Entrevista a Harold Mayne Nicholls: "Rechacé ser presidente de Colo Colo"

El ex timonel de la ANFP, cuenta que fue sondeado en aquellos momentos en que, como producto de los malos resultados, la hinchada alba pedía a gritos la salida de Blanco y Negro.

Por

Imagen foto_0000000120140528085221.jpg

(Photosport)

Por Eduardo Bruna

“Me sondearon para ser presidente de Colo Colo. Fue durante aquellos días en que, como producto de los malos resultados, la hinchada pedía a gritos que se fuera Blanco y Negro. Por ser consecuente con lo que me provoca nuestro sistema de Sociedades Anónimas, dije que no. Cuando comenzó a delinearse el cambio siempre pensé que debieron haber sido los socios quienes mantuvieran el control de sus respectivos clubes, pero el marco legal dejó las puertas abiertas para que al fútbol y a las instituciones llegara gente sin ningún vínculo, y a la que sólo movía el deseo de ganar dinero”, señala Harold Mayne Nicholls, ex presidente de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional  (ANFP), quien, lejos de la contingencia, sigue siendo un referente directivo, al punto que no faltaron aquellos que, con motivo de las presidenciales pasadas, lo daban como seguro ministro de Deportes si ganaba la elección -como ocurrió- Michelle Bachelet.

La realidad demostró que dicho vaticinio no podía estar menos encaminado. Algo que el propio Mayne Nicholls desvirtuó en su momento, señalando que “es una completa especulación. Y además una especulación sin ninguna base. Debido al cargo que ejercí en el fútbol tuve una muy buena relación con la Presidenta, pero nunca fui un personaje de su entorno ni de su confianza como para que se tuviera la percepción de que yo era número puesto en su futuro gabinete”.

Hoy, siempre al mando de su Fundación Ganamos Todos, creada para seguir trabajando por el fútbol aunque en otro ámbito, el ex timonel de la ANFP exhibe otra obra que ratifica que “no sigo en el fútbol, pero sigo al fútbol”, como él mismo aclara. Y es que nunca ha podido dejar atrás la labor de periodista que lo llevó por diferentes medios y que reavivó con la edición de un libro que abarca la historia sudamericana en la Copa del Mundo desde 1930 hasta el 2014.

Cuenta Harold: “Es un compendio de crónicas y estadísticas de lo que ha sido la participación de los países de Sudamérica en los Mundiales. Para su lanzamiento conté con la invaluable visita de Alcides Ghiggia, protagonista del Maracanazo, y con un prólogo que gentilmente me escribió Pep Guardiola, actual técnico del Bayern Munich”.

-¿Te sorprendió, Harold, ese sondeo que te hicieron para ver tu disposición de llegar a Colo Colo?

“Por supuesto que sí. Como hombre del fútbol yo estaba muy bien enterado del clima adverso que se estaba creando contra Blanco y Negro por las sucesivas malas campañas, pero que alguien me llamara un día acá a la Fundación para preguntarme si yo estaría dispuesto a asumir la presidencia lo encontré muy poco
acertado. ¿Cómo podría haber aceptado un ofrecimiento como ese cuando todos saben que, como antofagastino, mis afectos están con el club de mi ciudad?”.

-Es que pareciera que con el actual sistema de Sociedades Anónimas eso dejó de tener relevancia.

“Eso es cierto, pero para los dueños, los accionistas de los clubes. No para el hincha, al que le rebela saber que el club de sus amores es dirigido por gente ajena, sin ningún
arraigo y en muchos casos con cero pasión. Yo me imaginaba aceptando y poniéndome en el hipotético caso de que, jugando Colo Colo con Antofagasta, fuera mi equipo el que anotara un gol. ¿Tenía que poner cara de tristeza para disimular la obvia alegría que iba a sentir por dentro? Por eso, cuando me sondearon ni siquiera necesité tiempo para pensarlo. A lo mejor en otro club puede darse, pero no en Colo Colo. Colo Colo debió haber sido manejado siempre por los colocolinos”.

-¿Y qué te parece que Arturo Salah sí haya aceptado? El ha sido siempre identificado con la U…
“Arturo tuvo suerte. La campaña lo salvó de ser blanco de la ira de los socios y los hinchas. Pero él sabe que el fútbol es muy veleidoso. Que pasar de héroe a villano es una transición generalmente muy breve”.

-El problema es que, salvo Aníbal Mosa, ningún otro integrante del directorio de Blanco y Negro tiene pasado albo.

“Claro, pero es algo que nunca debió ocurrir. Y ese es un mea culpa que la gente del fútbol debemos hacer. El sistema de Sociedades Anónimas significó un tremendo avance, en el sentido de que los jugadores están al día en sus remuneraciones y ya no tenemos el triste espectáculo de clubes que, llegando al jueves o al viernes, aún no sabían si se iban a presentar en el estadio en que les correspondía jugar. Los jugadores cuentan mayoritariamente, además, con mejores condiciones de trabajo. Afortunadamente, nunca más hemos visto la escena protagonizada por Sebastián Rozental en Colo Colo, cuando al Monumental le cortaron el agua y debió irse con el champú en la cabeza a bañarse a su casa. Y nunca más hemos escuchado a otro Mauricio Donoso cuando, jugando por la “U”, dijo que estaban a 63 de abril y todavía no les habían pagado. Pero el nuevo marco legal tenía muchos vacíos y nos faltó visión para haberlos detectado”.

-¿Por qué crees que ocurrió eso, Harold?

“Nos faltó experiencia, además de visión para poner al fútbol y a las instituciones a resguardo de aquellos que, contando con dinero, vieron en los clubes una posibilidad de hacer negocios y nada más. Faltó, además, un estudio más acabado de los aspectos legales que involucraban el ámbito de la ANFP y de la Federación. En el papel son entes separados, pero en la práctica ello no ocurre y perfectamente puede darse en el futuro el caso de que la Selección sea conducida por extranjeros, con toda la distorsión que ello acarrearía. Viendo esta realidad, pienso que debimos haber fijado un período prudente de prueba del nuevo sistema antes de llegar a una articulación definitiva de la ley que dio respaldo a la creación  de las Sociedades Anónimas Deportivas”.

-La ley no pone trabas a la propiedad de los clubes por parte de extranjeros…

“Ninguna. Aunque suene descabellado, perfectamente puede darse el caso de que los 16 clubes de Primera sean adquiridos por inversionistas foráneos. Rangers y San Felipe son dos casos. ¿Qué lógica deportiva tiene que San Felipe haya tenido en su momento 82 jugadores con contrato profesional? Y te hablo de este club porque fue el caso que yo conocí directamente cuando fui presidente de la ANFP. Lo de Rangers vino después que yo me había ido”.

-Ambos clubes estuvieron bajo fuertes sospechas en su momento…

“Y es natural. ¿Por qué tener una cuota de extranjeros mayor de la que los reglamentos de nuestro campeonato permiten?

-Existían, y aún existen, fuertes sospechas de que se triangulaban traspasos de jugadores para, entre otras cosas, eludir impuestos.

“Lamentablemente, si así ocurriera, todo sería legal. Funcionaría sin vulnerar en nada el sistema que nos rige respecto del fútbol. Aunque hay veces que claramente algunos se pasan de la raya”.

-Como pareciera ser el caso de Antofagasta. Uno que tú conoces bien de cerca…

“Me pidieron encabezar el club y yo feliz. Pasó que, como en todos los clubes anteriores, lo que era una Corporación Deportiva se transformó en Sociedad Anónima, sólo que los nuevos dueños se hicieron de la institución mediante procedimientos muy oscuros, por decir lo menos”.

-¿Podrías explicar dichos procedimientos?

“De partida, adquirieron el club en 10 millones de pesos, lo que claramente constituye una irregularidad, algo absolutamente insólito. Junto con la propiedad del club los nuevos dirigentes asumían, por cierto, las deudas, pero el problema radica en que en ninguna parte se especificó un plazo para que dicha deuda fuera pagada. En otras palabras, podrían ser dos años como treinta. Lo peor de todo es que, cuando todo esto se acordó en asamblea, sólo eran 26 los socios habilitados para tomar parte de ella. ¡Y sólo asistieron 15…! Como si todo eso fuera poco, el actual presidente, Jorge Sánchez, vive en Los Angeles, Estados Unidos”.

-¿Y el sector que te quería a ti como presidente, no hizo nada?

“Por cierto que sí. Acudimos al Tribunal Electoral, el que tras estudiar el caso concluyó en que efectivamente el proceso contenía muchos vicios desde el punto de vista de la legalidad. A la dirigencia actual le dio un plazo de 30 días, a contar del 30 de marzo,  para subsanar los problemas y dar una respuesta clara a nuestros requerimientos, pero no ha ocurrido nada gracias al simple expediente de recurrir a todo tipo de dilaciones legales”.

-En lo personal, ¿de qué forma te ha enfrentado la actual dirigencia, producto de un proceso claramente viciado?

“De la peor. Yo era socio del club desde el año 1973. Curiosamente, a partir del 2012 dejé de serlo. Y a pesar de todos mis esfuerzos,  nunca más he podido recuperar dicha condición”.

-¿Qué pasó con el ofrecimiento que hace un tiempo tuviste de Sporting Cristal de Perú?

“Al final, nada. Ocurrió que me llamó un día el presidente del club, segundo hombre además del directorio de la empresa cervecera que financia al club, para señalarme que me querían como asesor de la institución. Le dije que no era algo para tratarlo telefónicamente y que, previo a cualquier decisión, quería conocer en directo la realidad del club. Invitado por él, viajé un fin de semana con la idea de regresar al país el lunes. Lo que conocí me agradó. Para darte, una idea, si Alianza de Lima es como Colo Colo, y Universitario equivale a nuestra U, Sporting Cristal vendría siendo el equivalente a nuestra Universidad Católica. Sin embargo, el presidente a los pocos días renunció y me llamó para avisarme, agregándome que el nuevo timonel se iba a encargar de las conversaciones conmigo. Nunca más tuve noticias. En todo caso, yo estaba llano a asesorarlos, pero no estaba en mis planes radicarme en Lima”.

-Como hombre del fútbol, ¿te sorprendió el breve paso de Caszely por el directorio de Blanco y Negro?

“Por supuesto que sí. Conversé con él en los camarines, tras ver la obra de teatro en la que actuaba (“¿Quién es Chile?”), y tenía perfectamente claro que, en absoluta minoría como representante de la Corporación, era bien poco lo que podía hacer desde el punto de vista de las decisiones, pero que sí su voz podía transformarse en todo un  testimonio de aquellas cosas que claramente no iba a compartir. Al parecer pensó que su presencia iba a servir más para validar las resoluciones de Blanco y Negro que para otra cosa. Ese día, en el teatro del GAM, alcancé a darle un  consejo que él acogió con mucho entusiasmo”.

-¿Cuál?

“Que en el seno del directorio propusiera la contratación de cuatro figuras de primer ni-vel para este segundo semestre y un número similar al término del Apertura y previo al Clausura de 2015. Con eso, más lo que Colo Colo tiene en este momento, puedes armar un equipo absolutamente competitivo para la Copa Li-bertadores del próximo año y con grandes posibilidades de alcanzar una final y, en una de esas, ganarla. Te lo digo: la Copa en este momento está más que disponible para aquel club que se atreva, invierta y haga bien las cosas. Y es que ni argentinos, ni brasileños ni uruguayos cons-tituyen la fuerza que eran años antes. Fíjate nada más en los cuatro semifinalistas para el torneo de este año: Nacional de Paraguay, que carece de historia; Defensor de Uruguay, un equipo que, más allá de sus virtudes, no podría compararse con lo que fueron Peñarol y Nacional; Bolívar de La Paz, acostumbrado a quedar en el camino en las fases iniciales, y por último San Lorenzo de Almagro, lejos de la historia ganadora de los otros cuatro grandes de Argentina, como Independiente, Boca, River y Racing. Viendo esta realidad, no puedo entender que ni Unión ni O´Hggins se hayan reforzado al menos con dos figuras de renombre”.

-Pero para eso Blanco y Negro tiene a Salah y Juan Gutiérrez. Me imagino que Caszely lo tenía claro…

“Por supuesto que sí, pero lo que yo le dije es que él diera la idea de conformar un cuadro competitivo a nivel internacional. Si Salah o Gutiérrez no han pensado en que la Copa está ahí, esperando por quien se atreva, ¿por qué no proponerlo él? Su voz tiene peso. Mejor dicho, pudo haberla tenido…”.

-El problema, Harold, es que los accionistas de Colo Colo no parecen ser de los más generosos cuando se trata de gastar. Les fue bien con Barroso, Valdés y Paredes, pero tenían cuatro cupos y sólo utilizaron tres. La pregunta es qué habría dicho el hincha por ese cupo no utilizado en el caso de que no hubieran sido campeones.

“Para ser campeón Colo Colo tuvo méritos, indudablemente, pero en gran parte fue ayudado por el mal momento de la U y la tremenda irregularidad de Universidad Católica. En plena recta final Colo Colo debió perder no sólo ante la U, sino también frente a Cobreloa, pero aunque eso hubiera sucedido, la Católica nunca pudo transformarse en amenaza real, a pesar de tener equipo de sobra para serlo. Lo que yo pienso es que, para ganar, primero hay que invertir. Si tú tienes un  buen equipo, que además alcanza logros a nivel internacional, lo que hayas gastado lo vas a recuperar rápidamente, sin ningún problema. Y con mayor razón si se trata de Colo Colo”.

Harold y la Roja: “Me preocupa el excesivo triunfalismo”Dice que le gusta la Roja actual. Que juega bien y cuenta con esos seis o siete jugadores de gran nivel que garantizan un papel digno o incluso ganador. Pero Harold Mayne Nicholls le teme al triunfa-lismo, a ese optimismo exa-cerbado que no encuentra sustento ni en la historia ni en la realidad. Cuenta: “Hace unos días fui a dar una charla a La Ligua y al final se acercó un señor a conversar conmigo. Me dijo algo que me provocó un escalofrío. El juraba que la Roja era el próximo campeón del mundo. Lo peor de todo es que su opinión es compartida por muchos. Se ha formado un triunfalismo exagerado y sin base que luego hace que los contrastes sean más inexplicables y dolorosos”.

-El grupo es muy duro, Harold…

“Quizás si el más difícil de todos. Tanto, que sólo pudo ser peor si en vez de Australia hubiera tocado Estados Unidos y en lugar de Holanda, Alemania. Y están todos preocupados de españoles y holandeses, olvidando que los australianos no sin ningún pan comido”.

-Me imagino que el desenfrenado optimismo publicitario te incomoda.

“Absolutamente. Las empresas que pretenden subir sus ventas con la Roja no trepidan en saltarse la realidad. Eso de que la Roja mete miedo, que sus jugadores provocan pánico, es incluso de mal gusto. Nunca olvido que, para Sudáfrica, tras ganarle a Bolivia y Venezuela fuera de casa, existía el convencimiento de que se iba a conseguir lo mismo con Brasil, para muchos “el peor Brasil de la historia”. ¿Qué ocurrió? Que nos metieron un 3-0 irrefu-table y tuvimos que aguantarnos la burla de Robinho, que en el vestuario dejó escrito un “Con el pentacampeón no se juega”. Bien merecido lo teníamos. Lo peor es que días antes, una empresa auspiciadora utilizó la imagen de Valdivia, aprovechando ese famoso gesto que había hecho jugando por Palmeiras simulando llorar para burlarse de los rivales. La idea obvia era que Brasil iba a llorar frente a la Selección en el Nacional. Y así nos fue”.

-Lo peor, Harold, es que en el horizonte podríamos tener de nuevo a los brasileños…

“Claro, si no ganamos el grupo y somos segundos, porque todo indica que  Brasil es candidato a liderar su serie. ¿Y quién nos bajó de Chile 1962, de Francia 1998 y Sudáfrica 2010? Me da risa escuchar a Scolari diciendo que por nada del mundo quiere toparse con nosotros. Yo le preguntaría si en segundo ronda prefiere como rival a España u Holanda. Lo peor es que a los chilenos parecen encantarnos esos falsos halagos, las declaraciones políticamente correctas”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo