Columna de la UC: Goleada y dedicatoria

Junto con la evidente reivindicación frente al arco rival, la goleada 7 – 1 a Huachipato proporciona otras lecturas dignas de análisis. Además, en esta edición de la Columna de Razta recordaremos a Jorge Luco.

Por

 

Imagen foto_0000000120140217141827.jpg
La UC festejó una goleada ante Huachipato / Crédito: Agencia UNO

Por Cristián Berríos
Twitter: @columnaderazta
Revista: www.columnaderazta.cl

Junto con la evidente reivindicación frente al arco rival, la goleada 7 – 1 a Huachipato proporciona otras lecturas dignas de análisis. Además, en esta edición de la Columna de Razta recordaremos a Jorge Luco.

JORGE LUCO
Sus títulos como jugador de Universidad Católica  en las temporadas 1954 y 1961, y  la estrella en el Ascenso 1975 obtenida como entrenador forman parte de cualquier recuento o biografía. Sin embargo, para que las nuevas generaciones dimensionen el aporte de Jorge Luco en la época más difícil del club en su historia necesitamos una contextualización. A diferencia del descenso de 1955, en el cual las principales figuras permanecieron en el club, Universidad Católica vivió un progresivo debilitamiento deportivo e institucional desde fines de los 60′ hasta 1973. El club se había desprendido de Alberto Fouillioux, Néstor Isella, Juan Carlos Sarnari, y Sergio Messen, entre otros, y sin embargo no había fondos en caja.
Jorge Luco asumió en esas circunstancias y tuvo la astucia de armarse tanto con jugadores jóvenes, por ejemplo Oscar Wirth, Roberto Hernández, Eduardo Bonvallet y Gustavo Moscoso, como experimentados, tal es el caso de Alberto Fouillioux, quien retornó desde Francia para la segunda mitad del torneo. Ese equipo llenó estadios y derrotó con autoridad a rivales que se jugaban la vida contra la franja. Jorge Luco devolvió a Universidad Católica la mística que él había conocido entre la década del 50’y del 60′.
DEDICATORIA
Hubo un minuto de silencio en San Carlos de Apoquindo dedicado a la memoria de Jorge Luco. Ese intervalo de tiempo fue utilizado por hinchas para arrojarle insultos a Luis Felipe Gazitúa, presidente de La Fundación y vicepresidente de Cruzados SADP. Profundicemos en el tema del respeto, ¿La Fundación preguntó a Jorge Luco en las últimas décadas su opinión sobre el proyecto deportivo? ¿Hubo una instancia para que las observaciones de cruzados que entregaron tanto al club fueran consideradas por el directorio de La Fundación?. Fernando Jara declaró una vez que la orden de los Cruzados Caballeros no poseía ninguna influencia en las decisiones del CDUC. La valoración también forma parte del respeto. ¿Sabe que es mejor que un minuto de silencio? Una liquidación de sueldo con el membrete del club para todos aquellos que puedan enseñarle a un niño como se disfruta el fútbol, y por qué deben jugarse la vida en una final con la camiseta de Universidad Católica.
GOLEADA
Quedó demostrado que si hubiéramos jugado con equipo titular en ambas semifinales, aún con la ausencia de Mark González, Huachipato nunca nos habría eliminado de Copa Chile. Por mucha experiencia que posea un entrenador en la formación de jugadores, hay un noviciado que se paga en Primera División y eso costó un título. Aclarado ese asunto podemos enfocarnos en el aspecto futbolístico.
No todos los rivales juegan con la desaprensión evidenciada por el equipo de Mario Salas, por lo tanto, en vez de jactarnos por el marcador o detenernos en la belleza de los goles, el ejercicio más saludable es proyectar una variante o propuesta hacia otros partidos, contra rivales más exigentes. Con la ratificación de Claudio Sepúlveda en lugar de Tomás Costa, Astudillo pretende darle equilibrio a un mediocampo de marcada vocación ofensiva. Si bien el primer tiempo de Universidad Católica fue más contundente que lucido, debido a que Huachipato dominó el balón durante largos pasajes de esa etapa, proyectándonos a duelos donde el rival contará con volantes de creación más desequilibrantes entendemos que prefiera a un marcador de oficio. Tomás Costa ingresó cuando Huachipato terminaba por regalarse y condujo con criterio aprovechando los espacios. En delantera, Mark González demostró su categoría, ganó línea de fondo, convirtió y asistió en varios goles. Ya habíamos anticipado en una columna publicada en cducatolica.com que si Ramiro Costa o Matías Jadue no respondían Rodrigo Astudillo debía jugarse por una opción distinta. Esa respuesta al problema planteado fue Álvaro Ramos, también posee la opción de José Luis Muñoz en ese mismo puesto o darle más libertad a Darío Bottinelli. La defensa ha mostrado avances, pero aún perdemos las marcas cuando el rival suma varios elementos en ataque.
Seguimos en la lucha, y dedicamos a don Jorge Luco esta columna. Ahora forma parte de un gran equipo junto a Sergio Livingstone, Hugo Rivera, Raimundo Infante, el Mumo Tupper y otros cruzados de corazón.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo