Héroes y villanos: Los goles de Paredes le dieron el broche de oro a Colo Colo

Visogol anotó en 5 oportunidades para darle el triunfo al cuadro Popular y de paso convertirse en el goleador del Torneo de Clausura.

Por

 

Imagen foto_0000000120140427173820.jpg
Paredes vivió la jornada más goleadora de su carrera / Photosport

El Gráfico Chile

Héroes:

Esteban Paredes: El 30 de los albos fue fundamental en el triunfo. Paredes decretó la igualdad cuando Colo Colo estaba en desventaja y de ahí en adelante no paró de hacer goles. El delantero se creó opciones personales, encaró hacia el arco, aprovechó su potente disparo, anotó de cabeza y demostró su jerarquía desde los doce pasos. Esteban Efraín aseguró un trofeo personal en este Clausura.

Sebastian Varas: El delantero de Ñublense fue quien más empujó al equipo a buscar los tres puntos que los podrían haber clasificado a la liguilla para la Copa Sudamericana. Varas fue el encargado de ilusionar a la hinchada. En el minuto 55 marcó el empae 2-2 en el Nelson Oyarzún, y en el mintuo 74 repitió para decretar el 4-3 cuando aún tenían tiempo de dar vuelta el marcador. Buen partido para el chillanejo.

Luis Pavéz: El defensa albo tuvo una gran jornada en Chillán. Estuvo fino en los cruces, se vio bien parado en la cancha y en el segundo tiempo sacó una pelota en la última línea, cuando el portero Salazar ya había quedado en el piso tras el amague del delantero de Ñublense. Sólido partido de Pavéz.

Villanos:

Lucas Giovini: El portero de los diablos rojos se fue con el saco lleno de goles. Una negra tarde vivió el arquero de Ñublense, pues enfrente tuvo la mejor jornada goleadora en la carrera de Esteban Paredes. El 1 de Chillán no pudo detener los remates, cabezazos ni el penal que le convirtió el delantero albo. De haber estado más sólido su equipo podría haber tenido opciones de ir a la Sudamericana.

Álvaro  Salazar: El arquero suplente de los albos tuvo su opción por la lesión de Justo Villar, pero estuvo lejos de mostrar una actuación a la altura del equipo Campeón del Clausura. Salazar estuvo débil en los achiques, quedando en el camino en un par de ocasiones. Faltó seguridad al detener los remates de Ñublense y estuvo lento en las estiradas para evitar los tres goles de los locales. Se notó la ausencia del titular en la cancha.

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo