Carlos Tapia: "Ahora no se acuerdan de mi santa madre todos los domingos"

El ex presidente de Blanco y Negro disfruta de la tranquilidad de su hogar y trabajo. Igual sigue los partidos del Cacique.

Por

 

Imagen foto_0000000120131119161037.jpg
Dos ex albos: El DT Omar Labruna y el presidente Carlos Tapia / agenciauno

Rafael Verdugo
@rafaverdugo

El domingo Carlos Tapia caminaba por los pasillos del colegio Alianza Francesa sereno y tranquilo. El abogado acompañó a su señora a votar, ya que él lo hace en Huachuraba, comuna donde trabaja.

“Espero que se repita un resultado positivo como el del fin de semana pasado cuando Colo Colo le ganó a la U de Chile y de esa manera se imponga otra vez la nueva mayoría…La U venía mucho menos complicado, en las apuestas previas todos la daban como ganadora, pero no saben la mística de un colocolino“, contestó risueño.

El ex presidente de Blanco y Negro ya no tiene que sufrir las críticas y reproches de una hinchada que le enrostró, en un año a cargo de la concesionaria, no conseguir ningún título y cambiar de entrenador tres veces, además de otros lios extrafutbolísticos.

Estoy más tranquilo, ahora no se acuerdan de mi santa madre todos los fines de semana. Hay respeto, son una minoría de jóvenes que no conocen las verdaderas características de Colo Colo y del fútbol en general. Esto es un juego no es una disputa a muerta ni una lucha fratricida, no se entiende el deporte de esa manera”.

No tiene rencores por su salida, al contrario, le desea lo mejor al club albo y a los nuevos líderes, particularmente a su sucesor, Arturo Salah, puesto que “yo no soy solo hincha, también soy socio“.

“He seguido yendo al Monumental de manera muy esporádica y creo que a las instituciones hay que darles tiempo y no me corresponde convertirme en el enjuiciador de los que prosiguen. Les ha tocado tiempos complicados y espero logren sobrellevar y salir airosos del desafío”, agregó.

Por último y con una cuota de humor, respondió sobre a qué Colo Colo le gustaría ver de aquí en adelante tanto en la cancha como en la banca.

Me parece bien que a mi sobrino Héctor Tapia (risas) le vaya bien, ojalá persevere en los triunfos y junto a Riffo sean un dupla que continúe. Su juventud y conocimiento les permite trabajan con ímpetu”.

El último párrafo fue una recomendación para el que le llegue… “También hay que dar paso a las nuevas generaciones de jugadores, no es necesario traer tantas personas que se formaron al otro lado de la cordillera“, cerró.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo