Los líderes del futuro protagonizarán un Clásico Universitario caliente

Universidad de Chile y Universidad Católica animarán este domingo la edicíon número 176 del Clásico Universitario

Por

Por Demid Herrera

Cuando la selección sub 20 de Chile consiguió su clasificación al Mundial de la categoría, muchos hablaron de una generación dorada. La gran calidad de jugadores que sumaban varios minutos en la Primera de sus clubes auguraba un buen destino y todo esto comandado por dos líderes tan apoyados como distintos: Nicolás Castillo e Igor Lichnovsky.

Tanto el delantero de la UC como el defensor de la UC se transformaron en referentes del camarín de la Rojita, que más allá de caer dramáticamente con Ghana en los cuartos de final de ese torneo, marcó un antes y un despues para las dos futuras estrellas, que protagonizaron más de un de egos, tanto dentro como fuera de la cancha.

“En verdad se puteaban harto en la cancha y en uno de los partidos de fase de grupos hubo un cruce bien fuerte que no fue tomado por la televisión. Tenían personalidades muy fuertes y eso hizo que contrastar más veces que las que coincidieron, pero no me atrevería a hablar de una mala relación”,   comentó uno de los periodistas que cubrió el certamen y estuvo cerca de la concentración del equipo de Mario Salas.

Más allá de que fue con la camiseta chilena cuando les tocó compartir, la carrera de ambos en sus clubes siempre estuvo ligada y allí nació una rivalidad acerrima que tuvo su punto más álgido el año 2011 en el marco de una de las finales en divisiones inferiores cuando Lichnovsky estuvo a cargo de la marca de Diego Rojas y el partido terminó con el zaguero fuera de sí, al punto que en pleno juego salió unos instantes de la cancha para discutir con los hinchas presentes en el partido.

El amargo episodio fue el inicio de una rivalidad que sin duda tuvo ese mismo año otro de sus capítulos importantes, pues el debut de Lichnovsky  en el fútbol profesional, el 21 de noviembre, fue precisamente ante los de la franja.

“Me costó mucho dormirme la noche anterior. Soñé con un gol incluso, pero era mucho pedir. La verdad nunca soñé debutar en un clásico” fueron las palabras del oriundo de Peñaflor, que seis meses después cumpliría ese deseo, pues en mayo del 2012 el espigado defensor abrió la cuenta ante los cruzados en San Carlos de Apoquindo.

Por la vereda de los locales, eso sí, había aparecido de a poco Nicolás Castillo, quien marcó el empate transitorio superando precisamente la marca de Igor.

“Por suerte salimos de este cacho” fue la frase que marcó ese triunfo por 2-1 de la UC y esta semana, con toda esa agua ya pasada bajo el puente, Lichnovsky se inscribió con otra frase caliente al decir que el partido ante la UC “es un partido más”.

El defensor dio el vamos a un partido donde será titular por la ausencia de Osvaldo González y será su chance de mostrarse luego de un semestre sin mucha participación tras su frustrado paso al Getafe.

¿Su misión? Precisamente será marcar a Nicolás Castillo, el renquino que es titular indiscutido en Católica y será referente del ataque de la UC.

Otro capítulo para dos enemigos íntimos que son llamados a ser el futuro de la selección chilena adulta y el domingo deberán demostrarlo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo