Leo Caprile: "La ineptitud de B&N a mí me resulta muy sospechosa"

El popular hombre de radio y televisión, colocolino hasta los huesos, sueña que algún día los personeros de Blanco y Negro ponen en venta sus acciones y que estas las compran los socios

Por

 

Imagen foto_0000000120131118073606.jpg
Foto: Agencia UNO

Por Eduardo Bruna

Dice que es la  peor crisis de la cual tenga memoria. Que el problema va mucho más allá de tener un equipo de escasa  jerarquía y al que cualquiera le falta el respeto. Para Leo Caprile, conocido hombre de radio y televisión tanto como colocolino, su club atraviesa por un presente tan oscuro como caótico. Señala tajante: “La culpa la tenemos todos. Cuerpo técnico y jugadores, porque no han estado a la altura. Los hinchas, por no comprometerse con la institución haciéndose socios. Y Blanco y Negro porque sus personeros han mostrado una ineptitud tan grande que hasta llega a ser sospechosa”.

Le preguntamos si el pesimismo ha terminado por ganarlo. Se apresura a responder: “No soy pesimista. Soy realista.  Pesimista sería si dudara  de que en algún momento podremos salir adelante. Si digo que soy realista es porque no veo que dentro del actual esquema Colo Colo vuelva a ser la institución que alguna vez fue y que me sedujo a mí igual que a miles y millones de chilenos a través de su historia”.

-Siendo porteño, Leo, ¿por qué te hiciste hincha de Colo Colo en vez de ser de Wanderers?
Soy la oveja negra de la familia. Aunque en este caso sería la oveja blanca…  Mi padre es wanderino, mis hermanos de la U y tengo primos de la Católica. Me hice hincha albo de niño a través de la radio, escuchando sus partidos. Mi ídolo fue siempre Chamaco (Valdés).

-¿Por qué piensas que todos son culpables?
Porque no puede ser que el equipo más popular del país haya tenido, hasta hace poco, algo así como 200 socios con sus cuotas al día. Eso es desidia. Por eso encuentro tremendamente positivo el que en los últimos meses la masa societaria haya subido de los 30 mil. No digo que eso va a significar que Blanco y Negro se vaya, pero al menos queda claro que tendrán que escuchar al socio, tomarlo en cuenta. Eso, claramente, no ha ocurrido.

-¿Y respecto de cuerpo técnico y jugadores?
Los técnicos han sido constantes fracasos. Han llegado, en una misma temporada, tipos de los más distintos estilos, al punto que uno tiene derecho a preguntarse: ¿De acuerdo a qué los eligen? ¿Qué es lo que buscan en ellos? Y respecto de los jugadores, ni hablar. Cada vez traen tipos más desconocidos y, lo que es peor, malos. Barticciotto, cuando llegó era un desconocido, es cierto, pero antes existía el seguimiento y el conocimiento. Los dirigentes de antes tenían contactos, se dateaban. Marcelo fue un tremendo hallazgo, un inmenso aporte.  Ahora, en cambio, contratan a cualquiera.

-¿Piensas que la responsabilidad de los hinchas y del equipo es equivalente a la que le cabe a Blanco y Negro en el mal momento que vive Colo Colo?
Desde el momento que el poder de decisión lo tiene Blanco y Negro, evidentemente que su responsabilidad en esto es mucho mayor. Tuvimos un tremendo equipo que Blanco y Negro liquidó en cosa de dos años. Recaudaron cerca de 40 millones de dólares, pero cada vez fueron invirtiendo menos en el equipo. Empezaron a llegar jugadores mediocres o derechamente malos, que no son para Colo Colo. La idea, al parecer, era comprar baratito. Y a veces hasta se dio el caso de un tipo al que, según se dijo, lo compraron en un millón de dólares, cuando en realidad costando cien todavía era caro. Sí, me refiero al paraguayo Cabrera. Por ahí hubo otro paraguayo que según los señores de Blanco y Negro costó 500 mil dólares, en circunstancias que él sólo reconoció haber recibido 100 mil.

-Dijiste que Blanco y Negro liquidó en dos años un muy buen equipo. ¿Tú no eras partidario de esos traspasos?
En el fútbol actual es imposible hacer oídos sordos a ofertas millonarias en dólares. Menos en el actual sistema de sociedades anónimas. Lo que yo digo es que un buen equipo se puede desarmar en muy corto tiempo, pero armar otro cuesta mucho. A Matías, por ejemplo, había que venderlo. Había ganado títulos y se fue como el mejor de América. Pero hubo otros a los cuales a lo mejor había que mantener un poco más y se pudieron haber ido luego en mucho mejores condiciones. Yo no puedo olvidar que a Diego Rubio lo vendieron cuando ni siquiera era aún cabalmente titular. ¿Qué apuro había? ¿No pudieron haberlo cedido en un precio muy superior si se iba luego como campeón?.

-Al menos por Rubio recibieron una buena cantidad de dinero…
Claro, porque en el caso de Bryan Rabello el muchacho se fue por dos chauchas al Sevilla. Yo estoy seguro de que con los dirigentes de antes eso no habría ocurrido. Porque,  más allá de  los errores que pudieron haber cometido, querían al club, de fútbol sabían y habrían asegurado desde juvenil a un chico con tantas proyecciones. Los personeros de Blanco y Negro pareciera que no saben nada de nada. Mira lo que pasó con Esteban Paredes.

-Hace un rato dijiste que la ineptitud de los personeros de Blanco y Negro llegaba a ser sospechosa. ¿Podrías explicarte mejor?
¿Qué otra cosa puede pensar uno cuando se sabe que en el ámbito comercial o empresarial esta gente es tremendamente exitosa? Si el fútbol no es una empresa que pueda manejarse como se maneja una fábrica de camisas, que se hagan entonces asesorar correctamente por gente que sí sepa . Pero Colo Colo trae en un alto cargo a Juan Gutiérrez, que aunque jugó en el club venía de Universidad de Chile. Pone como presidente a Salah, cuando todos sabemos que  él es hincha azul, y antes tuvo como gerente a Sabino Aguad, otro funcionario reconocidamente azul.

-Mucha influencia azul, dices tú…
Es que algo así no puede dejar indiferente al colocolino. Sabemos que la gente de Azul Azul es, efectivamente, de la U. José Yuraszeck, Carlos Heller, lo fueron siempre. ¿Quién conoce el origen de la pasión futbolística de los señores de Blanco y Negro, si es que la tienen, cuando hay algunos que ni siquiera van al estadio?.

-¿Qué crees tú que los mueve al integrarse a Blanco y Negro?
Si han invertido tanto en acciones, me imagino que el objetivo es ganar plata. Pero ya que cada vez toma más fuerza la idea de que en Chile el fútbol no es un negocio, tengo derecho a pensar que sólo usan a Colo Colo como plataforma para sus negocios, para hacer contactos comerciales, para a lo mejor iniciar una carrera política o para otro motivo aún más siniestro.

-El Presidente Piñera, claramente, compró acciones para impulsar su campaña política.
Absolutamente. Él nunca fue de Colo Colo, pero entendió que apareciendo en Blanco y Negro iba a obtener mucho más réditos que como dueño de Lan o de Chilevisión. Y te doy firmado que, con miras al 2017, va a volver como accionista. Les guste o no a los hinchas de otros clubes, ser presidente de Colo Colo es tener una exposición mediática a veces incluso hasta mayor que la que tiene un Presidente de la República.

-¿A qué te refieres cuando dices que la gente de Blanco y Negro puede tener un objetivo aún más siniestro?
A que de repente pienso que tanta ineptitud me resulta sospechosa. ¿Quién no dice que estén buscando la desaparición de Colo Colo para apropiarse del Monumental a precio de huevo y vender los terrenos para levantar torres de departamento o construir un mall? Esas hectáreas, hoy, significan varios millones de dólares.

-¿Cuál crees que debe ser la conducta del socio?
Fiscalizar, vigilar, estar atento a las conductas y decisiones de cada personero de Blanco y Negro. Hacerse escuchar, además. Yo lo único que deseo es que si esta gente se aburre y quiere irse, que tengan la delicadeza y decencia de ofrecer esas acciones para que las compren los socios, en una especie de capitalismo popular que signifique que el colocolino de verdad vuelve a ser el único dueño de su club.  Porque esta gente tiene sin duda mucho dinero, pero nada de pasión por el Cacique. Y como la gente ya se dio cuenta, no les creen,  porque no los sienten  de los suyos. El dinero compró el club, pero la pasión es exclusivamente nuestra. Es como el millonario que se compra una iglesia, pero nunca podrá comprar la fe.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo