Columna de Colo Colo: A salir jugando

También notamos el cambio en la manera de salir jugando desde atrás, sin rifar la pelota, tocando entre el arquero y los defensas. Ayer esto último fue excesivo, exagerado y contraproducente, tanto así que nos costó una derrota.

Por

 

Imagen foto_0000000120131202153529.jpg
Luis Pavez falló en la salida / Crédito: Agencia UNO

Ricardo Benavente
@RicardinhoGauch
Columna del movimiento Colo Colo de Todos
FB de Colo Colo de Todos
@ColoColodeTodos

Habíamos halagado los cambios impuesto por Héctor Tapia, destacando principalmente la mejoría en la actitud de los jugadores, de mayor confianza en sus medios y un mejor estado anímico, sin tanta presión. También notamos el cambio en la manera de salir jugando desde atrás, sin rifar la pelota, tocando entre el arquero y los defensas. Ayer esto último fue excesivo, exagerado y contraproducente, tanto así que nos costó una derrota. Claro, porque un error puntual al intentar salir tocando desde atrás hizo que Colo-Colo perdiera la pelota en una zona muy peligrosa, donde es muy probable que aparezcan delanteros sin marca, como ayer lo hizo Sosa para decretar el único y definitivo tanto. Una derrota injusta, por cómo jugó cada uno de los rivales, y por cobros arbitrales que terminaron perjudicando al Cacique. El penal de Andía a Flores debió haber sido cobrado por Osorio, quien reconoció que se abstuvo de cobrarlo por aplicar la ley de ventaja. Grueso error.

Cala hondo la derrota, además porque nos deja matemáticamente fuera de la Copa Libertadores, aunque claramente no son los puntos perdidos ayer los responsables de la mala campaña, que nos tiene hoy en el 12° lugar de la Tabla. Paupérrimo, nefasto, funesto, dígale como quiera. Siete campeonatos sin títulos, la peor sequía de la historia. Récord de Blanco y Negro. Me gustaría que se pudiera evaluar también la gestión de los directivos, que tanto se han equivocado y son responsables también de este momento negro. Se ve fácil como traen y despiden a jugadores y DTs por doquier, mientras los que se siguen equivocando, permanecen en sus puestos.

En cuanto al cuerpo técnico, reitero lo señalado la semana pasada. Ha tenido más aciertos que errores, por lo que creo que se ganó el derecho a continuar para el próximo campeonato. En este tiempo, la dupla técnica ha aprovechado de evaluar al plantel. Es fundamental que elijan cuatro jugadores de buen nivel, que vengan para ser titulares. Si Tapia y Riffo siguen, los dirigentes debieran hacer su trabajo lo antes posible, y cumplir con lo que se les está solicitando. Si por alguna razón, eligen otro DT, también debiera confirmarse pronto, a más tardar esta semana. No hay tiempo, tampoco tenemos que esperar a que algún jugador sea levantado desde la vereda del frente. Urge un defensor central con voz de mando y liderazgo, un volante ofensivo que apure o acompañe a Vecchio, y un centrodelantero de calidad. El cuarto cupo, dependerá también de quiénes emigren. Si Fuenzalida se va, podría llegar un puntero. Otros prefieren un volante de contención, es discutible, pero los otros tres son fundamentales. Vecchio es un muy buen jugador, pero el ataque de Colo-Colo depende en demasía de su nivel. Cuando anda bien es figura; cuando no, el Cacique no genera ocasiones de gol.

Volviendo al partido, vimos un buen Colo-Colo en el primer tiempo. Otra vez, el tándem Fierro-Fuenzalida creó mucho peligro por la banda derecha, hasta que el maipucino debió abandonar la cancha en el entretiempo. Este cambio fue clave y muy perjudicial. Baeza debió abandonar su posición natural, para improvisar como lateral derecho, y el equipo no atacó más por la misma banda en el segundo tiempo. Fierro estaba haciendo todo bien, tanto en defensa como en ataque. Además, junto con Mena, mostraban mucha tranquilidad a la hora de salir jugando. No así Luis Pavez, Villar y Vilches. El primero es muy joven y, si bien cometió un error grande, está recién haciendo sus primeras armas. Por su parte, el seleccionado paraguayo no se destaca mayormente por su juego con los pies, aunque tampoco alcanza como para considerarlo un defecto en su juego. Pero el Quili, se muestra demasiado nervioso en esta faceta. A veces pareciera como que no quiere la pelota. Se encierra sólo en las esquinas, para mí exclusivamente por sus nervios. Tiene fútbol como para salir tocando, o por último con un buen despeje, pero se va mareando, se encierra y termina cometiendo errores. Ayer estaba defendiendo bien hasta antes de hacerse expulsar, pero demasiado nervioso. Quedando todavía largos 20 minutos cuando se fue expulsado, fue extraña su reacción.

Luego, muy buen partido de Esteban Pavez, bien Vecchio y también Flores. No entendí el cambio del último por el insoportablemente insulso Emilio Hernández, jugador que no tiene la sangre para estar en este equipo. Fuenzalida hizo algo de daño mientras estuvo Fierro en cancha. Delgado apenas tuvo la pelota, no se juntó por su banda con Luis Pavez, tampoco fue habilitado por el resto de sus compañeros, lo que lo hacía ver ofuscado. Ayer Colo-Colo debió ganar, pero se encontró con un inspiradísimo Toselli, el citado error arbitral y un error en defensa que costó demasiado caro. Me gusta que el equipo intente salir jugando, pero para eso debe tener jugadores con muy buen pie, y por sobre todo, que no sientan tanto la presión. La instrucción de no reventar no puede ser tan absoluta, seguro ayer aprendimos esta lección. Ahora, lo mismo de siempre. A esperar que lleguen refuerzos de calidad, que ayuden a jerarquizar este equipo y nos puedan devolver la alegría de una vez por todas. No más vergüenzas ni récords negativos, los hinchas no nos merecemos más humillaciones. A dar vuelta esto. A salir. Jugando.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo