Con poco hace mucho: Así se forjó el auspicioso presente de San Luis en la B

El conjunto quillotano tiene uno de los planteles más jóvenes del profesionalismo. Con campaña casi perfecta, los Canarios tienen un sólo objetivo: ascender a Primera.

Por

Imagen foto_0000000120131007165346.jpg

San Luis se abraza. El domingo ante Colo Colo esperan continuar celebrando. (Agencia Uno).

Rodrigo Realpe Varela

@Rodrealpe

“Todos aspiramos a seguir creciendo. Todos aquí tenemos una meta: ascender”. En Quillota, no hay otro objetivo que no sea conseguir el ascenso a Primera. La convicción está viralizada en el plantel, en la ciudad, en todos lados, y el goleador del equipo, el joven paraguayo Cris Martínez así lo refleja. “Dios quiera que podamos subir el próximo año. Con humildad daremos todo fecha a fecha. En lo grupal estamos trabajando al cien por ciento para lograrlo. Somos conscientes que no será fácil y que aún falta mucho por delante”.

En San Luis los números no mienten. Y las cifras son escalofriantes. En nueve partidos disputados el equipo de Miguel Ponce ha ganado en ocho presentaciones, y en una empató. Nunca perdió. Anotó 22 goles y apenas le convirtieron 4. Así los Canarios ostentan 25 puntos, de 27 posibles.

En su estructura, San Luis es un plantel joven, donde el promedio de edad no supera los 23 años. El delantero Cris Martínez, el arquero Fernando De Paul, y el volante Jean Meneses se alzan como las grandes revelaciones de la actual campaña. Pero el nobel equipo también es integrado por experimentados jugadores como Boris Aravena y Patricio Pérez, quienes le han entregado madurez y equilibrio al equipo. 

Cris Martínez tiene 20 años y a su cuenta, en esta temporada, ya ha convertido 7 goles. “Aquí lo fundamental es entrenar. gracias al trabajo y a los objetivos que nos hemos planteado hemos podido lograr este nivel. Pero debemos estar tranquilos y convencidos”, confiesa Martínez que con 17 años llegó a la Quinta Región, y su adaptación fue lo más difícil que le tocó vivir. A Chile llegó gracias a Manuel Neira, quien lo tuvo que hospedar durante tres meses, y casi de casualidad. “Fueron a ver a otro chico, pero terminaron trayéndome a mí. Lamentablemente sufrí una lesión al hombro que me tuvo bastante tiempo sin jugar”, revela Martínez quien reconoce que extraña a la familia. “Se les echa de menos, pero espero que esta racha goleadora sirva para que el esfuerzo valga la pena”.

Fernando de Paul es otro que llegó con una carga parecida a Quillota. Con 22 años, el portero llegó proveniente de Unión de Álvarez, Argentina, a través de una empresa llamada Academia Rosario Sport. Así, en 2009 y con 18 años debió adaptarse y pelear un cupo por quedarse en San Luis. “Fue difícil, más encima estar lejos de la familia costó más. Pero me encariñé con la gente, con el club, con la ciudad, y espero coronar todo eso con un ascenso”, revela el amigo de Juan Ignacio Duma.

De Paul le entrega, gran parte de la campaña, al técnico Miguel Ponce. “Tiene mucho que ver con nuestro presente. Pese a que no hicimos una buena campaña el semestre pasado, se le respetó, nosotros confíamos en él y hacemos lo que nos pide”.

“Somos un grupo joven, con compañeros con experiencia. Estamos muy motivados, porque a partir de los resultados es que vamos madurando”, sentencia el rosarino.

Colo Colo, el próximo objetivo

 

Este domingo a las 16:30 horas, San Luis visitará a Colo Colo por la revancha de los octavos de final de Copa Chile. Y el objetivo no varía. La tarea es sacar al Cacique del camino, y así ahondar su crisis.

“Será un partido lindo, estamos con toda la ilusión de ganar la llave, de seguir haciendo bien las cosas. Sabemos que nos enfrentamos a un rival de los mas grandes de Chile”, afirmó Fernando De Paul, quien reconoce que “pese al difícil momento que están atravesando, no podemos descuidarnos. Ellos tienen jugadores de sobra para revertir la situación”.

En domingo, en Macul, el conjunto quillotano intentará extender un fin de semana más su demoledora campaña.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo