Entrevista con Alfredo Sfeir: "El deporte tiene que ser una vía para alimentar el espíritu de la sociedad"

El candidato aseguró que su partido es de los únicos “que no cree que sólo con dinero se pueda mejorar en el deporte” y compartió detalles de su vida deportiva.

Por

Por Demid Herrera

Se disculpa por haber llegado cinco minutos tarde y apenas ve la pelota pide que se la tiren a las manos. Alfredo Sfeir se mueve con soltura en su oficina cerca del  parque Bustamante e inicia su exposición con una disculpa. “Sabemos que el tema deportivo es de tremendo interés para mucha gente, pero la política tiene una manera de manifestarse en la que estos temas no llaman tanto”, indicó el candidato presidencial que representa los colores del Partido Ecologista Verde.

¿Y qué lugar de importancia debe tener el deporte en una gestión presidencial?
Una de amor hacia él. El deporte tiene que ser una vía para alimentar el espíritu de la sociedad, entonces hay que considerar muchas más cosas pues este tema no se puede enfrentar sólo ofreciendo infraestructura. En Chile el fútbol es en muchas partes un encuentro social. En el sur del país participé en muchos partidos que no sólo eran eso, eran un asado, una reunión de la familia entera y eso hay que rescatarlo, tanto en el fútbol como otras disciplinas.

¿Y tú modelo a seguir cuál sería?
Yo viví muchos años en Estados Unidos y siempre me sorprendió la potente inversión, no sólo del gobierno central sino que los gobiernos locales en el tema deportivo y su desarrollo íntegro, que va más allá de tener una cancha. Si tú inauguras una cancha hoy y en tres semanas más son un par de arcos sin vida alrededor… Tiene que haber encargados de las pelotas, de entrenar a los jóvenes de la comunidad y de arbitrar las actividades que se realicen. Cosas que obliguen a que la comunidad se involucre con esa infraestructura.

¿Dónde debe estar el foco del Estado en materia deportiva?
Es difícil responder eso porque son muchos los temas que aborda y creo que hay que diversificar el tono, porque se debe generar un plan para el deporte rural, un plan para el deporte para la tercera edad, uno para las personas con discapacidad y varios más. Apoyo y me encanta el fútbol, pero es un deporte que puede financiarse por sí mismo, algo que no se ve en deportes de menor convocatoria y a esos hay que apoyar.

¿Se puede poner el eje de un gobierno en temas así, realmente?
La política que queremos implementar nosotros se basa en el bienestar del cuerpo, la mente y el alma de las personas y el deporte encaja exactamente en los tres aspectos porque tendremos una mejor sociedad y mejores deportistas. Si tú ves a un tipo que se va a tirar de un trampolín, no llega y salta. Tiene una meditación, una concentración y eso es prueba de la conexión entre lo que les mencioné. Conocí las realidades de Estados Unidos, Rusia y China, tres potencias mundiales, y aunque no puedo decir que hay que calcar sus políticas, en las tres partes se apoya a los niños desde chiquititos y eso hay que destacarlo.

“Fui arquero muchos años y hasta dirigí un equipo de niños en E.E.U.U.”

“De chiquitito fui muy futbolero y mi posición era de arquero. Yo era muy gordo y no cumplía con los cánones de los arqueros, que eran flacos y altos, pero me gustaba y siempre jugué ahí. Con los años dejé de practicar, hasta que me fui a Estados Unidos. Allí intenté ser delantero, pero no me daba porque tenía cero dribiling y un día en que faltó el arquero el técnico me dijo ‘haz lo que puedas’. Cuento corto, no lo dejé más”, recordó.

O sea un futbolero total…
Bastante, hasta el punto que después empecé a entrenar a un grupo de niños en Wisconsin. Eran chiquititos de 6 a 8 años y era muy divertido porque bauticé el equipo como “las empanadas” y los diarios locales no entendían nada. Nos ponían “las empaladas”, “las emparadas”, era muy divertido.

¿Y porque lo dejaste?
Después empecé a trabajar en el Banco Mundial y con los viajes tuve que ir dejándolos.

¿Otro deporte que hayas practicado?
Con los años juntar 22 jugadores para un partido de fútbol se hizo difícil y empecé a darle al tenis. Con mi hijo jugabamos mucho hasta que él se fue a estudiar fuera y me dio con correr. Hice un par de maratones, otro deporte que es muy lindo y requiere una disciplina muy fuerte.

¿Y como Presidente acompañarías a la Selección a Brasil en el Mundial?
¡De todas maneras! Un Mundial es el mejor evento para este deporte y me encantaría acompañar y alentar a Chile. Creo que hay equipo para soñar con cuartos de final o más y por supuesto que trataría de estar allí mientras coincida con mis deberes en el cargo.

También en ese período hay algunos eventos deportivos que debe organizar Chile. ¿Cómo los enfrentarías?
Es una responsabilidad linda y Chile estará en el centro de muchas cosas. El deporte da oportunidad de que la sociedad mejore y creo que si se gasta con responsabilidad se puede pensar en la organización de unos Juegos Olímpicos. ¿Qué nos impide soñar con algo así?

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo