Directivo de Azul Azul: "El error fue no haber hecho el estadio hace 30 años, cuando se podía"

El destacado académico de la Universidad de Chile, Andrés Weintraub, uno de los dos directores que representa a la Casa de Estudios en la mesa de Azul Azul, conversó en exclusiva con El Gráfico.

Por

Por Rafael Verdugo

De toda la vida un apasionado por la docencia, las matemáticas y la investigación, pero también del fútbol. Andrés Weintraub, casado y padre de dos hijos, se integró en 2013 al directorio de Azul Azul para representar a la Casa de Estudios de la Universidad de Chile, en la cual hace clases desde el año ’74, específicamente en el departamento de Ingeniería Industrial, por donde pasaron varios conocidos. “Federico Valdés fue alumno mío, como varios del directorio. Pablo Izquierdo, Mario Conca, Sergio Weinstein y también Daniel Schapira”, contó.

Asumir este desafío fue una propuesta que no dudó en aceptar, entiendo el amor y pasión por la U que lo ha acompañado toda la vida, claro que en un tema totalmente alejado a su cotidianeidad.  La tarea es titánica, considerando que la comisión estadio, de la cual es parte, es la gran tarea que la institución tiene pendiente.

¿Cómo se gestó su llegada?
La Casa de Estudios tiene a dos representantes. El rector de ella, Víctor Pérez, decidió que no iba a seguir, porque le queda un año de mandato (dura tres años el período) y como sabe que a mí me gusta mucho el fútbol me nombró a mí, yo encantado.

¿Cómo lo tomó la familia?
Mis hijos son hinchas de la U. Uno de ellos vive en Estados Unidos, es profesor de la escuela de negocios en la Universidad de Columbia, ahora viene a Chile y está feliz que haya pasado a la liguilla para poder ir a ver los partidos. Están encantados, más porque haga algo distinto, más si te dedicas tanto a los estudios y la investigación, esto es algo más lúdico y entretenido.

Para conocer su diario vivir, ¿en qué consiste su trabajo?
En un campo que trata del uso de modelos matemáticos para gestión. Mi grupo efectúa una labor interesante. Desde el 2005 programamos al fútbol profesional, o sea quién juega con quién, son unos modelos que creamos. Todos los campeonatos nos juntamos con René Rosas, gerente programaciones de la Anfp, nos dice cuáles son las condiciones, por ejemplo que la U y Colo Colo jueguen entre la fecha 12 y 14, o que este estadio está en reparaciones para que no le manden a los equipos grandes en esa época, cosas de ese tipo.

Este año la condición fue, no sé si se dieron cuenta, pero este año hubo muchos partidos de seis puntos al final, entonces tomamos a los seis equipos con más posibilidades y le cargamos la mano a partidos en las últimas fechas. Yo me salí de esto cuando entré al directorio de la U, porque había conflictos de intereses. Esto último me lo contaron en realidad.

La mayoría de los integrantes pertenece al mundo de los negocios, ¿qué tal ha sido la relación?
Hasta ahora ha sido una relación muy fluida. Los que estamos en el directorio somos todos hinchas furibundos de la U y futboleros. Lo que se habla en esas reuniones es de eso y no de empresas. Prácticamente en todas las decisiones actuamos igual, cada uno da su opinión, a veces es por consenso y otras se vota, donde todo vale lo mismo. La diferencia ha sido bastante menor de lo que uno podría suponer. Para ciertas cosas corren las acciones, por ejemplo cuantos votos tiene cada uno para elegir a un presidente, nosotros en general no estamos en ningún bloque, somos independientes.

A usted lo conocen bastante, ya que en su tiempo fue profesor de varios, ¿Le cobran algo de esa época universitaria?
Claro, que no les puse buena nota (risas). Con algunos era amigo de antes. Por la facultad pasan muchos alumnos, cerca de 150 por año. Con Conca incluso hicimos clases juntos, conversábamos de fútbol, entonces a varios los conozco bien. A Federico menos, a Weinstein lo ubicaba. Es una relación fluida.

Ayer por la tarde hubo una reunión y se reorganizó la mesa. Se despidieron Valdés, Délano y Cristóbal Yuraszeck, pero entró Pedro Heller, Andrés Schapira (hijo de Daniel) y reingresó Sergio  Weinstein, ¿qué le parece?
Esto es un cambio importante. Se va gente que ha sido importante, Federico, Délano, deja la presidencia Yuraszeck, claro que cuánto va a cambiar en la política todavía no lo sé, estamos recién configurando eso.

¿Qué le parece Carlos Heller, quizá el futuro presidente?
Yo lo conozco poco, vengo llegando, pero las veces que hemos compartido me ha caído muy bien. Lo encuentro una persona bien intencionada, abierto, la relación ha sido muy fluida.

Se habló de la opción de Mario Conca, ¿cómo lo ve?
Con él tenemos buena relación, le mandé un texto inmediatamente con respecto a la noticia y me dijo que no era así, ahí me di cuenta que era una noticia que no tenía base. Eso sí Mario jugará un rol importante, es una persona muy preparada, lo conozco bien, tengo una altísima opinión de él, sabe mucho de fútbol. Va a estar trabajando muy cerca de Carlos.

El estadio propio sigue siendo una deuda para la gente, ¿Cómo ha sido la experiencia de integrar la comisión?
Ha sido muy difícil. Cuando yo llegué, llevaba dos años esto. Si yo miro para atrás, el gran error de las dirigencias de hace décadas fue no haber hecho el estadio hace 30 años, cuando se podía. Hoy las comunas no quieren tener uno, es complicado tener uno a tres cuadras de tu casa, entonces nos ha costado encontrar mucho un terreno adecuado, estamos en eso. Antes era distinto. Las sociedades anónimas tienen ventajas y desventajas, unas de las buenas es que pueden manejar mejor una iniciativa grande y que requiere mucha plata. Para financiar un estadio hoy día tienes salidas que antes no se pensaban como vender los asientos.

¿Y comprar uno que ya exista?
No se ha hablado de esa posibilidad desde que yo estoy. Sí de sitios donde construir. A lo mejor está, se exploró, pero por algún motivo no resultó.

¿Cuál es el balance que hace al 2013?
Claramente no ha sido un buen año. Veníamos de una época de oro, ya el equipo venía disminuido, se vendieron jugadores y estaban cansados, campañas en varios frentes, la Selección. Se notó la falta de mano de Sampaoli, este año ha habido muy pocos logros, el equipo juega irregular, la defensa derepente se pone muy vulnerable y como jugamos al ataque, la contra nos pilla mal.

¿Debe continuar al mando Marco Antonio Figueroa en 2014?
La evaluación se hace en cada momento, que uno la realiza para sí mismo, pero la decisión que se tomó fue esperar el fin de campeonato y ahí ver cómo anduvo.

¿Y la evaluación al plantel?
Es delicado hablar de eso, yo los veo a ellos después. Hay jugadores que me gustan, claramente, como los baluartes Pepe, Johnny, son excelentes jugadores y muy ligados al club. Aránguiz que como lo dice la prensa es el mejor jugador del medio, se extraña uno que todavía esté acá. De las compras creo que Ubilla, Rojas y Farfán han sido buenas. Lichnovsky está empezando a dar frutos y me gustaría que a los juveniles se les diera más cabida. Sebastián me gusta también, hay que aprovecharlos, estamos invirtiendo dos millones de dólares en las canteras y requieren oportunidades. Eso va un poco en contra a comprar tanto jugador, porque son más formados, eso taponea un poco a los juveniles.

¿Qué se piensa al respecto para el próximo año?
Está complicado, pero si tu miras el plantel, plantel hay. Puede que haya uno u otro puesto que podría mejorar. De hecho hay demasiados jugadores, unos siendo buenos no tienen la posibilidad de estar, porque tienen uno o dos por delante. Hay que rehacer al plantel, hay demasiados en la plantilla y posiblemente hacer algunos cambios y sacarle el jugo a los jugadores. Tenemos al mejor plantel uno por uno. No me gustaría comprar mucho jugador, tenemos bastantes y varios buenos, que jugaban en su club anterior y que acá les ha costado. Por ejemplo Bryan Cortés, César Cortés, Ramón Fernández, entre otros. Espero que rindan bien el próximo semestre.

Últimamente se habla de la posibilidad de repatriar a varios emblemas como Victorino, Montillo, ¿es posible?
Es interesante, no hemos hablado de eso en el directorio, aunque el traer a este tipo de jugadores, incluso hasta estamos reticentes, porque no nos ha ido bien con las compras, pero distinto es un referente. Con Tello se habló en su momento, pero los sueldos y las realidades económicas no son pagables en Chile, entonces tendría que ser un jugador que por volver a la U esté dispuesto a entrar en los rangos de sueldos que se pagan acá.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo