 albo, denunció amenazas de muerte contra algunos de sus integrantes. Barti terminó siendo agredido.

Carlos Muñoz
Colo Colo era dirigido por Ivo Basay el 2011 y el momento albo no era de los mejores. Todo empeoró cuando el goleador porteño aseguró haber recibido amenazas y presiones por parte de Pancho Malo, por ese entonces líder de la Garra Blanca. Al jugador lo interceptaron en su auto y lo llamaron por teléfono.

Luis Musrri
Hace sólo unas semanas, cinco hinchas de Coquimbo llegaron hasta la práctica del equipo para pedir la salida del DT. Lo grave fue que los fanáticos piratas portaban un arma blanca y tras una serie de insultos, lo amenazaron de muerte. Si bien el ex capitán azul siguió en la banca, hace unos días se oficializó su salida.

Víctor Hugo Castañeda
El año 2010 el ex volante comandaba a un Deportes La Serena que no levantaba cabeza dentro de la cancha y todo empeoró cuando al DT le comenzaron a hacer una serie de llamadas anónimas que pedían su salida. Además, se confirmó también que el presidente, Mauricio Etcheverry, también sufrió un percance similar.

Patricio Basualto
Al juez de línea jamás se le olvidará el Superclásico del 2010. Ese día se le cayó el banderín y por ello no vio un claro offside que terminó en gol de Colo Colo. Tras el hecho, Basualto comenzó a recibir amenazas de muerte a él y a sus padres, quienes recibían constantes llamadas a altas horas de la madrugada.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo