La otra tarea del campeón celeste: Definir los que se van, a quién retener y los que llegarán

La Copa Libertadores es una vitrina ambiciosa para un elenco que busca no desarmarse y seguir dejando al club en lo más alto.

Por

Por Rafael Verdugo

La misión más importante está cumplida, pero la ambición de un plantel no se queda allí. Los celestes clasificaron a una competencia internacional luego de cerca de treinta años sin decir presente y la idea es mantener la convicción y el estilo que los tiene como los mejores del fútbol chileno.

En O’Higgins no sólo quieren participar sino que competir de igual a igual en la Libertadores. Para aquello, pese a que son cuatro los nombres que pueden inscribirse para la próxima temporada, la gran apuesta resulta ser el mantener la totalidad de los nombres que consiguieron el título y reforzarlo con un par de jugadores clave.

PABLO CALANDRIA: “En este momento ya no soy jugador de O’Higgins, terminé mi contrato con el club”, indicó el ariete. En el club hacen las tratativas para que se quede en la Libertadores. Se habla que Huachipato lo quiere.

JULIO BARROSO: Ha sido uno de los pilares del equipo desde que llegó a Rancagua a principios del año pasado. Tiene contrato vigente hasta 2016, pero albos y azules se disputan su fuerza y garra.

FRANCISCO PIZARRO: Pertenece a Católica y debe volver. Se fue a principios de año a Cobreloa en calidad de préstamo por un año, pero decidió partir antes. Los otros seis meses los vivió junto a Berizzo. Se negocia su continuidad.

DEFENSA: Ante una posible partida de Barroso, se ha convertido en un puesto clave. También está el experimentado Mariano Uglessich y una de las promesas del club, Benjamín Vidal, pero al parecer no es suficiente.

Todo indica que la idea sería buscar una alternativa calada en el extranjero, pensando en la Copa Libertadores.

VOLANTE: El medio terreno es otra de las zonas en que Eduardo Berizzo quiere tener más opciones. Si bien aún no se han escuchado nombres, el mercado nacional cuenta con un par de jugadores que seducen a la dirigencia.

PABLO HERNÁNDEZ: Le quedan tres años de contrato, pero su talento llamó la atención de todos los grandes. El jugador quiere quedarse para jugar una copa internacional, habrá que ver si hay alguna jugosa oferta que logre convencerlo.

LUCIANO VÁSQUEZ: El goleador del Apertura con 11 anotaciones llegó a Ñublense como jugador libre y le quedan seis meses para ver si ellos hacen uso de la opción de compra. El Capo quiere su efectividad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo