¿A qué apuestan las universidades con sus actuales entrenadores?

Tras la salida de Figueroa, la U siguió el camino de la UC y trabajará este torneo con un DT venido de las inferiores.

Por

Imagen foto_0000000120140117075813.jpg

Cristián Romero (izq) dirigirá a la U este semestre, mientras que Rodrigo Astudillo (der) hará lo mismo en la UC (UdeChile.cl/AgenciaUno)

Demid Herrera Palacios

@DemidHerrera

Cuando Universidad de Chile cayó en El Salvador ante Cobresal, tanto hinchas como medios de comunicación empezaron a especular con que el Fantasma Figueroa tenía las horas contadas. El técnico de la U no encontraba respuesta de sus jugadores en la cancha y 24 horas después José Yurazseck anunció el fin del vínculo con él para dar un paso sorpresivo y anunciar que Cristián Romero, jefe de las divisiones inferiores del cuadro azul, asumiría la dirección del primer equipo.

La apuesta hecha con el Relojito, que sólo dirigió a Provincial Osorno en el profesionalismo y fue parte importante de la debacle que condujo al cuadro lechero a tercera división, marcaba una jugada que semanas antes había hecho la UC al elegir a Rodrigo Astudillo en reemplazo de Martín Lasarte. Dos hombres sin mucho que perder ya que tienen sus cargos asegurados en la parte formativa de los clubes y apelarán a sorprender y quedarse con el puesto.

“La verdad que todo me tomó por sorpresa, pero en estas instancias siempre hay que estar preparados y me siento con las facultades para aceptar el desafío”, indicó Romero al sitio oficial de la U en sus primeras palabras como DT azul, en relación a los tres meses que tendrá para responder en el Clausura como en la Copa Libertadores.

El mismo camino que eligió la UC fue seguido por la U pensando en el conocimiento que tienen tanto Astudillo como Romero de las fuerzas básicas de los clubes, pero con un argumento que seguramente podrán ocupar en el camino: la falta de tiempo para introducir un cambio profundo en lo que venían mostrando tanto cruzados como azules.

O el éxito o a la guerra por BerizzzoEl apretado calendario estipulado para el Clausura no fue la única razón para que las universidades optaran por los mencionados técnicos, sino que el gran objeto de deseo de ambas instituciones no estaba disponible para negociar.

Eduardo Berizzo, actual estratega de O’Higgins goza de su mejor momento como entrenador tras haber sacado campeón a los celestes por primera vez en la historia y el desafío de la Libertadores más su contrato vigente lo hacía un imposible que no será tanto en junio, puesto que el parate del Mundial abrirá la chance a que el Toto se siente a escuchar ofertas.

La guerra, otra más, seguramente se desatará entre Católica y la U y sólo un rol descollante del Tuto o el Relojito podría interponerse a una intención que pasará  finalmente por un factor clave: La intención del ex ayudante de Bielsa, quien públicamente se ha mostrado más lejos que cerca de ambas instituciones.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo