Columna de la UC: Un dictador que no quiso campeonar

Cristián Berríos analiza el panorama que atraviesa Universidad Católica y culpa a Luis Felipe Gazitúa.

Por

 

Imagen foto_0000000120140414140124.jpg
Gazitúa recibe críticas de los hinchas.

Por Cristián Berríos
@columnaderazta

Durante la década del 2000, aunque los campeones de cada año fueron homenajeados en partidos del primer equipo, la opinión de Cruzados Caballeros, históricos o hinchas en general no incidía mayormente en las decisiones del directorio de la Fundación. En teoría, ha cambiado la estructura y administración, la rama de fútbol del Club Deportivo Universidad Católica funciona bajo la administración de Cruzados SADP, pero la indiferencia por la opinión y descontento de la hinchada persiste. Hoy en la Columna de Razta revelaremos los factores institucionales y deportivos que influyeron en la campaña del primer semestre.

ODIO V/S AMBICIÓN

Los planes al interior del directorio de Cruzados SADP fueron los siguientes: Pasarle el equipo a cualquiera menos a Juvenal Olmos, petición habitual de Luis Felipe Gazitúa, presidente de la Fundación y vicepresidente de Cruzados SADP, en tanto Eduardo Berizzo, candidato que produce consenso al interior del directorio, cumple contrato con O’Higgins de Rancagua.

A juvenal Olmos y Jorge Pellicer – siendo ambos muy distintos en cuanto a propuestas y variantes tácticas – pueden discutirles todo en términos futbolísticos, el paladar de cada hincha suele diferenciarse en estilos, menos que en una comparación con Rodrigo Astudillo salen favorecidos en cuanto a experiencia al mando de equipos adultos. Ninguno de los anteriores constituía una carta para el primer equipo en las circunstancias actuales: Jorge Pellicer no iba a prestarse para un interinato o prueba de seis meses y, como todos sabemos, Juvenal Olmos está vetado por Luis Felipe Gazitúa desde hace doce años.

Alternativas como Ricardo Lunari, Gerardo Reinoso, Juan Carlos Almada y otros históricos hasta ahora no han sido consideradas para un proyecto en cadetes, menos opciones poseen que el directorio o gerente técnico los postule para la banca del primer equipo. Fue consultado Andrés Romero y tampoco quiso una prueba semestral, finalmente el cargo cayó en manos de Rodrigo Astudillo, la segunda o tercera opción para el puesto.

¿Por qué Luis Felipe Gazitúa no fue capaz de ponerle fin a sus disputas personales con referentes de Universidad Católica o sobreponerse al miedo o desconfianza que le provoca el peso de los históricos en puestos claves de Cruzados SADP? Simplemente, un proyecto competitivo comienza con la integración por el bien común y no con la exclusión por razones particulares. Desde ese punto de vista, prefiere regalar torneos a rivales clásicos y equipos de menor poderío antes que relegarse de la toma de decisiones tanto a nivel administrativo como deportivo.

Como ejemplo exponemos lo siguiente, ¿No estaba excluido de Cruzados SADP cuando iba a asumir la vicepresidencia de la ANFP en el directorio de Sergio Jadue? ¿Y quién se reunió esa misma semana con Francisco de la Maza, alcalde de Las Condes, para asegurarle que Universidad Católica no jugaría en San Carlos de Apoquindo ante Colo-Colo y Universidad de Chile? Luis Felipe Gazitúa, quien desterró a Juvenal Olmos por exigirle refuerzos en una discusión acalorada, el mismo que mantiene alejado a Ricardo Lunari, Gerardo Reinoso, Alberto Acosta y Juan Carlos Almada de la institución que defendieron con coraje en una cancha.

La dictadura probablemente no termine en juntas de accionistas, donde a los controladores les basta cederle acciones a un títere o payaso de turno en desmedro de un verdadero representante de los menos escuchados, pero las voces y los lienzos nunca serán silenciados. En el corazón de un cruzado hay verdades que los estatus abusivos de un contrato de concesión no diseminarán.

DIEZMADOS

Durante la era de Martín Lasarte el directorio de Cruzados SADP pensó que contrataba a un genio y destinarle la mayor parte del presupuesto al cuerpo técnico les pareció una buena idea. Finalmente, Rodrigo Astudillo asumió un plantel debilitado en cuanto a recursos y en el aspecto sicológico. No fue suficiente con la llegada de Darío Bottinelli. Si bien el volante argentino a ratos muestra destellos de su verdadera jerarquía hasta ahora dista del nivel exhibido en temporadas anteriores, a su favor convengamos que le han acompañado poco y habilitado peor. Resulta exasperante la falta de temperamento de Fernando Cordero, un proyecto de inversión ideado por José María Buljubasich. Universidad Católica necesita jugadores talentosos que se brinden por enteros, provenientes de su cantera o de otros semilleros, pero en ningún caso puede darle la oportunidad a mediocres y trotones que llegan al club por acuerdos o malos negocios. Después de un tropiezo, el plantel debe reforzarse con jugadores probados que brinden jerarquía al plantel. Cruzados SADP vende los jugadores rescatables y mantiene los discretos.

PASIÓN

El equipo mostró a lo largo del semestre debilidades en defensa y a la hora de la definición, sin duda una consecuencia de las partidas de Ismael Sosa y Nicolás Castillo, jugadores que no fueron debidamente reemplazados. Como hemos señalado anteriormente, desde antes que presentaran a Rodrigo Astudillo la apuesta estaba preparada para el último semestre. Quienes se abonaron o acompañaron al equipo gastándose un dinero ganado con sacrificios – que sólo pueden comprenderse en la mente de quien ama una camiseta – fueron víctimas de la mirada conformista de una empresa que desconoce el emprendimiento y pasión de los fundadores del CDUC. ¿Ustedes se imaginan a un dirigente de Cruzados SADP recorriendo el mundo en un auto junto a atletas y un futbolista para regalarle banderas del club a estrellas de Hollywood?

Esas ideas que nacieron en trasnoches terminaron con la creación de Universidad Católica FC en 1908, con triunfos en las Olimpiadas universitarias entre los años veinte y treinta, giras en barco al sur de Chile y con José Manuel Moreno, uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, brindando la primera estrella de campeón junto a Sergio Livingstone, Raimundo infante, Andrés Prieto, Fernando Riera y otros astros que en ese entonces eran unos muchachos entusiastas.

LIBERTAD

Luis Felipe Gazitúa, Gerente General de Forestal O’Higgins S.A, puede comprarse un bosque entero y pedirle a sus empleados que lo talen para destrozarle el corazón a un ecologista, pero no hay alambrados, guardias o policías que separen a un hombre de lo que ama si aquello es la libertad de sus colores. Los hinchas de Universidad Católica merecen tantas alegrías que todo el odio o temor de un dictador no pueden ser suficientes para torcerle la mano al destino. Por eso somos cruzados de alambrados, barrios y cerros, y no cobardes que se esconden mientras otros celebran.

Mucha fuerza a los cruzados y habitantes de Valparaíso en general.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo