Marco Enríquez-Ominami: "Que el fútbol vuelva a la TV abierta es un gasto fiscal necesario"

El candidato del PRO profundizó en su propuesta llamada “Deporte de Todos” y explicó los alcances del proyecto.

Por

Por Demid Herrera

No para nunca y lo reconoce. “Tengo una maleta al lado de la cama y no hay semana que no tenga incluido un par de viajes”, dijo Marco Enríquez-Ominami, el segundo de los postulantes al sillón presidencial que aceptó conversar sobre sus propuestas deportivas y de cómo vivió el deporte a lo largo de su vida.

“Yo crecí en la educación fiscal de París y contrario a lo que cree la gente, era muy difícil practicar deporte allí porque había que salir de la ciudad. Pese a eso yo me anoté en una escuela de fútbol, pero cuando regresé fue un trauma. En Francia la escuela trataba el “toca y pasa” y acá conocí la pichanga, el dribling y al clásico comilón. Sentí que jugaba otra cosa y me pelié con el fútbol por mucho tiempo, hasta retomarlo muchos años después”.

¿Y hoy cómo es tu relación con el deporte?
Vital. De chico me gustaba pero no era una obsesión y en la universidad me metí a full al tenis. Por los viajes y la agenda que tengo, me fui enamorando de trotar y trato de hacerlo una hora tres veces por semana. Me tocó correr en cada ciudad que conocí y no son pocas, jajajá.

¿Y algún lugar que recuerdes en particular?
Hay varios, pero en Japón creo que fue la más fascinante, me tocó ir a un foro con un diputado de la UDI y lo saqué a tirones de hotel para que fuéramos a correr. Eran las cuatro de la mañana en Tokio y vimos como todo el pueblo se levantaba para hacer sus labores. Fue tremendo.

Privilegios que no tiene la mayoría de los chilenos…
Lo tenemos claro y esa es la primera labor. La reforma constitucional debe tener al deporte como un derecho garantizado, algo que otros candidatos no han asegurado.

¿Y qué lugar ocupa entre tus prioridades programáticas el tema del deporte?
Avanzamos harto, porque el 2009 mencioné el tema pero hoy está en el centro. La lista de cosas por hacer es muy larga, pero quiero detenerme en un detalle. Chile gasta 5.400 millones de dólares en defensa y 220 en deporte. ¿Tiene sentido? para mí no, y bajándole un 2% a las Fuerzas Armadas podemos duplicar el presupesto deportivo, generando una verdadera revolución.

¿Y adónde iría esa inversión?
Por una parte a reformar la Educación Física en los colegios y la detección temprana de talentos. Países con menos recursos lo han logrado, por lo que el dinero no es lo principal en esto.

También llamó la atención tu propuesta de devolver el fúbol a la TV abierta…
Y lo mantenemos. Entra en nuestro proyecto Deporte de Todos y habla de transmitir para todos los chilenos los eventos deportivos de interés público.

Lo que supone un importante gasto del Estado…
Para nosotros es un gasto fiscal necesario. Trabajé por años en TV y sé que genera una cultura colectiva. Nuestro mundo se topa en lo que da la televisión y no estamos de acuerdo con que se privaticen eventos que sirven para la difusión del deporte y la motivación de nuevos deportistas. ¿Alguien puede encontrar que es un gasto innecesario?

 “Yo soy chuncho y no me cambiaría de equipo por ganar más votos”

Se declara azul de corazón, no lo esconde y cuenta el origen de su cariño con la U. “Cuando volví a vivir a Chile mi padre, Carlos Ominami, me llevó a ver a la U. Primero perdimos con Audax, después con Iquique, luego con Cobreloa y ahí le dije “¿Por qué seguir a este equipo?” y empecé a sentir una simpatía con Audax. Ante eso Carlos me miró y me dijo: “Te entiendo, pero esta huevá la pago yo así que te gusta o no vas más”, jajajá. Pero tras el descenso mi cariño creció mucho más”, recordó el candidato.

¿Y cuál es la visión que tienes hoy del fútbol chileno?
Pasa que se generó un choque cultural porque se privatizó un sentimiento. Hoy Yuraszeck, miembro de la UDI, preside el club y es algo que genera molestia en la gente. Piñera se cambió de la UC a Colo Colo para mejorar su campaña y eso no lo entiendo. Yo soy chuncho y no me cambiaría de equipo por ganar más votos. Uno se debe a sus afectos, más allá del respeto que le tengo a la gente colocolina.

¿Y hay forma de modificar eso?
Hay que modificar la ley de sociedades anónimas deportivas y que el mayor porcentaje de los clubes sea de los hinchas. No hay problemas con el aporte de capitales privados, pero regulados.

¿Y tu opinión del plan Estadio Seguro?
Tiene relación con la historia que te contaba. En Francia ir a ver fútbol era carísimo. Una entrada costaba cerca de 50 mil pesos chilenos y para los exiliados era un gasto inalcanzable. Para una Navidad mi viejo me llevó, la única vez que fui a la cancha fue a ver a Francia contra Bulgaria y era como un velorio. Después volví a Chile y viví lo que era la hinchada, el bombo y eso no se puede perder. El fútbol no se puede vivir como si fuera en el  Teatro Municipal y hay que cambiar eso de la ley de Estadio Seguro.

En el caso de ser electo, tu gobierno organizaría la Copa América…
El 2009 junto a otros diputados le pedimos a Lula que cediera el torneo a Chile y me alegra que se diera. Es una bonita chance ser sede de eventos así, mientras se haga un gasto responsable.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo