El desafío extremo de un grupo de hinchas para ir a ver a la Roja al Mundial

Cuatro amigos comenzarán la primera semana de marzo un viaje que, estiman, durará tres meses. Vivir la fiesta in situ y apoyar a la Roja de Sampaoli es su mayor motivación.

Por

 

Imagen foto_0000000120140224074700.png
Deberán pedalear 50 kilómetros diarios para cumplir el objetivo. Gentileza

Por Cristián Salas

Ir a un Mundial de Fútbol debe ser un sueño para al menos el 99% de los chilenos, más aún si la fiesta es en Brasil y con la Roja presente. Es por eso que ya varios son los compatriotas que tienen pasajes y entradas aseguradas para acompañar al equipo de Sampaoli.

Claro que el avión no es el único medio para llegar al país de la samba. Eso al menos pensó un grupo de cuatro aperrados amigos penquistas que la primera semana de marzo iniciarán un viaje de tres meses en bicicleta desde Chile a Río de Janeiro, todo por apoyar a Alexis, Vidal y compañía, y vivir in situ la fiesta más linda del mundo.

La idea nació el año pasado cuando Jorge Fuentealba (26) y Peter Pla (27), amigos desde pequeños, pedalearon hasta Valparaíso por el cierre de la Ruta 78 por la peregrinación a la Virgen de Lo Vásquez. “Nos dieron ganas de hacer un viaje largo en ‘cleta’ y como venía el Mundial este año dijimos ‘ya, vamos al Mundial’. Quizás sea la  primera y última vez que podamos ir a uno, entonces por qué no ir”, cuenta Peter.

Con el correr de los días la idea tomó fuerza y así se sumaron Juan Pablo Cuevas (28) y Gonzalo Soto (26). Los cuatro renunciaron a sus trabajos, ahorraron lucas y se aperaron con bicicletas y accesorios ad hoc para la travesía. “Hoy tengo tiempo, juventud y ganas para hacer esto. Si no lo hago ahora, no lo voy a hacer nunca”, fueron las palabras de Jorge al despedirse de su jefe. Carritos para amarrar a la bici (donde pretenden echar no más de 20 kilos), carpa, saco de dormir, cocinillas y poca ropa serán algunas de las cosas que llevarán. La empresa Alforjas Avalancha los auspició con tricotas profesionales.

La ruta del viaje ya está lista. Llegarán en bus hasta el cruce Los Libertadores y de ahí piensan pedalear 50 kilómetros diarios. Mendoza, Buenos Aires, Montevideo, la costa uruguaya y la costa brasileña hasta llegar a Río son los lugares que verán a estos jóvenes aventureros nacionales que de seguro vivirán las de Quico y Caco en el camino.

“Nos vamos a ahorrar la subida de la Cordillera de Los Andes que creo que es lo más peludo. Después viene la pampa hasta Buenos Aires, donde lo complicado será el viento en contra y el tráfico. Y ya en la costa uruguaya y brasileña lo peludo será el calor, pero para eso nos vamos a preocupar harto de la hidratación, y nos vamos a echar harto bloqueador. No vamos a cruzar desiertos ni nada por el estilo, además está todo asfaltado, así es que mayores complicaciones no vemos”, cuenta Fuentealba.

La naturalidad con la que hablan dista mucho de la incredulidad de sus cercanos, aunque reconocen que con el tiempo los han ido convenciendo. “Mis viejos en un comienzo no me pescaron, pero cuando vieron que me compré una bici y ahorré la mitad de mi sueldo para ir, empezaron a darse cuenta que el tema iba en serio”, cuenta Pla. “Mis papás me dijeron que no renunciara a la pega, que me comprara un pasaje en avión o que fuera de vacaciones, pero yo quería hacerlo así y ahora me están apoyando”, agrega Jorge.

“La incredulidad de la gente es porque en Chile no existe la cultura del biciturismo, pero en Europa está lleno de agrupaciones. Nosotros hicimos cursos de mecánica de bicicletas y estamos capacitados para reparar cualquier daño. Es un viaje que lo venimos preparando hace tiempo y los cuatro ya nos conocemos a la perfección”, explica Fuentealba.

El tema más complicado ahora es conseguir entradas para ver algún match de la Roja. De momento ninguno las tiene y sus esperanzas están cifradas en encontrarlas en Brasil a un precio más accesible. Cada uno va con alrededor de un millón y medio de pesos en el bolsillo y depende de cuanto gasten en la ruta es si comprarán ticket o no. “Si no, al menos tendremos la aventura del viaje y la experiencia de vivir la fiesta del Mundial en las calles. Ahora, si aparece un auspiciador que nos quiera apoyar, mucho mejor”, cierra Jorge entre risas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo