Entrevista con Elías Figueroa: "Sueño que la Roja juegue en Porto Alegre"

El gran Mariscal, único extranjero embajador del Mundial de Brasil, da por hecho que el público gaúcho se transformará en incondicional de la Selección de Sampaoli.

Por

 

Imagen foto_0000000120131016081204.jpg
“Si antes estaba seguro que la hinchada del Inter hará fuerza por nosotros, después  del éxito que está teniendo Eduardo Vargas creo que ocurrirá lo mismo con la gente del Gremio”, dice.

Por Eduardo Bruna

Como embajador de Porto Alegre para el Mundial de Brasil 2014, Don Elías no oculta su entusiasmo y su ilusión de ver a la Roja en la ciudad donde alcanzó su máxima estatura futbolística, más allá de haber militado antes en el Peñarol campeón del mundo de clubes de la época y uno de los mejores equipos de la rica historia del fútbol uruguayo.

Señala el Maestro que “el panorama para la Selección es mucho mejor ahora que el que yo veía durante el verano, cuando El Gráfico fue a Viña del Mar a hacerme una nota. Aquella vez dije, sin temor a equivocarme, que si la Roja clasificaba lo más probable es que se le designara Porto Alegre como sede, porque el país organizador ubica a los participantes lo más cerca posible de sus territorios, por una razón económica natural y muy poderosa. Los gaúchos saben que Chile en Porto Alegre va a significar una afluencia multitudinaria de hinchas chilenos, con todo el beneficio monetario que eso implica para el comercio y la hotelería”.

-¿Por qué dices, Elías, que el panorama es ahora incluso mejor?
Porque aquella vez yo afirmaba que la hinchada del Internacional va a estar incondicionalmente con la Roja, por el cariño que la gente todavía me profesa y que, por lo demás, fue siempre correspondido. Ocurre que después llegó Eduardo Vargas al Gremio, y la buena campaña que viene haciendo me lleva a pensar también que esa hinchada va a estar siempre con nosotros, excepto, claro, que nos tocara enfrentar ahí a Brasil.

-En otras palabras, según tú tendríamos el respaldo incondicional de los dos clubes que se disputan el público futbolero de Porto Alegre…
Es lo que yo, conociendo al público gaúcho, pienso y creo. Es gente muy cálida, muy querendona, que respeta mucho a sus ídolos y jamás los olvida. ¿Con quién más va a estar la gente del Gremio si ven que Vargas, que está alcanzando una gran estatura en el equipo, es jugador de la Roja?

-¿El clima sería también un aspecto a favor nuestro?
Por supuesto. El verano es bastante caluroso, pero el Mundial se va a disputar en meses invernales, y por esa época en Porto Alegre hay incluso hasta un poco de frío. Por todos esos aspectos, sería la sede ideal.

-Salvo que, por cercanía geográfica, nos la ganara Uruguay si vence a Jordania en el repechaje.
Es verdad. Sería la única selección que podría sacarnos de Porto Alegre. Yo creo que Uruguay va a clasificar, porque futbolísticamente es más que Jordania, pero confío en que mi cargo de embajador de la ciudad para el Mundial nos ayude para quedarnos allí.

-De no ser Porto Alegre, ¿qué otra sede te gustaría para la Selección?
Sao Paulo, sin ninguna duda, pensando que lo más probable es que Brasil juegue de preferencia en Río de Janeiro. Su clima de invierno es también bastante benigno, cosa que no encontraríamos de jugar en el norte. Lo otro es que el hincha chileno igual va a llegar en forma masiva.

-¿Te parece bien aspectada la Roja para el Mundial?
Sin ninguna duda. El equipo ha demostrado que se para de igual a igual frente a cualquiera. Lo sufrió España, el campeón del mundo nada menos, y para qué decir Colombia, que durante ese primer tiempo recibió un toque inolvidable y un 0-3 que no estaba en los cálculos de nadie.

-¿Qué crees que pasó en el segundo tiempo?
Mantener ese altísimo nivel durante 90 minutos es muy, muy difícil. El equipo corrió mucho y la humedad también pasa la cuenta. Aparte, Colombia se jugó con todo y se vio favorecido luego que  quedáramos con un jugador menos. Igual el declive fue demasiado, pero debe ser Sampaoli quien saque las conclusiones de por qué nos pasó eso en la segunda etapa.

-¿Crees que en el empate final a tres goles haya tenido alguna responsabilidad el árbitro brasileño Paulo Oliveira?
No, no creo. Si el tipo hubiera estado predispuesto contra Chile, o para favorecer a Colombia, no habría cobrado ese penal a Eduardo Vargas. No le habría costado nada, y sin embargo lo marcó sin dudar.

-¿Qué actividades has realizado en tu cargo de embajador de Porto Alegre?
La última actividad fue hace dos meses, en Dubai. Fui enviado con el fin de difundir el Mundial y las bondades de la ciudad. Conmigo me llevé libros y folletos promocionales. Hablé para un auditorio de cientos de personas, todas, por cierto, ligadas de una u otra manera al fútbol.

-¿Y qué viene ahora para el embajador de Porto Alegre?
En noviembre deberé viajar a Mónaco. Sólo falta definir la fecha. Ya me advirtieron que mi labor promocional como embajador de la ciudad irá en aumento conforme se acerque el Mundial.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo