Juan Ignacio Sills: "En la U No existe el semestre de transición"

El defensor argentino después de mucho tiempo dialogó con El Gráfico sobre su extensa recuperación tras haber sufrido la rotura de ligamento cruzado.

Por

Por Rafael Verdugo

Juan Ignacio Sills llegó al CDA proveniente de Vélez Sarsfield en junio de 2013 como el flamante refuerzo para una defensa que Darío Franco buscaba fortalecer.

El cruzalteño, que lo dirigió en Instituto de Córdoba para la temporada 2011, confió en la capacidad del rubio polifuncional (en su carrera ha pasado por todos los puestos de la última línea) pese a que su pasada estadía en Liniers no estuvo acompañada de muchos minutos. Le costó adaptarse en un principio y luego vendría lo peor para un jugador que es recientemente traído por un técnico. En medio del Clausura 2013 Franco es despedido de la U y asume en su cargo Marco Antonio Figueroa. Muy por el contrario a lo que muchos esperaban, Sills fue considerado por el Fantasma, quien le entregó su confianza y la titularidad, una que se vio truncada el 29 de septiembre pasado. “No me voy a olvidar nunca de ese día. Fue contra Unión, al minuto doce hice un gol y después pasada la media hora, hubo un córner para ellos, cabecea Gustavo Canales, la pelota da en el palo y luego un jugador la devuelve para atrás a Dagoberto Currimilla, él va a patear al arco y yo me coloco adelante como para tapar el tiro y ahí se me va la pierna para dentro”, recordó Sills.

¿Cómo ha sido para ti todo este tiempo?
Ya pasaron cuatro de los seis meses que se estipulan como recuperación, que es lo más duro y largo. Ahora lo único que falta es manejar más la ansiedad, porque queda cada vez menos y aumentan las ganas de jugar, más cuando ves la cancha desde la tribuna. Estoy contento porque todos los plazos hablados con los médicos se están cumpliendo.

¿Sientes que te truncó el alza que  mostrabas en ese entonces?
Sí, me había costado un poco, tuve algunos errores que costaron goles y derrotas y eso me hacía estar un poco mal, pero después me fui acomodando, agarré ritmo de juego, conocía cada vez más a mis compañeros y me acoplaba al técnico nuevo, que era Figueroa en ese momento.

¿Más acostumbrado a Chile?
Ahora tuve más tiempo para conocer, saber la ubicación de los estadios para ir a ver a la U. Me gusta mucho, es un país ordenado en todo sentido, es limpio, la gente muy amable. La verdad me siento muy cómodo.

Tu situación en la U es algo compleja…
Tengo un año de contrato con la U a préstamo, termina en junio. Bueno, estoy inscrito en la Copa Libertadores, el último partido del Grupo es el 9 de abril, ahí podría apuntar a volver, pero tampoco es seguro porque cumpliría seis meses el 16 de abril. Primero ganarme un lugar y jugar Copa Chile.

¿Quedarte en la U es tu gran revancha?
Tengo muchas ganas de quedarme en la U, el club es muy bueno, estoy muy cómodo. Aparte tengo una espina clavada por no haber podido demostrar a lo que vine.

¿Has conversado de tu continuidad con Cristián Romero?
Ese caso puntual no. Sí hemos hablado de mi situación, ya que el cuando era jugador sufrió una lesión similar entonces me aconseja a que me recupere tranquilo, que sea paciente y que no caiga en la ansiedad, que obviamente quedaré muy bien y seguiré jugando.

¿Qué opinión tienes de esta U?
Con Cristián se notó un cambio inmediato, los primeros cuatro partidos los ganó todos. Hasta antes de jugar con Cruzeiro se venía jugando bastante bien, creo que va mejorando día a día. En ataque tiene lesionados a Isaac y Ubilla, por ahí donde no hay tanto recambio, Valber también en la defensa, pero creo que de a poco nos vamos a ir acomodando y entendiendo su idea.

¿Era muy diferente con Figueroa al mando?
En el campo de juego no sé si tanto, porque ambos técnicos son de ir para adelante y atacar todo el tiempo, la U tiene esa obligación como también la de ganar. Por ahí hubo cambios en el día día con el jugador, aunque Marco también tenía buena relación con nosotros, era directo y se podían decir las cosas a la cara, eso es bueno. Cristián tiene un perfil más bajo y creo que es lo que necesitaba el equipo en estos momentos.

Llegó Matías Caruzzo, quien al igual que tú en su momento, está en periodo de acoplarse, ¿has conversado con él sobre eso?
Nos venimos juntos todos los días al CDA (risas), es una excelente persona y un jugador de experiencia. A todos les cuesta adaptarse a otro país y fútbol, el argentino es muy diferente al chileno. Viene de jugar semifinales de Copa con Boca Juniors y es un aporte muy grande para la U. Me parece que con confianza y tiempo va a ser un tremendo aporte.

En un futuro, ¿han hablado sobre ser la próxima dupla en defensa?
Siempre jodemos que queremos jugar juntos, pero es importante que la U gane y que juegue en el momento el que esté mejor. Siempre habrá una sana competencia, ya que todos queremos el beneficio del club.

¿Qué tan importantes son José Rojas y Osvaldo González?
Mucho, y bueno Johnny también que habla desde atrás, pero en todas las líneas hay jugadores de ese nivel. Por ejemplo está Gustavo, que le ha dado muchas cosas a la U, pero bueno, Pepe y Osvaldo tienen mucha historia en la institución y en la Selección, poseen mucha experiencia y confianza. Cuando están a un gran nivel se nota mucho.

¿Línea de cuatro o de tres atrás?
Mientras yo estaba la línea de tres me sentaba cómoda. Obviamente me costó, pero me fui acostumbrando. Hay muchos equipos en el torneo que te esperan atrás entonces meter línea de cuatro es perder gente en ataque, cuando no hay necesidad. Eso es cuestión del técnico porque cada uno tiene su sistema y va a ir a muerte con él.

¿La actual U está capacitada para protagonizar más que un semestre en transición?
Sí, obviamente. Veníamos bien y todo el mundo hablaba bien de la U hasta que se perdió con Cruzeiro por la forma y resultado. En el Grupo estamos bien, es importante ganar de local y sacar puntos de visitante. No existe el momento de transición en la U, es un equipo grande que tiene que tratar de ganar todo lo que juega.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo