Entrevista con Mario Salas: "En el próximo Mundial quiero superar lo de Turquía"

Para el nuevo proceso contará con algunos que vienen de la Sub 17 y cerca de medio centenar de muchachos que pudo captar tras una gira por provincias.

Por

 

Imagen foto_0000000120131008080753.jpg
“Confío en que esta camada sea igual de buena y que se ponga a la altura de sus predecesores en la Roja”, comentó Salas.

Por Eduardo Bruna

“Lo de Turquía me dejó una espinita clavada. Espero sacármela en el próximo Mundial”.

Es Mario Salas, afrontando un nuevo desafío. Con la ilusión de siempre y la fe renovada. Porque a pesar de que su equipo no logró acceder a semifinales a causa de una jugada tan postrera como desgraciada, lo hecho por la Roja sub 20 a él le demostró que se puede. Que, más allá de que ya no podrán estar jugadores que supieron ponerse a la altura de las circunstancias, nuestro fútbol sigue siendo capaz de producir valores que, bien enfocados y con hambre de gloria, pueden pararse de igual a igual frente a cualquiera.

Desde su regreso al país, a mediados de julio, había guardado silencio. Un poco porque se merecía el descanso después de tanta tensión y tanto desgaste. Bastante porque el final, tan abrupto como inesperado, lo había dejado con un mal sabor de boca que él pensó aconsejaba la meditación antes que el juicio en caliente y hasta apresurado. La paz, tal como pensaba, la encontró en Viña del Mar, junto a su señora y a su hijo, aunque aclara que el conformismo no apareció en ninguna de sus incontables búsquedas.

Dice Salas: “Todos lamentamos esa jugada desgraciada del último minuto del alargue y es natural. Era una pelota blanda, fácil de rechazar o de atrapar, en el caso de Melo, pero los tres muchachos ubicados en la línea se confundieron pensando que el otro la sacaría y producto de esa desinteligencia el balón entró mansamente en el arco, decretando nuestra derrota y nuestra eliminación. ¿Pero sabes? Yo no me quedo en ese análisis, que para mí es superficial. Nuestra eliminación se produjo por no haber sabido asegurar el partido cuando debimos haberlo hecho”.

Viene de recorrer el sur y el norte de nuestra geografía futbolística. Puerto Montt y Arica fueron los extremos de una búsqueda que el cuerpo técnico de las series menores, con Hugo Tocalli a la cabeza, cree imprescindible previo al nuevo proceso. Como el propio Mario Salas aclara “a los chicos de los clubes capitalinos los conocemos de sobra, porque los estamos viendo semana a semana, pero como eso no sucede con los muchachos de cuadros provincianos, recorrimos el país viendo quiénes podrían ser considerados para los tres procesos que ya se iniciaron: la Sub 15, la Sub 17 y la Sub 20. En estas semanas hemos observado un universo de aproximadamente 700 u 800 jugadores de 26 equipos, aproximadamente”.

-Con miras al nuevo proceso tu tarea es bastante dura. Ya no podrás contar con muchachos que fueron importantísimos en el equipo que te tocó dirigir. Te nombro sólo a Darío Melo, Igor Lichnosvki, Valber Huerta, Bryan Rabello y Nicolás Castillo, para no hacerte la lista más larga.

Es verdad. En el fútbol se producen de tanto en tanto generaciones de buenos jugadores y creo que a mí me tocó la suerte de dirigir un grupo de muchachos con muchas condiciones. Sin embargo, confío en que los que vienen estarán a la altura de sus predecesores. Te puedo decir que luego de esta gira de captación que hicimos por diversas ciudades del país sólo para mi serie, la Sub 20, cuento con 50 muchachos, aproximadamente, dignos de ser tomados en cuenta. Algunos están en la categoría “pre peleccionados”, otros entre los considerados “citables” y el resto entre aquellos que nosotros denominamos “a seguir”, es decir, que mostraron condiciones para continuar siendo observados.

-Esta vez tendrás a favor un factor con el que antes no contaste: si para el Sudamericano clasificatorio recibiste un equipo formado por Fernando Carvallo, ahora todo corre por cuenta tuya.
Es cierto, aunque la ventaja yo la veo más bien por el lado del tiempo.  Quiero decir que esta vez contaré con todo lo que resta de este año y el siguiente para lograr conformar un equipo tan competitivo como el que vimos en Turquía. Conociendo a Fernando (Carvallo), siempre tuve la seguridad y la tranquilidad de saber que me iba a hacer cargo de un equipo con buenos jugadores, buenos fundamentos y bien trabajado.

-Cuando dices que el Mundial turco te dejó una espinita clavada, ¿significa eso tristeza, bronca, frustración?
Un poco de todo. Y es que estuvimos tan cerca de meternos entre los cuatro primeros… Pero como te dije, nuestra derrota no se produjo por esa jugada desgraciada del último minuto. Estuvimos en ventaja dos veces y en ambas oportunidades dejamos ir ocasiones claras de haber anotado otro gol que prácticamente nos dejaba en semifinales.

-Me imagino que te costó mucho levantar el ánimo de los jugadores…
Imagínate. Habíamos estado a segundos de llegar a la definición por penales, donde podía pasar cualquier cosa, y sin embargo nos quedamos fuera. El camarín era un funeral, porque la tristeza de haber perdido de esa forma caló muy hondo. Yo sólo les dije que teníamos que quedarnos con la tranquilidad de saber que se había entregado todo, que nadie había mezquinado el esfuerzo por llegar a semifinales y que en el fútbol estas cosas pasan.

-¿Te parece que el equipo supo ponerse a la altura de las circunstancias?
Sí, claramente. Y eso fue lo que más tranquilo me dejó. Sin duda, en el Mundial se vio un equipo superior al que habíamos visto en el Sudamericano clasificatorio. Creo que te dije: me pareció que en Mendoza cometimos el error en algunos pasajes de algunos partidos de mostrar las líneas muy separadas, facilitando de esa forma la tarea del rival. En Turquía eso lo mejoramos bastante. Fue una Roja que manejó más y mejores conceptos que los que manejó en el Sudamericano. Aparte, el aspecto conductual fue yo diría irreprochable, y ya no tuvimos que lamentar tanta tarjeta amarilla ni tantas expulsiones como las que sufrimos en los juegos clasificatorios.

-Todo indica que tu prédica surtió efecto.
No creas que fue necesario predicar tanto… Es que todos, sin excepción, entendieron que jugar un  Mundial es una experiencia a veces irrepetible y nadie quería perderse nada. A mí me dejó muy contento ver a un grupo de muchachos muy enfocados, muy serios, muy profesionales, deseosos de hacer historia. Creo que eso la prensa y el hincha supieron valorarlo. Si alguna vez supimos de una crítica, ésta fue siempre en el terreno futbolístico, algo que yo considero absolutamente legítimo y ante lo cual jamás voy a molestarme. Pero nadie pudo decir que este jugador llegó pasado de copas, que este otro se salió del régimen disciplinario o que un grupito se escapó del hotel a altas horas de la madrugada.

-Algo que, desgraciadamente, más de una vez hemos visto en nuestros equipos y en nuestras selecciones.
Es verdad. Pero acá eso nunca pasó. Todos tenían hambre de hacer historia, de llegar lo más alto posible. Y el comportamiento fue por completo coherente con ese objetivo. Más allá de la tristeza que todos sentimos  por no haber podido seguir avanzando, a mí por lo menos me quedó la satisfacción y el orgullo de haber estado al frente de un grupo extraordinario.

-¿Alcanzaste a pensar en ese partido contra Francia?
Por supuesto. Quien no tiene fe e ilusiones mejor se dedica a otra cosa. Era el rival que nos habría tocado en caso de pasar a semifinales. Un equipo buenísimo,  que por algo fue el campeón, pero al cual habríamos enfrentado con la misma decisión y personalidad que el equipo mostró durante todo el campeonato.

-Como sea, la campaña de Turquía te dejó una vara bastante alta. Y si hablas de querer sacarte la espinita, significa que no puedes aspirar a menos que a las semifinales.
Primero habrá que clasificar en el Sudamericano del verano de 2015, que tendrá doble objetivo, puesto que habrá cuatro plazas para el Mundial y dos para los Juegos Olímpicos de 2016, en Brasil. Si clasificamos, por cierto la meta tiene que ser superar lo hecho en Turquía. ¿Por qué no? Yo, al menos, ya trabajo con esa ilusión.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo