Reapareció Jorge Vergara defendiendo a Marcelo Barticciotto de duras críticas

El ex dirigente de Colo Colo defendió al ex jugador de duras críticas recibidas a través de Twitter.

Por

Imagen foto_0000000120140109185505.jpg

Por Eduardo Bruna

Primero sintió una profunda tristeza. Luego, y esto era inevitable, una inmensa indignación. Para Jorge Vergara, controvertido ex dirigente de Colo Colo, “es increíble que un periodista ataque de una forma tan baja y tan artera a alguien que, como Marcelo Barticciotto, fue ídolo indiscutido del club más grande y popular del país y, por su corrección y caballerosidad, respetado hasta por sus más acérrimos rivales dentro y fuera de una cancha. El twitter de este periodista demuestra una odiosidad muy grande y un profundo sentimiento anticolocolino que un profesional de las comunicaciones no puede permitirse, porque pierde por completo objetividad y provoca que su medio también la pierda. A mí jamás se me habría ocurrido insultar de esa forma a un Marcelo Salas o a un Sergio Vargas. Hasta ahora, por lo menos, no se había sabido de ningún periodista que antepusiera sus gustos personales por sobre sus deberes de comunicador”.

El twitter, una opinión que al parecer pretendía zanjar una polémica entre periodistas, demostró el inmenso peso que han ido adquiriendo las redes sociales. Porque el autor del desaguisado recibió el repudio generalizado y debió cerrar, al menos temporalmente, su cuenta.

Para Vergara, sin embargo, el hecho viene a ratificar una paulatina descomposición del medio. Según él, se ha ido haciendo una costumbre el ataque a la honra de las personas sin que los medios ni el Colegio de la Orden hagan nada al respecto. Y refiere: “A mí me sindicaron como uno de los causantes de la quiebra de Colo Colo, en circunstancias que yo había dejado de ser dirigente en 1998 y el montaje fue recién cuatro año después. No sólo eso: un periodista de un canal de televisión que acostumbra a darle una gran cobertura al fútbol, hasta me acusó de ser dueño, en aquellos años, del pase del arquero uruguayo Claudio Arbiza, lo que me valió pasar una noche en Capuchinos. Cuando se comprobó que el único dueño del pase del jugador era Colo Colo, nadie se dignó siquiera a poner un párrafo aclaratorio. Y por supuesto que el periodista ese nunca abrió la boca para reconocer que estaba pésimamente informado y que producto de eso me había calumniado gratuitamente”.

-De tanto en tanto, en ese canal te siguen volando la cabeza. O al menos deslizando críticas que pretenden mostrarte como un ex dirigente nefasto y tramposo. ¿Nunca has pensado en querellarte?

“En este país, desgraciadamente, querellarse por injurias y calumnias es una total pérdida de tiempo. ¿Cuándo se ha sabido de alguien que efectivamente pague por denostar en forma gratuita? Nunca. A mí me queda la tranquilidad de que nunca me robé un peso de Colo Colo y que jamás un jugador pudo acusarme de haber hecho algo incorrecto”.

-¿Por qué crees que te hiciste esa fama, entonces?

“Viene de los tiempos en que un loquito con micrófono inventó toda una historia acerca de la supuestamente turbia contratación de Marcelo Espina. Me consta de más de alguno que, estando en Argentina, se encargó de averiguar con los propios dirigentes de Platense los términos de la transferencia, encontrándose con que los números que había dado a conocer Colo Colo correspondían fielmente a la realidad. Súmale a eso que, por mi forma de ser, a veces antipático, a veces irónico, me hice en el medio de muchos enemigos”.

-Ya no te preocupa…

“¡Qué me va a preocupar, a estas alturas…! El asunto es simple: si alguien tiene una prueba de mis supuestas trampas, que las entregue a la justicia. Te puedo decir que, tras la concertada quiebra del club, a mí y a los principales dirigentes de la época nos pusieron al revés y al derecho tratando de encontrarnos algo irregular. Dicho claramente, querían saber cuánto nos habíamos robado de Colo Colo. ¡Qué nos íbamos a robar, si no había plata para nada! El propio Dragicevic, preso en Capuchinos por supuesta elusión de impuestos en el pago a los jugadores, salió libre de polvo y paja. El fútbol siempre se había regido por el DFL 1, que especificaba que los futbolistas profesionales, por tener una carrera breve, no pagaban impuestos. Mal entonces el club podía retener esos dineros. Lo curioso es que, habiéndose regido todos los clubes de acuerdo a ese decreto, dictado en el año 1970, el presidente de Colo Colo fue el único llevado a la cárcel. Y después tienen la desfachatez de decir que la quiebra no fue provocada…”.

-Hasta hoy, mayoritariamente, la prensa afirma que la quiebra era la única salida que le cabía a Colo Colo.

“La gente no puede olvidar que la jueza Helga Marchant, tras decretar la quiebra por una deuda de aproximadamente 50 millones de pesos, le dijo a Peter (Dragicevic) que si la deuda se saldaba ella levantaba la quiebra. Peter, de su bolsillo, pagó la deuda al día siguiente, y sin embargo la quiebra siguió a firme. El día que se investigue y analice el rol que jugó la prensa en la implantación del Sistema de Sociedades Anónimas no va a salir bien parada, eso te lo aseguro”.

-Estos ataques por twitter en contra de Barticciotto a lo mejor contribuyen a que tú y él se abuenen. Supimos que estaban más bien alejados, lo que suena extraño considerando la cercanía que siempre hubo entre ambos.

“Marcelo dijo tiempo atrás que él prefería no juntarse con los antiguos dirigentes del club y eso me dolió mucho, porque él mejor que nadie debía saber que nosotros, los viejos dirigentes, colocolinos desde la cuna, estábamos en el club para servirlo, no para servirnos del club. Pero te puedo contar que a fines del año pasado, es decir recién hace unos días, coincidimos en una reunión y él me aclaró que había dicho que la gente decía de nosotros que estábamos desprestigiados, pero que esa no era una opinión que él compartiera. Yo, que siempre he tenido por Marcelo un tremendo cariño, por todo lo que significó y lo que es como persona, naturalmente acepté sus explicaciones. En otras palabras, si en algún momento estuvimos alejados, eso ya no ocurre”.

-Igual tienen una visión distinta acerca de Blanco y Negro y lo que debe ser Colo Colo…

“Marcelo y yo creemos que el club debe ser recuperado por sus verdaderos dueños: los socios y los hinchas. En ese sentido, ambos somos tremendamente críticos de lo que ha significado Blanco y Negro. A lo mejor diferimos en la forma de enfrentarlos y en lo que queremos que vuelva a ser el club, pero eso no nos puede transformar en enemigos. Nadie que se oponga a Blanco y Negro puede perder de vista que lo que todos queremos es que el club deje de ser una fuente de lucro y no mire más al pueblo albo como clientes a los que sólo hay que sacarles plata. Yo pienso que esos ataques de un oscuro periodista a Barticciotto son el costo que Marcelo está pagando por ser un declarado opositor de la Concesionaria”.

-¿Tanto poder tiene Blanco y Negro como para influir en las opiniones de algunos periodistas?

“En este país la plata manda. Indiscutiblemente, la plata la tienen ellos. Y eso, que se advierte en todos los ámbitos de la sociedad, se replica también en el fútbol. Lo que ocurre con las AFP, con las Isapres, ocurre también en el medio que nos importa. Los dueños del capital han hecho del abuso una conducta permanente”.

-Nadie creería, de buenas a primeras, que sea Jorge Vergara quien está afirmando cosas como estas…

“¿Por qué no? ¿Por qué fui milico? Claro que lo fui, lo que no significa que haya sido pinochetista. Claro, ahora recuerdo que otra de las calumnias que siempre me colgaron fue haber formado parte de los organismos de seguridad, léase DINA y CNI. Si lo hubiera sido, ¿no crees que mi nombre estaría desde hace años en conocimiento de los organismos de derechos humanos?”.

-¿Sabes cómo se sintió Marcelo Barticciotto con este fuerte ataque de un periodista?

“No, no he conversado con él. Sin embargo, conociéndolo, debe estar muy dolido, porque es un cabro muy sensible. De conversar con él, y seguramente lo voy a llamar, le diría algo que ya te dije: está pagando el costo de criticar a Blanco y Negro. En otras palabras, de oponerse al poder que da el dinero. Marcelo tiene que entender que el Sistema de Sociedades Anónimas es capaz de cualquier cosa por defenderse a impedir que las cosas vayan a cambiar. ¿No te parece raro que la prensa no haya hecho mayor escándalo por un salvataje de 30 millones de dólares del Canal del Fútbol para que algunos clubes pudieran seguir funcionando? Tal suma es tres veces la que debíamos los clubes luego que, para forzar a que se aprobara el Sistema de Sociedades Anónimas, se desconociera el DFL 1 de 1970 y todos nos hiciéramos, de la noche a la mañana, de una deuda de 10 millones de dólares por supuestos impuestos impagos. Y que conste que eso sólo salió a la luz después que yo lo denuncié en mis páginas, Albo Indómito y Liberen al Indio, porque no me compro eso de que los periodistas sean tan ineptos en lo que respecta a producir noticias. ¿No te parece raro que hasta hoy el escándalo que sacude a Everton permanezca en el más absoluto secreto?”.

-¿Cuál escándalo?

“Les dejo la tarea a los periodistas. En todo caso, para agarrar la hebra, pueden recurrir a mis páginas. Es más: desafío a que aborden el tema esos periodistas que, frente a las cámaras, siguen pontificando sobre las bondades de las Sociedades Anónimas”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo