Entrevista con Carlos Caszely: "A Colo Colo le va a hacer falta un conductor"

El referente albo está escéptico acerca de los nombres que se mencionan como refuerzos para 2014. Dice que mientras un traspaso no se concrete, sólo nos manejaremos con especulaciones.

Por

 

Imagen foto_0000000120131226083125.jpg
“”Tito” Tapia es de la casa, conoce a fondo lo que es Colo Colo”, comenta Caszely.

Por Eduardo Bruna

Es todo un referente, de seguro el mayor referente albo. Y Caszely lo sabe. Por si alguna vez lo olvidara la gente se encarga de recordárselo a cada paso, ya sea con un simple saludo, la petición de un autógrafo o una foto, la firma de una camiseta  y, en ocasiones, todos los pedidos juntos. Como este mediodía de lunes, víspera de Navidad, en su habitual café de calle Manuel Montt, en que un hincha le pide autografiar una impecable camiseta ochentera con la publicidad de una ya desaparecida cerveza (Cóndor) y la consiguiente foto, “para que mis amigos se convenzan de que realmente me la firmó el gran Caszely”, dice el muchacho. Y de que la industria de las camisetas antiguas a pedido funciona mejor que nunca lo ratifica luego que una chica le solicita lo mismo, pero ahora sobre una flamante alba con la publicidad de Power, otra publicidad de los años 80. Sólo la última de los tres pedidos en el breve lapso de unos pocos minutos habla de tiempos contemporáneos. Ahora es una señora quien le pone sobre la mesa del café una camiseta con la publicidad del sponsor actual y le advierte: “Es mi regalo de Pascua para mi hermano, Carlitos, que siempre ha sido colocolino y fiel admirador suyo”.

Caszely, acostumbrado a su papel de máximo ídolo albo de todos los tiempos, responde a los halagos con un “gracias”, y esa sonrisa que le valió el apodo de “Chino”. A punto de terminar un año negro (uno más) para el equipo de toda su vida, el ídolo mira con distancia y una buena cuota de escepticismo los pasos que está dando Blanco y Negro para torcer una historia plagada de fracasos albos. Dice: “Hasta ahora sólo nos estamos manejando con rumores y trascendidos respecto de los cuatro refuerzos que debieran contratarse, porque salvo la llegada a Chile del Pajarito Valdés, que tampoco ha firmado todavía, todo el resto de nombres que se han dado se antojan simples voladores de luces”.

-¿A ti te parecen bien los nombres de jugadores que han circulado para integrarse en este 2014 a Colo Colo?
Claro que sí, el problema es que hasta ahora no hay nada concreto. No vaya a ser cosa que, como en otras ocasiones, los grandes nombres se queden en el trascendido y al final sólo lleguen tipos de un nivel parecido a los que se han traído en los últimos tiempos, que no han aportado nada.

-De todos los que se han mencionado, Jaime Valdés parece el más seguro…
Sí, al menos llegó al país. Aunque tampoco eso dice mucho, porque por estas fechas casi todas las ligas europeas paran por las festividades de fin de año y los jugadores aprovechan esos días de asueto para estar con sus familiares. Mientras un jugador no firme, para mí no vale eso de que estamos cerca. La de veces que se han caído traspasos que se creían asegurados….

-Uno que al parecer está seguro es Barroso, el de O´Higgins…
Por lo que se dice en la prensa. Pero ya te digo: mientras no tengamos la foto del jugador firmando y poniéndose por primera vez la alba, no podemos dar nada por seguro.  Sin duda Barroso es un buen jugador.

-¿Y qué piensas del supuesto interés por Fabián Orellana y Esteban Paredes?
El primero sería muy útil, sobre todo por su velocidad, habilidad y sus entradas en diagonal al área rival. El problema es que en el Celta nadie parece estar enterado de este supuesto interés. Respecto de Paredes, ¿qué colocolino no querría tenerlo de nuevo en el equipo? Si es verdad que a Colo Colo le interesa recuperarlo sería todo un reconocimiento de la tremenda metida de pata de Blanco y Negro al dejarlo ir. El club le ofreció 650 mil dólares y él pidió 700 mil. En otras palabras, por ahorrarse 50 mil dólares perdieron un jugadorazo y después trajeron a otros que, seguramente, costaron bastante más que eso. Lindo negocio: se dice que el Querétaro pide ahora 2 millones de dólares por su pase. Por encima de todo eso, sigo echando de menos el interés por un jugador que me parece fundamental.

-¿A qué te refieres?
Al armador, al conductor o como se le llame. Colo Colo no lo tiene y entre los nombres que se han dado para reforzar al equipo hasta ahora no se ha mencionado a nadie que reúna esas características.

-Claramente, el Pajarito no lo es. Vecchio tampoco.
Yo al Pajarito lo veo como un segundo hombre de contención en el mediocampo, pero con más libertad y panorama para llegar arriba y aprovechar su muy buena pegada. El puede  ser un excelente complemento, pero no tiene las características para transformarse en el conductor de un equipo. Y respecto de Vecchio, juega excelente a la pelota, pero no tanto cuando se trata de fútbol. Es decir, es muy hábil, muy encarador, pero se empecina demasiado en la personal, se queda mucho con la pelota, termina chocando y rara vez mete un pase profundo y con ventaja. Al igual que el Pajarito, se me antoja un muy buen complemento de un conductor del cual hemos carecido en los últimos campeonatos.

-En cualquier caso, ¿piensas que ratificar a Héctor Tapia y a Miguel Riffo fue la decisión más sensata que pudo tomar Blanco y Negro?
De todas maneras. Tito es de la casa, conoce a fondo lo que es Colo Colo y con lo poco que tenía dejó demostrado que era capaz de transformar un muy mal equipo en un cuadro al menos regular.

-En eso estaremos de acuerdo. Colo Colo estuvo lejos de pasar de mal a buen equipo con Tapia en la banca, pero que con él mejoró notoriamente, es innegable.
Claro, porque ganó mucho en dinámica y ya no fue el equipo que se arrastraba con Benítez. Tuvo el acierto de jugarse por cabros de la cantera y ellos, con virtudes y defectos, al menos le dieron al equipo un tono de frescura del cual hasta ahí había carecido. No podemos olvidar que, bajo su mando, Colo Colo le ganó a Cobreloa, O´Higgins y la U, en ese orden. Esos triunfos eran impensables si hubiera continuado Gustavo Benítez, que nunca pudo encontrar el equipo y se llevaba experimentando fecha a fecha con diferentes formaciones.

-¿Y no te parece que, de haber tenido más peso ofensivo, también pudo y debió ganarle a Universidad Católica?
“Claro que sí, porque durante el primer tiempo Colo Colo se la llevó por delante. A nadie le habría extrañado que los primeros 45 minutos hubieran terminando 2 a 0 a favor de Colo Colo. Tosselli se mandó un par de atajadas notables, el Huaso Alvarez sacó en la raya un remate de Fierro y hubo, además, un clarísimo penal no cobrado en contra de Felipe Flores”.

-Haciendo un ejercicio de ficción: si llegan los jugadores que pidió Tapia, ¿crees que Colo Colo vuelva a recuperar su papel de candidato?
“Para este campeonato, que va a durar algo así como cuatro meses, no creo. Todo indica que las negociaciones por los elementos que interesan se van a prolongar y al final Tapia deberá arrancar el Torneo de Clausura con los mismos jugadores con los que terminó jugando. El equipo va a estar armado después de la sexta fecha y eso va a significar que le diste mucha ventaja a otros equipos que claramente no necesitan de tantas incorporaciones, como O´Higgins, la U, la Católica, la Unión y hasta el propio Cobreloa, que se está reforzando bien. Yo me atrevería a jugarle mis fichas al equipo recién para el  Torneo de Apertura”.

-¿No le ves ninguna ventaja a Colo Colo?
“Sí, una ventaja que nace de su propio fracaso en el año que se va. No le alcanzó para llegar a ninguna competencia internacional. Ni a la Copa Libertadores ni a la Sudamericana. En ese sentido, debe enfocarse única y exclusivamente en la competencia casera, mientras otros cuadros que serán rivales al título, como la U, O´Higgins y Unión Española, deberán dividir sus esfuerzos en dos frentes”.

Tras su aparición con Kramer, cuenta Caszely: “En marzo protagonizaré una obra de teatro”

Participó activamente en el diseño de lo que debe ser el deporte nacional de acuerdo al programa de gobierno de Michelle Bachellet, hizo un pequeño papel en el Ciudadano Kramer y ahora ensaya para un papel protagónico en “Quién es Chile”, obra de teatro que abordará el papel que jugó Colo Colo en los últimos días de Allende. Y todo ello mezclado con las charlas vivenciales que ofrece en universidades y, sobre todo, empresas. Como se ve, a Caszely no es tiempo lo que le sobra. Señala:

“Lo de la obra de teatro me tiene muy entusiasmado. En el elenco están, entre otros, Cristián Arriagada y Carola Varletta. La idea es estrenarla entre marzo y abril en el Centro Cultural Gabriela Mistral, y tengo la ventaja de que en la obra me interpreto a mí mismo”.

-En líneas gruesas, ¿cuál es el argumento?
“Lo que significó Colo Colo en esos días trágicos del derrumbe de nuestra democracia. De cómo, producto de su extraordinaria campaña en la Copa Libertadores de 1973, la polarización de ambos bandos políticos en pugna cesaba a causa de ese fenómeno que encarnó el club. Me acuerdo que nos concentrábamos en Viña del Mar y el día del partido nos quedábamos en el Hotel Carrera, ya desaparecido. Desde arriba veíamos las manifestaciones en contra y a favor de Allende, pero todo cesaba cuando llegaba la hora en que Colo Colo debía saltar a la cancha”.

-¿Y te gustó participar en la película de Kramer?
“Me encantó. Stefan me lo propuso y le dije de inmediato que sí. Es un tipo verdaderamente genial, un talento único. He visto varias veces la película y siempre me río como la primera vez”.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo