Reventa: la ilusión colombiana y chilena para ver la "clasificación"

Una Barranquilla plagada de colores, pero también de cientos de revendedores de boletos, aguarda con ansias el partido de mañana en la tarde.

Por

 

Imagen foto_0000000120131010071858.png
Chile jugará el partido a estadio lleno.

Por Rafael Verdugo, desde Barranquilla

Expectación, luminosidad y esperanza. Son tres conceptos que quedan chicos para describir la última semana clasificatoria que vive la zona costera de Colombia.

Específicamente Barranquilla, ciudad que es atravesada por uno de los ríos más grandes del país, el Magdalena, alberga a millones de habitantes que esperan con ansias firmar con Chile su paso a un Mundial que les ha sido esquivo por dieciséis años.

Pero sólo cerca de 40 mil son las personas que podrán disfrutar quizá ese esperado momento. Los tickets que ya se habían agotado en la preventa, son por estos días más valiosos que la misma agua, entendiendo las altas temperaturas y humedad que conviven con aquellos que prefieren no resignarse.

“La popular por estos días cuesta alrededor de 350.000 mil pesos colombianos (92 mil pesos chilenos). Varios grupos de revendedores se prepararon con anticipación, yo sé de uno que juntó cerca de 18 millones pesos colombianos para pasarle a distinta gente, especialmente jóvenes a los que les pagaban 30 mil por hacer la fila”, comentó Carlos Casablanca, un taxista del sector que colinda el estadio Metropolitano. De todas formas para quiénes ni con esa “opción”, que no es fiscalizada por la policia que en varias ocasiones se encuentra sólo a un par de metros de los sujetos en cuestión, podrá ingresar al complejo, tendrá la alternativa de presenciar el pleito en varias pantallas gigantes distribuídas en varios puntos de la ciudad.

Y es que la efervescencia en el ambiente es máxima. Eso sí, a diferencia de otros países, sin destrozos ni violencia, al contrario. Son cuadras y cuadras repletas de comerciantes con las camisetas de la selección cafetera, en su mayoría con la 9 de Falcao en la espalda, y cientos de otros productos alusivos a ella.

“Barranquilla es una ciudad sumamente acogedora y alegre, ahora el optimismo es total, pero no de triunfalismo. Nosotros organizamos el tercer carnaval más grande del mundo, que es patrimonio oral e intangible de la humamidad, estamos acostumbrados todo el año a vivir en fiesta”, señalo Melissa Martínez, periodista y presentadora de RCN.

La Roja quiere ganar mañana en un escenario adverso.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo