El ex seleccionado de Ecuador que le encontró un futuro a su hijo en Colo Colo

Wilson Carabalí, ex jugador de Emelec y seleccionado de Ecuador, llegó al país hace un año y medio para encontrarle un club a sus hijos. Omar, el menor, ya entrena con el primer equipo de Colo Colo.

Por

Gonzalo Pérez Amar – El Gráfico Chile

“Mi esposa estaba fastidiada porque pasaba mucho tiempo fuera de la casa”. Wilson Carabalí es honesto al hablar de las razones que lo llevaron a tomar sus maletas y partir a Chile. Es que el ex seleccionado ecuatoriano (N de la R: 11 partidos entre 1994 y 1996) y bicampeón con Emelec no se quería retirar del fútbol y con 40 años jugaba en el Orense Sporting Club, club de la ciudad ecuatoriana Machala.

Al defensor no le quedó otra que alejarse de su país natal y terminar su carrera. Y cuando tomó la decisión de llenar la maleta, cerrar la escuela de fútbol que había creado y ver donde partía, eligió su segunda opción: Chile.

Primero pensó en irse a Estados Unidos, pero el campeonato chileno y el hecho que su suegra y cuñada vivían en el país, lo terminaron convenciendo. Además, Wilson Carabalí tenía dos hijos de 14 y 17 años al momento de partir de su país natal y quería que ellos siguieran sus pasos y se convirtieran en futbolistas profesionales.

Y el ex defensor parece no haber fallado en su decisión. En marzo de 2013 llegó de la mano de Wilson Jr y Omar, sus dos hijos, al Estadio Monumental y se juntó con Héctor Tapia,  que en  ese tiempo era técnico de las inferiores, para pedirle una prueba. El técnico accedió al favor que le pidió su ex colega.

Aunque Wilson Jr no quedó entre los seleccionados, Omar, con sólo 14 años, convenció con sus estatura para el puesto de arquero y quedó seleccionado. Rápidamente comenzó su adaptación y entrenó con la sub 17.

“En Ecuador no hay un buen trabajo formativo. Fue a Independiente del Valle a probarse y, antes de venirnos a Chile, me di cuenta que no iba a progresar allá. Por la parte deportiva nunca pensé que juegue en Ecuador”, señala el ex defensor de Emelec y Barcelona de Guayaquil. 

El más chico de los Carabalí tiene orgulloso a su padre y es el llamado a seguir con la tradición familiar, que comenzó con Héctor, primo hermano de Wilson y destacado seleccionado ecuatoarino que participó en la Copa América 1993, 1995, 1997 y 1999.

Es que el joven, con sólo 17 años y una estatura de 1,85 metros, ha demostrado que puede cargar con el peso de la familia. Luego de estar en las categorías menores de Colo Colo desde marzo del año pasado, ahora entrena a la par del primer equipo y es uno de los cuatro arqueros que está en las prácticas en el Estadio Monumental, junto con Justo Villar, Paulo Garcés e Ignacio González. Incluso, hizo la pretemporada con el plantel de honor y concentró junto a ellos, por lo que fue sometido al tradicional bautizo del corte de pelo.

“Tiene que aprender de los grandes y no todos tienen el privilegio de compartir con Justo Villar. Yo le digo que aprenda de todo lo que ve, hasta de los más mínimos detalles. Para llegar a ser grande hay que aprender de los grandes”, dice un emocionado Wilson Carabalí sobre el promisorio futuro de su hijo. 

GRAF/GP

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo