Columna de Colo Colo: Don Gustavo Benítez, por favor váyase

¿Qué novedad se podría escribir en estas líneas? ¿Algo que ya no hayamos leído previamente? ¿Cómo no caer en la monotonía?

Por

Imagen foto_0000000120131014132402.jpgRicardo Benavente

@RicardinhoGauch

Columna del movimiento Colo Colo de Todos

FB de Colo Colo de Todos

@ColoColodeTodos

¿Qué novedad se podría escribir en estas líneas? ¿Algo que ya no hayamos leído previamente? ¿Cómo no caer en la monotonía?

¿Tocamos fondo? ¿De quién es la culpa? ¿Es posible sentir aún más pena, rabia y vergüenza? ¿Hasta cuándo seguiremos coleccionando récords negativos? ¿Dónde está la autocrítica de los dirigentes? ¿Por qué Benítez no renuncia? ¿Estará esperando irse millonariamente indemnizado, como sus antecesores? ¿Es Salah quien no lo deja partir, porque con eso él también pierde apoyo? ¿Qué pasa por la mente de los jugadores? ¿Podrá alguien recuperarlos psicológicamente? ¿En qué nivel físico están? ¿Podrán mejorarlo?

Me encantaría hablar exclusivamente de fútbol, pero no es posible. Los problemas de Colo-Colo no están únicamente en la cancha. Sí es el lugar donde, semana a semana, partido a partido, los hinchas podemos ver desde cerca lo mal, lo terriblemente mal que estamos. Esto es un calvario, no exagero. Dirigentes, cuerpo técnico y jugadores ya se avergüenzan de seguir dando excusas. Es que, ciertamente, tampoco tienen a mano las posibles respuestas para salir de esta profunda crisis, o de cómo, siquiera, poder minimizarla en parte. Se debe apagar el incendio, pero la realidad nos muestra que las llamas se siguen expandiendo, y no sabemos hasta dónde pueden llegar. Hace menos de un año, Omar Labruna ganaba la fase regular del Torneo de Clausura, dándole al Cacique el derecho a disputar, o a participar en la Copa Sudamericana. El equipo venía en alza, hasta el famoso choque del trasandino. Un episodio totalmente extrafutbolístico, que terminó sentenciando al DT y marcando el paupérrimo destino del conjunto albo. Es cierto que de ese equipo perdimos tres importantes figuras como De la Fuente, Millar y Carlos Muñoz, el goleador. Sin embargo, estoy seguro que nadie imaginó que el equipo llegaría a este nivel, que el cambio iba a ser tan extremo como hasta ahora, que ni siquiera podemos saber si tocamos fondo o no.

Todos los estamentos están mal, también la mancomunión entre ellos. Los cambios deben venir. Blanco y Negro, tarde o temprano deberá asumir su fracaso, entender que sus negocios están en otros rubros, muy diferentes al fútbol, tomar sus cosas e irse. Se habrán dado cuenta que no bastó con asesorarse con un par de “hombres de fútbol” como Arturo Salah, si al final terminarían siendo empleados que sólo acatarían órdenes de sus jefes, y que incluso serían capaces de hacer declaraciones en la prensa, que sólo buscarían favorecer a sus empleadores, perdiendo toda credibilidad con la que alguna vez contaron en el medio. No sabemos cuánto tardarán en irse estas personas tan ajenas a Colo-Colo, pero sí estoy seguro que no podrá pasar mucho tiempo más. Luego, y con respecto a los jugadores, sólo se podrán hacer cuatro incorporaciones para el próximo campeonato, ninguno de los cuales puede ser una apuesta. Que inviertan los dirigentes en jugadores de calidad. Jugadores que debe elegir nuestro próximo DT, tan pronto sea posible. Ahí también pueden invertir, en tiempo, no dejen pasar más fechas. Sabemos que el cambio más rápido que se puede hacer es que se vaya Gustavo Benítez, en lo posible hoy mismo. Siempre se ha cortado por el hilo más delgado y muchas veces lo pagan injustamente algunos adiestradores, pero en casos como estos no queda otra alternativa. La única forma de descomprimir en parte el ambiente colocolino, es con un cambio. Debe llegar un líder y el paraguayo nos confirma, semana a semana, que no lo es. Vemos a Giarusso gritando y aplaudiendo desde la banca, intentando motivar. También a Héctor Tapia dando instrucciones. El paraguayo, en cambio, se ve sin energía, desmotivado y seguramente con esto logra contagiar a sus jugadores mucha frustración y pesimismo. Los resultados no pueden ser peores, con eliminaciones totalmente vergonzosas, con rivales de segundo y tercer orden, tanto en la Sudamericana como en Copa Chile. Mañana puede ser demasiado tarde, no hay más tiempo que perder.

En cuanto al partido en sí,  nos superó claramente, y en partidos de ida y vuelta, un equipo de la Primera B. Muy puntero de su serie será, pero San Luis de Quillota participa en el Torneo de la Primera B. Y, tranquilamente, ganó ambos cotejos y nos convirtió nada menos que seis goles. Vemos muchos rendimientos individuales bajísimos, y sobretodo el nulo funcionamiento colectivo. Queremos al Domínguez de Audax que llegó a la Selección. Al Crovetto que ganó el Campeonato Nacional con Huachipato. También a los Vilches y Olivi de Audax, aunque a estas alturas me queda poca fe. Mena se vio superado en demasiadas ocasiones. Jason Silva y Vecchio, dos que ponen la pelota al piso, terminaron peleando con hinchas y rivales, respectivamente. Demostraron que están con la cabeza en cualquier parte, desesperados, idos. Por lo mismo, ambos fallaron ocasiones increíbles cerca del punto penal. Lo mismo Toledo, aunque éste tiene como agravante que ni siquiera pudo parar una sola pelota en el partido. Lo único rescatable fue el ingreso de Delgado, quien se dio maña para encarar, ganar línea de fondo y crear faltas a favor, mostrando habilidad y velocidad. Por favor más minutos para el chillanejo, a ver si contagia a sus compañeros y les hace cambiar de actitud.

Ahora sólo nos queda el Torneo de Apertura. Pero sólo para participar, claro, porque no existe ninguna opción de pelear arriba, y con el nivel mostrado ni siquiera se ve la opción de llegar a un puesto en la liguilla que entrega un cupo para la Libertadores. Estamos a 7 puntos del 5° lugar, pero aún falta jugar contra rivales de mayor envergadura a los que hemos enfrentado, y si todo sigue igual, sólo nos queda seguir pasando vergüenzas. Por favor, don Gustavo Benítez, váyase y no permita que Colo-Colo siga en picada. Tome sus cosas, usted sabe que ya no le encontró la vuelta al equipo. Nos haría un favor a los hinchas, y contribuiría a que Arturo Salah también medite su permanencia. Quedémonos todos con el recuerdo exitoso de su primera etapa, y dejemos hasta aquí la segunda. Por el bien suyo, por el bien nuestro, por el bien de Colo-Colo.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo