Mayer Candelo, protagonista de un Superclásico: "No me fui de la U por el penal sino por el DT"

Uno de los jugadores protagonista de un Superclásico histórico, conversó en profundidad con El Gráfico sobre su controversial paso por Chile en 2006.

Por

Por Rafael Verdugo

Siete años han pasado y aún sigue latente y se recuerda ese momento. El colombiano Mayer Candelo lo sabe, pero prefirió quedarse con los buenos recuerdos e incluso, pese a sus 36 años, siente que quizá la vida le pueda dar la oportunidad de una revancha en nuestro país en -según él- su querida Universidad de Chile, elenco que vi cómo el título del Apertura 2006 se iba con el archirrival justo cuando a él le atajaba un penal el arquero Claudio Bravo.

No pide perdón, ya que confiesa haberse entregado por entero, prefiere quedarse con lo positivo, pese a que indudablemente su recuerdo y paso por el país siempre se resuma al desperdiciado penal, que incluso en la televisión se sigue mostrando.

Hoy, sigue vigente en Millonarios, uno que hace poco le renovó el contrato hasta fines de 2014, y que a mediano plazo está interesado en contar con él como gerente deportivo. Eso como una forma de agradecerle el campeonato que les entregó a fines de 2012, una añoranza que se prolongó durante un plazo más que conocido para el Romántico Viajero: 25 años sin poder gritar campeón.

El talentoso volante cafetero, pese a no ser muy amigo de los micrófonos, amablemente se dio el tiempo para dialogar con El Gráfico en Colombia, nos recibió y abrió las puertas del Complejo Social y Deportivo Laverdieri, a veinte minutos de Bogotá, donde entrena el ‘Millo’.

-La historia sin quererlo te vincula en cierta forma a la U. Millonarios igualmente fue campeón el segundo semestre del año pasado tras 25 años buscándolo, ¿cómo lo viviste?
Con mucha felicidad, porque era uno de los sueños de ese grupo, el poder ganar la estrella catorce que hacía 25 años no se lograba, todo el mundo lo esperaba con ansias, todas las generaciones, aquellos que lo habían visto campeón como también los que nunca.

También somos muy felices por lo que ha venido haciendo la U, somos seguidores, lo queremos mucho, somos hinchas por todo los que nos dieron y ofrecieron cuando estuvimos. En tu carrera empiezas a querer a los equipos por el trato que te brindan, les deseamos lo mejor siempre y hacemos fuerza por ellos.

-Los últimos años fueron bastantes exitosos para la Universidad de Chile tanto a nivel local como internacional, ¿Seguiste las campañas que lideró Jorge Sampaoli?
He vivido todos los títulos después de que me fui de allá, por supuesto el más lindo de todos, como es la Sudamericana. Hemos disfrutado con mi familia de sus logros porque le tenemos un cariño especial, específicamente a esa hinchada de la U, como también a Vélez Sarsfield en mi paso por Argentina. En general a todos los que me han tratado bien, eso sí, en especial a la U por los seis meses que estuve en Chile, me trataron súper bien.

-¿Qué te dejó tu paso por Chile? ¿Buenos recuerdos?
Todo, la grandeza de su hinchada, el buen trato brindado, los compañeros que tuve como el Matador Salas, el mismo Hugo Droguett, que estuvo en Colombia hace poco, también Luis Pedro Figueroa, muchos compañeros. Hoy me da mucha alegría prender el televisor y poder ver a Chile con Marcelo Dáaz, que en su momento era un chico joven que no tuvo tantas oportunidades, pero que estaba en crecimiento y actualmente es figura y fundamental. Me da mucha alegría haber compartido con ellos.

-Inevitablemente se te  recuerda y recordará siempre por aquel penal desperdiciado. Ya pasados los años, ¿qué sientes y recuerdas?
Pienso que, sacando el momento de la final, fue bueno. Siempre trabajamos bien y nos ganamos el cariño de la gente con fútbol y con las condiciones que Dios me dio, esa era mi tranquilidad. Pese a fallar el penal en una instancia histórica, como lo fue ante el archirrival al cual no se le pudo vencer, te queda la satisfacción que brindaste lo mejor de ti tanto como jugador y como persona, eso permanece para siempre, como también el cariño de la gente, su excelente trato. Soy un agradecido del país, de su apoyo, siempre los voy a llevar en el corazón y seré un hincha eterno de la U.

-Bueno, casi como una anécdota, te tapó el penal nada más y nada menos que el capitán de la Roja, Claudio Bravo…
Colo Colo estaba en un momento maravilloso y contaba con un equipo grandioso, ganaban un clásico y el siguiente nosotros, en la final lógicamente se llevaron el mejor premio que es ser campeón, pero siempre estuvimos a la par. Hoy Chile anda muy bien y casi todos eran de ese equipo, como Valdivia, Sánchez y Bravo. Otro, como Miguel Pinto, también  fue parte del proceso exitoso de Chile, con quien se hizo una buena amistad cuando estuvimos juntos. En general te da alegría todo lo que está pasando en Chile, tienen una gran selección con muy buenos jugadores que pasan por un gran momento y ojalá, gracias a Dios, les vaya muy bien en el Mundial, se los deseamos de corazón.

-¿Qué te pareció el vibrante 3 a 3 que se vivió hace poco entre Colombia y Chile?
No nos sorprendimos con el 3 a 0 cuando se acaba la primer parte, porque sabíamos de la grandeza de Chile, tanto por su talento velocidad y buena técnica. Era difícil, pero estábamos todos ansiosos por conseguir la clasificación después de 16 años sin ir a los mundiales. Tenía los pelos de punta, aunque ya ni tengo (risas), los pocos que quedan se pusieron así. Pienso que ayudó mucho la temperatura y humedad, más todo lo que representa Barranquilla, no es fácil jugar así, ya que eso los reventó un poco. Además, los jugadores nuestros sacaron aire interior y el orgullo y amor por la Selección salió a flote, también se los agradecemos mucho por disfrutar estar de nuevo en un Mundial.

-Luego de tu salida se habló de amenazas, ¿las hubo?
No, sería un mentiroso y desleal inventando cosas que no ocurrieron. La verdad es que el técnico Gustavo Huerta dijo que no estaba interesado en que me quedara, desde que llegué tampoco nunca lo estuvo, mis condiciones y rendimiento lo obligaron a colocarme, por eso jugaba, quizá por su sistema o, no sé, aunque es respetable. Me fui porque cuando terminó la campaña me dijo que no me iba a tener en cuenta, entonces se dieron otras opciones y emigré.

-¿Volverías?
Claro que sí, uno queda con la espina clavada y ganas de revancha de poder querer estar en ese gran equipo e institución, la más grande del país, uno sabe de la rivalidad con el segundo que es Colo Colo, pero soy hincha del León y siempre lo voy a apoyar de corazón y pensando siempre que les vaya muy bien.

-¿Qué crees que pasa con los futbolistas colombianos  en Chile? ¿Es muy distinto? Salvo excepciones, ninguno puede rendir lo esperado.
No hay mucha diferencia, en Chile es muy técnico y hay mucho talento como en Colombia. Lo que sucede es que el fútbol chileno ha crecido día a día y los momentos que se han vivido en la Libertadores y Sudamericana, como lo hizo la U, ha hecho que se agrande un poco más en su motivación, en la creencia de que son muy buenos jugadores y que tienen capacidad para estar en Europa. Si tú te pones a pensar, toda la Selección está jugando allá. En la Juventus, Barcelona, Real Sociedad, han estado presentes en Brasil como Valdivia, Matías en su paso por Portugal, en general abrieron puertas e hicieron más importante al fútbol chileno. El colombiano también nos ha dado ese lujo, de poder tener una Selección con experiencia europea. No es que no miremos y no nos vaya muy bien en Chile o no queramos ir, sino que ambos apuntamos a otros lados, los dos países van creciendo y podemos decir que nuestras selecciones van a dar que hablar y harán cosas importantes.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo