Héroes y villanos: Buenas noches Londres, ¡Yo soy Alexis, el Matador!

En un partido donde los ingleses no hicieron mucho, la cabeza y el pie de Sánchez llevaron a la Roja a vivir otra noche gloriosa en Wembley.

Por

Imagen foto_0000000120131115185735.jpg

Alexis llegó a los 25 goles con la Roja y se convirtió en el quinto goleador histórico (Agencia Uno)

El Gráfico Chile

Héroes:

Alexis Sánchez: Palabras sobran. Lo del tocopillano fue sencillamente magristal. Hizo lo que quiso de mitad cancha hacia arriba. Apenas comenzado el duelo no se amilanó y le ganó un cabezazo al bravo de Leighton Baines para poner el 1-0. El trámite del partido no permitió que arrollata en ataque, y cuando todo indicaba que la Roja ganaba por la mínima, ganó un mano a mano brillante y con un toque sutil mandó a callar a Wembley. Maravilloso.

Claudio Bravo: Atajó todo lo que pudo. Tuvo tres tapadas brillantes y estuvo correcto cuando fue solicitado. El capitán no pasó mayores zozobras bajo los tres palos en Wembley.

Gary Medel: Lo del Pitbull no es nuevo y siempre que tiene que liderar la zaga lo hace perfecto. En Londres no fue excepción. Adaptado al fúbol inglés el ex volante del Sevilla anuló a los delanteros ingleses, especialmente a Wayne Rooney quien nunca tuvo una clara chance de gol.

Jack Wilshere: Pese a la derrota, el volante del Arsenal fue el que más rindió en el conjunto británico. Corrió y metió todo lo necesario para desarmar el juego chileno. Su actuación justifica los 33 millones de euros que cuesta su pase.

Villanos:

Matías Fernández: Con la lesión de Valdivia, el Mati estaba llamado a ser el generador de fútbol en la Roja, pero lamentablemente no hizo nada. Estuvo opaco y nunca pudo engranarse con el juego que Sampaoli exige. Tal fue su mal rendimiento que fue reemplazado al inicio del segundo tiempo por Felipe Gutiérrez. Su presencia en Brasil está no está asegurada.

Eduardo Vargas: La notable noche de Alexis Sánchez no le permitió a Vargas hacerse notar. No estuvo fino y apenas pudo aprovechar alguna ocasión de peligro.

Jean Beausejour: Nunca pudo tomarle el pulso a la banda izquierda. Su posición le incomodaba a la hora de atacar y defender. Al final del primer tiempo tuvo una ocasión de gol y la desperdició de forma infantil.

Wayne Rooney: Llamado a ser el referente de los ingleses, pero no hizo nada. Estuvo totalmente invisible y se contagió del bajo nivel de sus compañeros. De volver a jugar así, su presencia en Brasil pasará sin pena ni gloria.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo