Iván Ledezma: La historia del solitario héroe de Cobreloa que idolatra a Jorge Valdivia

Con la 10 de Cobreloa, el volante que admira profundamente al "Mago", se robó la película en la final del Apertura. A Quilín nadie lo acompañó, sus padres estaban en el norte

Por

Rodrigo Realpe V. – El Gráfico Chile

@ElSalmonRealpe

Con la 10 en la espalda, Iván Patricio Ledezma Ahumada corre a un rincón de la cancha y se abraza con sus compañeros de Cobreloa. Su nombre suena por tercera vez en el altoparlante durante la final del Apertura sub 19 ante la U jugado en la cancha principal de Quilín. Campeones.

Con el 3-0 clavado en el marcador electrónico, y con el partido terminado, Ledezma corre por la cancha, se saca fotos, habla y se abraza con todos. Fue la figura. Sus tres goles lo alzaron como héroe en la fría mañana de Peñalolén.

Una vez finalizado todo el frenesí post título, Ledezma recibe en las puertas del camarín naranja a El Gráfico Chile, y allí confiesa que algo le da pena. Está solo. Nadie de su familia lo acompañó a la capital para alentarlo, y para peor los abrazos de los más cercanos deberán esperar. Pues los dirigentes no lo dejaron viajar a Antofagasta, donde es oriundo, porque Marcelo Trobbiani lo nominó para el duelo frente a la UC de este sábado en San Carlos de Apoquindo por la 3ª fecha del Apertura.

“No pudieron viajar, ellos están allá. Mi papá me vio por la tele en su trabajo y mi mamá estaba en la casa, viéndome con mis hermanos y primos. Me da nostalgia que no estén hoy conmigo, porque todos celebraron con sus familiares, eso me dio un poco de pena. Pero el fútbol es así, uno pasa mucho tiempo solo”, confiesa Ledezma.

¿Y la polola? “Tampoco pudo venir, pero se quedó allá en Antofagasta grabando el partido. Me dijo que cuando volviera lo íbamos a ver juntos”, dice.

Cobreloa, Valdivia y Tocalli

A Cobreloa, donde forjó su talento, Ledezma llegó a los 15 años gracias a Germán Cornejo. Cuando llegó César Bravo al equipo, el antofagastino fue promovido a cadetes donde destacó de inmediato a tal punto que este año Jorge García lo hizo jugar algunos minutos en el primer equipo.

“A principio de año debuté con Jorge García y ahora no he tenido muchas oportunidades con el profesor Trobbiani, quizás porque fui a Brasil, pero ahora espero poder ser considerado y luchar un puesto en el equipo”, dice Ledezma.

Allá, en Toca da Raposa, Ledezma fue sparring de Jorge Sampaoli y allí compartió con su ídolo Jorge Valdivia, a quien admira profundamente y sueña con llegar a ser como él.

“En la selección lo veía y quedaba impresionado, maravillado. Lamentablemente no pude compartir mucho con él pero nunca dejó de saludarnos mientras estuvimos en Brasil”, señala Ledezma quien además confiesa que “me gustaría tener la misma técnica que él”.

Llegar a la Selección adulta también es un sueño que Ledezma espera cumplir, pero antes sabe que debe pelearla desde abajo y antes de soñar en grande, el volante reconoce que espera ser considerado por el nuevo técnico de la Rojita para los desafíos que vienen el próximo año: Sudamericano y Mundial de Nueva Zelanda.

“Quien llegue, y  me considera, bienvenido sea, porque con el profesor Claudio (Vivas) no tuve muchas oportunidades y ahora espero ganarme un puesto para el Sudamericano y el Mundial que se nos viene“, avisa Ledezma.

Y parece que los objetivos de Ledezma van a cumplirse. El loíno le confiesa a El Gráfico Chile que cuando llegó en la mañana a Quilín saludó a Hugo Tocalli, jefe de la selecciones menores, quien le dio una particular misión.

“No lo he visto ahora, pero cuando llegué lo saludé y me dijo ‘hoy tienes que ser figura Iván’, y parece que cumplí (ríe)”, confiesa Ledezma quien no se cansa de sacarse fotos con quienes se la piden.

Su padre, los estudios y su futuro

Pese a que no viajó nadie de su familia a verlo, Iván Ledezma profesa un amor incondicional por su padre quien también fue futbolista pero con pocos pergaminos. “Tuvo una oportunidad en The Strongest, pero se quedó con mi mamá por mi culpa, justo nací yo”, dice Ledezma.

Y agrega: “Ahora me dice que aproveche las oportunidades que él no tuvo y que llegue lo más lejos posible”.

Con voz aún de niño, Ledezma reconoce que “me gustaría estudiar. He tenido oportunidades, pero no se me han dado por los viajes y por el fútbol”, y asegura que prontamente “hablaré con los dirigentes para que me pueda ayudar y ver si puedo estudiar algo. Me gusta kinesiología o algo relacionado con la actividad”.

Por ahora, su futuro más próximo es seguir en Cobreloa e intentar sumar minutos en el primer equipo que le permitan ser considerado en alguna nómina de la Selección adulta. “Quiero seguir en Calama, sumar minutos y jugarme una opción en la Roja. Me gustaría poder ser a futuro una opción para el Mundial de Rusia y llegar a jugar al extranjero, en Italia, no sé”, finaliza.

GRAF/RR

 

 

 

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo