Columna de la UC: Campeón de campeones

Necesitábamos una alegría y provino de un plantel absolutamente identificado con la franja. Mojan la camiseta como si su vida dependiera de eso.

Por

 

Imagen foto_0000000120131228202446.png
La UC se coronó campeón de campeones en la Sub 19 / Crédito: Álvaro Inostroza – ANFP

Por Cristián Berríos
@columnaderazta
http://www.columnaderazta.cl

Necesitábamos una alegría y provino de un plantel absolutamente identificado con la franja. Mojan la camiseta como si su vida dependiera de eso. La Sub-19 dirigida por Andrés Romero se tomó revancha de la derrota ante Santiago Wanderers en el Clausura, y clasificó a Copa Libertadores Sub-20.

Mística

El título conseguido el viernes pasado por la categoría Sub-19 de Universidad Católica ratifica la gran cantidad y variedad de valores existentes en el fútbol formativo. Por supuesto, la falta de logros en otras categorías al término de este semestre demuestra que el trabajo realizado debe mejorarse.
Sin embargo, así mismo como el medio futbolero mezcló los errores de Martín Lasarte en finales con la labor realizada en cadetes, estos chicos le taparon a quienes ignoran que existiendo la mística de Universidad Católica en un camarín la gloria siempre estará más cerca.

Arenga

Andrés Romero reconoció que en la última parte de la charla apeló a la respuesta emocional y la arenga de los jugadores fue “Que esto no sea en vano ctm”. Se notó de inmediato, desde el comienzo del partido hasta el final de la primera etapa, la actitud de Universidad Católica fue arrolladora y así consiguió tres goles que tumbaron las aspiraciones de Santiago Wanderers, campeón del Clausura 2013.

Desequilibrio

Desde Andrés Gutiérrez en adelante, la respuesta individual de Universidad Católica estuvo a la altura de una final. Diego Rojas era imparable para los defensores porteños. Por el costado izquierdo del ataque cruzado Allan Lüttecke desequilibró cuantas veces quiso. Su centro para Carlos Rodríguez en el primer gol fue un anticipo de la jornada que viviría. Fabián Manzano mostró solidez, marcando las diferencias propias de un jugador con rodaje en el primer equipo. Hugo Alarcón nuevamente fue un motor para el equipo.

TalentoCuando hay responsabilidad y compromiso de los jugadores con su profesión, el talento no puede perderse. Si nos remontamos a las dos Copas del Mundo obtenidas por Universidad Católica en Croix Sub-19 1980 y la Manchester Premier Cup Sub-15 2012 encontramos, por una parte, un trabajo de excelencia técnica encabezado por Ignacio Prieto y Alberto Fouillioux. En la experiencia de Shanghái, Hugo Balladares encontró a una generación brillante de jugadores que suele calificarse en el fútbol como “espontánea”. El mencionado equipo Sub-19 de 1980 brindó títulos y satisfacciones al equipo cruzado, la más reciente camada está en formación y sus principales figuras sin duda brindarán nuevas satisfacciones, pero ojala contaran con un guía a la altura de Prieto.

Mancomunión

¿Dónde están ahora esos entusiastas del Fútbol Joven que disfrutaban las finales perdidas por Universidad Católica en la Copa UC y la Sub-14? Ninguno de ellos conoce a tres jugadores de su equipo en cada categoría y eso demuestra la calidad de hinchas que posee cada institución. Que sigan festejando en las calles Liguillas que Católica ganó ocho veces. Los cruzados alientan a quien lleve la camiseta donde sea, y por ese motivo los jugadores ofrendaron la copa a los hinchas presentes. Eso corresponde a una auténtica unidad e identificación.

Proyección

Jugadores como los mencionados Andrés Gutiérrez, Guillermo Maripán, Vicente Starikoff, Gonzalo Mendiburo, Diego Rojas, Fabián Manzano y Allan Lüttecke, entre otros, asoman como verdaderas alternativas para el equipo adulto en un futuro cercano si coinciden con un entrenador que sepa sacarles provecho. Si logra sostenerse en base a buenos resultados, ese estratega sería Rodrigo Astudillo.

Campeón de Campeones de la mano de quienes aún juegan por amor a la camiseta, que los chicos muestren el camino. Hace poco destacábamos la labor de Cantera UC y ahí estaban en Quilín, festejando con los jugadores en un abrazo merecido.

Somos distintos. Nuestra gente tiene un corazón que ojalá iluminara a los dirigentes.

Universidad Católica y sus hinchas merecen todos los títulos que deseen. No por nada, el fútbol chileno le debe al club la formación de innumerables figuras a lo largo de su historia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo