Columna de la UC: ¿Qué es ser de Católica?

"¿Vamos a transmitirle a cada uno de los jugadores que llega eso de que “ser de Católica” es algo especial?", se pregunta la columnista cruzada. Lee y comenta...

Por

 

Imagen foto_0000000120140813131901.jpg
Alfonso Parot, formado en Universidad Católica / Foto: Photosport

Por Ale Saavedra

@alesaavedrag

Periodista. Todos los lunes a las 19:30 en @Planeta_UC por radiosport.cl

Hace tiempo que me estoy haciendo esta pregunta: ¿Qué es ser de Católica? Por qué, por qué me llama profundamente la atención cuando dicen que un jugador tiene que rendir porque “esto es Católica” o tal o cual personaje de turno nos tiene que respetar “porque esto es Católica”, pero ¿qué es ser de Católica?

Ser de Católica para mí es tener una tradición, que habla de buen juego, que habla de respeto, de caballerosidad, de no hacer las cosas igual que el resto. Que se relaciona con ser una familia, con un apoyo incondicional. Con jugadores que encarnan valores y demuestran la alegría y el orgullo que les significa llevar la franja en el pecho.

Pero desde un tiempo a esta parte, mejor dicho desde el 2011 hasta ahora, ser de Católica se ha convertido en ser parte de un equipo bipolar, lo que detona el estallido del hincha. Esos que con un triunfo se vuelven locos de la alegría y creen que ahora sí vamos a lograr esa copa tan esquiva. Pero luego, con una derrota, dan todo por perdido, quieren echar al técnico de turno, insultan a sus propios jugadores y mandar todo al carajo.

Una vez pregunté por las redes sociales a los hinchas de la UC por qué querían ser campeones y la respuesta más repetida era para poder gritarle al otro en la cara que ya no somos segundones. A algunos no les interesa que su equipo juegue mejor que el otro, que sus jugadores demuestren todo su potencial en la cancha, que se sume juego bonito con buenos resultados, solo quieren enrostrarle en la cara al otro la copa para taparle la boca, para decirle que esta vez no salimos segundos y, como sea, lo logramos.

Esa rabia es la que me preocupa y me da pena, porque también me toca. Quizás no soy tan pasional como otros y no lo demuestro de forma tan efusiva, pero esa rabia que es frustración, que es ser el hazme reír del salón, que es estar tan cerca pero no lograr la meta a pesar de que lo hicimos mejor que todos, esa rabia hay que saber canalizarla.

Y es por eso que les pido a los que toman decisiones, que sepan cómo trabajarlas, que no sigan abusando de nuestra paciencia y tampoco de nuestros bolsillos y que nos hablen con la verdad, ¿podemos pelear todos los frentes con este equipo? ¿Vamos a cuidar a los ídolos? ¿Vamos a premiar al hincha que ha ido en masa a San Carlos, a pesar de la intermitencia de los resultados? ¿Vamos a transmitirle a cada uno de los jugadores que llega eso de que “ser de Católica” es algo especial? Espero y confío que así sea, como todos los años, como todos los campeonatos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo